Sr. Pera jueves, 11 de diciembre de 2014

La mítica saga del Nissan Z es una de las más celebradas por los automovilistas de medio mundo, y hoy hemos querido traeros algo distinto al conocido 350Z o 370Z, y es la versión noventera que para muchos ha supuesto el culmen de la saga, el 300ZX Twin Turbo. Además, la unidad que traemos es de lo mejor que hemos visto nunca, con una preparación de las que nos gustan: Mimando los detalles, la fiabilidad, la calidad en todos los componentes, y con una potencia que ronda los 500 cv, pero aprovechables, útiles, y con una dosis perfecta de "ay tú que esto se nos va de las manos".



Porque a Javi le conocemos desde hace muchos años, de hecho, yo personalmente recuerdo que le conocí en la primera quedada de coches a la que acudí, sin conocer a nadie. Desde entonces toda mi andanza en este mundillo ha contado con la compañía de Javi en muchos momentos, hemos ido juntos a eventos, hemos organizado cosas juntos, he visto sus coches crecer y crecer, y desde siempre he admirado su poderoso Nissan 300ZX, que ya entonces era impresionante, pero de ese tiempo a esta parte se ha convertido en una mala bestia. Y conozco de primera mano el proceso que ha recorrido, lo duro que ha sido, lo que le ha costado, una reconstrucción de motor por unas piezas defectuosas, y mucho esfuerzo durante años para hacerse el Z definitivo en el uso que él le va a dar al coche, principalmente de calle. Un coche que desde hace años he venerado y respetado, hoy he podido conducirlo por primera vez, y para los que conocemos a Javi, y su coche, esto es algo digno de agradecer.

(Techo targa, o "T-Bar", para conducir a cielo abierto cuando merece la pena hacerlo)

Para la ocasión hemos contado con la ayuda de TwentyFiveArts, que nos ha hecho las fotos de la prueba. Es un fotógrafo con experiencia capturando los rallyes y otras competiciones de la zona centro (Castillas, Extremadura, Madrid...), y con bastante ojo para esto de las fotos, maneja la cámara con soltura y gracias a Dios recurre al Photoshop lo menos posible. Aquí tenemos algunas de esas fotos, pero en su página web pronto podréis ver bastantes más, de esta prueba, y de los eventos que cubre habitualmente. (Ya sabéis, sólo tenéis que hacer click en la foto para que se abra en grande)

Aunque voy a intentar retratar lo mejor posible la experiencia de conducir este aparato de altos vuelos, en realidad, el parecido con otro 300ZX más de serie es bastante poco, ya que esta unidad está retocada de arriba a abajo, desde el motor subido de cilindrada y con turbos híbridos y otras mil cosas, hasta sus suspensiones Tein o sus frenos Brembo de 6 pistones, llantas Work, y una lista interminable de piezas pata negra que hacen que este coche eche a volar. De serie, se trata de un deportivo de propulsión trasera, con un motor delantero longitudinal V6 3.0 con dos turbos, caja manual de 5 velocidades, y diferencial autoblocante trasero, 280 cv (como tope de todos los japos de la época), y se vendía tanto biplaza como 2+2. Curiosamente lleva un sistema de ruedas traseras direccionales denominado HICAS, como llevaban los famosos Honda Prelude, y Mitsubishi 3000GT.


El día brilla con luz intensa y hace mucho frío. El Nissan 300ZX brilla con un rojo deslumbrante, sus llantas Work relucen asomando al borde de las aletas ensanchadas, y me relamo viendo los enormes frenos Brembo de 6 pistones de Porsche Cayenne Turbo que Javi ha metido a duras penas en esas llantas de 18" con una meticulosa adaptación. Me doy cuenta de lo mayor que me estoy haciendo, porque la entrada al coche, tan bajito, se me hace incómoda y me tiro dentro con una especie de bramido de jubilado, un "mmhhhaaaa" gutural propio de gorrilla y rebequita gris. Qué mal llevo los 30... Pero dentro uno se siente como en casa... La posición de conducción es perfecta, la disposición de los mandos es muy de los 90, con la consola central inclinada tipo "nave espacial", todo muy del estilo de los grandes deportivos de esta década, y que desde niño me ha fascinado. Eso sí, aquí hay más relojitos que en los 90, el pilar A tiene unos cuantos, y el salpicadero otros tantos. Todo está bajo control en este Z... Así que giro la llave...


Y el motor V6 Twin Turbo despierta con un sonido agresivo, que mezcla el tono orgánico de los V6 con el bronco carraspeo de los motores turbo. La línea completa de escape aftermarket hace que todas las miradas de centren en este Z desde que despierta (su motor, y a los vecinos también). La palanca de cambios con short-shifter se mueve cortita y precisa, y meto primera, suelto el embrague con tiento, y aquello echa a andar con suavidad. Nos movemos... ahora a la bestia que tanto admiro la manejo yo. Con mis manos y mis pies. Es real.

Primero quiero tantear el coche un poco, sus mandos, su respuesta al embrague, frenos, dirección, etc. En seguida me devuelve a mi reciente época japo, con ese ambiente inconfundible y difícil de explicar, plásticos por todas partes, pero de calidad, y duraderos, mandos perfectamente colocados para conducir al ataque, y un tacto guerrero con cierto descaro, del que parece gritar "no soy una estridencia ni una cosa absurda de utilizar, pero te voy a despertar, te voy a sacar de la cama, te voy a arrancar las pegatinas de una pasada, y luego voy a aparcar en la puerta de Mercadona a coger algo de cena como si nada". Ya no me acordaba, es como volver a casa.

(Un tramo rápido... pero lleno de curvas ciegas! Peligro constante.)

Me llama mucho la atención lo suave que funciona su motor cuando quieres ir tranquilo, y lo lineal de su empuje a pesar de ser un coche turbo con alta potencia específica (algo más de 3 litros de cilindrada y cerca de 500 cv...), empuja con fuerza desde muy abajo, el turbo ya empieza a soplar a 1.800 rpm y progresivamente se va encabronando mientras sube de vueltas. De esta manera me asusta un poco menos ver que la entrega de potencia es más dosificable de lo que me esperaba, contundente a rabiar si pisas a fondo, pero útil si pisas con suavidad saliendo de una curva, traccionando y esas cosas que en realidad deben hacer los coches. Su dirección es muy precisa, pero no se hace nada nerviosa y ni excesivamente rápida. Los frenos funcionan bien, clavan el coche pero se pueden modular perfectamente. Parece que lo tiene todo para facilitarte el acostumbrarte al coche. Además, circulando con calma se hace agradable ver que los badenes los puede pasar "de frente" sin rozar, a pesar de ir bastante bajo. Javi me dice que ha estudiado bien la altura del coche para poder usarlo regularmente por la calle, porque donde vive abundan estas mierdas urbanísticas que rompen coches.

Y en seguida salimos de las calles del pueblo para tomar una despejada vía interurbana llena de curvas intermedias y rápidas. Comprobamos en los relojes que todo está correcto, mezcla, temperaturas, presiones... y a ver qué pasa cuando hundes el pie...

(Las pinzas entraron con calzador)

Lo que sucede es que te incrustas en el asiento con muchísima fuerza, mientras el bramido del motor se va desatando con violencia junto al silbido de los turbos, con un latigazo de las válvulas de descarga en cada cambio de marcha, y el escenario avanza hacia ti más rápido de lo que puedes asimilar. Así que la recta se termina antes de lo previsto, y para eso están los todopoderosos Brembo de Porsche Cayenne Turbo, que acostumbrados a trabajar con un mostrenco de más de dos toneladas, los 1.600 Kg del Z (que es la versión 2+2) se le hacen bastante llevaderos.

Cada cambio de marcha se ve adornado con las descargas de las dos válvulas de Z1 Motorsports, como un disparo de una pistola láser mientras cambias de marcha con esa palanca precisa y corta, y vuelta a la carga con el motor deseando volver a empujar lleno de músculo... y vuelta a incrustarte contra el respaldo. Una y otra vez. Es como pensar "quiero que se acabe esta parte del camino y pasar a la siguiente", y con sólo acelerar, sucede.


Lo bueno, buenísimo, maravilloso y absolutamente glorioso de este coche, es que la entrega de potencia se puede dosificar y hasta hacer relativamente lineal, y de esa manera puedes salir de las curvas acelerando "con el dedo gordo del pie", con tiento, y aquello sale de allí traccionando bien, pero con alegría, energía, y sin desmadrarse todavía. Si no fuera así, con este coche iríamos dando latigazos de lado a lado como nos pasara con el Z06, que al final nos impedía ir rápido por curvas ante la imposibilidad de abrir gas hasta que no fuera completamente recto, pero gracias a que este Z es dosificable podemos tener una conducción por curvas alegre y eficaz, sin miedo a enroscarnos de forma irremediable, y permitiendo salir de las curvas dando gas gradualmente, antes de hundir el pie en linea recta y hacer que las ruedas traseras escarben como locas mientras el Z sale disparado hacia la siguiente curva.

(La foto puede ser igual a 30 kmh que a 300 kmh, este Z balancea realmente poco en los apoyos.)

Su paso por curva es bastante bueno, aunque está claro que se trata de un coche más pensado para las altas velocidades, y es en curvas rápidas donde mejor funciona, y si tratas de ratonear con él notas que no está tan cómodo. Es cuando empieza a despegar y a moverse a ritmos escandalosos cuando el Z32 comienza a brillar: Su aerodinámica sale a relucir, su chasis cobra sentido, el peso del coche se nota menos, y la facilidad de su motor para empujar como loco a cualquier régimen hacen que a altas velocidades se conduzca con facilidad pasmosa, inusual en un coche de hace 20 años, y como si no le costase, ni fuese forzado. De hecho Javi siempre me comentó dos cosas llamativas sobre este asunto: "Parece que en quinta empujase igual que en segunda", y "cuando haces top speed la aguja del velocímetro se pasa del límite de 280 kmh y continúa bajando hasta meterse en el indicador de presión de turbo". Y doy fe. El coche empuja como un condenado incluso cuando vas en quinta a bastante velocidad, y la aguja del velocímetro es perfectamente capaz de pasarse holgadamente el final de su escala.

El Sr.Coco ha tenido un Z32, bastante más de serie que este, y algún otro amigo también ha podido disfrutar uno durante un tiempo, y todos coinciden: Es un coche que sorprende por lo fácil que hace su conducción a velocidades absurdas, y por la sencillez con la que se desenvuelve a esas velocidades enlazando curvas y peleando como si fuera de tramos pero en curvas rápidas. Y tratándose de un coche con más de 20 años, sorprende. Hay miles de historias de este coche mirando cara a cara a superdeportivos actuales, y humillando a algunos de ellos que le subestimaron. Es verdad que tal y como viene de serie, aunque es capaz de alcanzar esas velocidades absurdas, ni sus frenos ni otros de sus componentes (ruedas pequeñas, etc.) lo hacen recomendable. Pero con esta unidad, estos frenos, estas suspensiones, estas ruedas, este motor, esta puesta a punto, y esta preparación, las diferencias con coches actuales de muy alto nivel hacen que tengas que ir al detalle y a situaciones puntuales de muchas manos para sacar diferencias claras en sus puntos débiles, y eso no es habitual que suceda. 

(Cara de samurai...)

Sigo conduciéndolo por este tramo rápido de grandes curvas abiertas (y engañosas), y me hace gracia lo simple que resulta adelantar a los demás coches... Línea discontinua, intermitente, aceleras con suavidad, sin pretender dar un estrujón, y el Z rebasa a enorme velocidad al coche que le precede, independientemente de la marcha que lleve, de si es cuesta arriba o cuesta abajo, de si vas alto o bajo de vueltas. Su motor empuja con tanta fuerza que hasta en cuarta es capaz de descomponer el eje trasero si te pilla un poco despistado, girando un poco, y pisando un poco irregular.


También es sorprendente el desarrollo de sus marchas, porque no son ni cortas ni largas para el aparato de altos vuelos que planificaba Nissan en su tiempo, y es que sus rivales nipones sí solían llevar por costumbres marchas más largas de lo normal (Mitsu 3000GT VR4, Honda NSX...) y salvo la quinta, que está hecha para top-speed y no la hemos cortado pero parece que en torno a los 300-305 kmh se acerca a su fin, el resto de las marchas son bastante del estilo de cualquier turismo convencional, con desarrollos aprovechables. Que la quinta sea larga no le penaliza demasiado porque como tiene fuerza suficiente para moverla, no hay problema. Que las demás marchas sean más racionales es bueno, porque permite una conducción alegre y jugosa en curvas intermedias, y nos deja desarrollar segunda y tercera sin que se hagan largas y tengamos que esperar a que el turbo cargue. Javi dice que quiere un grupo más corto... yo ya le he dicho que empujando tanto y desde tan abajo hasta tan arriba, no necesita grupo corto, y pienso que se le va a ir la cosa de las manos (si ya es capaz de desmadrarse en cuarta, como para darle más rabia con marchas más cortas...). Veremos si lo hace, y qué resultado tiene!

(Work, Brembo, Toyo y Tein en una misma foto)

¿Problemas de este coche? Pues los típicos que ya conocen todos los amantes del Z32... Es un motor duro, pero como todos los japos de esta época, lleva muy poquito aceite. Está así diseñado, no es que necesite más, pero con dos bancadas, dos culatas, 6 cilindros, 4 árboles de levas y 2 turbos, llevar 5 litros de aceite (según manual) es más bien escaso, y debemos andar siempre con ojo vigilando el nivel para no darnos un susto. El peso del coche es notable, pero a nadie se le escapa que no es un coche para ratonear bajando un puerto, y con el par que tiene, y su chasis más que decente, no tiene problemas para parecer más ligero y conducirse con energía donde tiene que brillar, en zonas rápidas. Pero sí, pesa sus buenos 1.600 Kg. Además, su motor va incrustado en el vano de una forma casi dolorosa, no cabe un alfiler, y cualquier reparación suele hacerse muy compleja. Un vistazo a las fotos del motor y comprenderéis de lo que hablamos...

(Mete ahí tú un destornillador... y a trabajar cómodamente...)

El motor tiene una lista de modificaciones tan extensa que ya se me escapan cosas, no las recuerdo todas, pero baste decir que la idea principal era la de potenciar con fiabilidad, con componentes de mayor capacidad de lo requerido para que todo funcione con un margen de seguridad, que nada vaya demasiado forzado y rompa, que sea utilizable, que se pueda conducir y disfrutar, y eso, como os imagináis, no es ni fácil, ni barato. Se ha aumentado la cilindrada ligeramente rectificando el bloque motor, dejando un margen razonable para poder aumentar aún más si hiciera falta rehacer motor y volver a rectificar, se han montado dos turbos híbridos, intercooler, radiador, linea completa de escape, válvulas de descarga pata-negra, admisión, inyectores, una bomba de gasolina gloriosa, su electrónica acorde, y bastantes más cosas que como digo, me dejo en el tintero. Las pruebas en banco de potencia superaban con creces los 400 cv y los 500 Nm de par, bastante constantes, antes de montar los turbos nuevos y otras cosas importantes, y hacer la electrónica en consecuencia. Ahora cuando se pueda se hará una nueva prueba en el banco, y seria de esperar algo cercano a los 500 cv, con un buen margen de fiabilidad.


Tras un buen rato conduciendo este 300ZX, te va quedando clara la idea del tipo de coche que manejas, y que es un deportivo para conducir con respeto si quieres que te trate bien. Si te columpias te enseña los dientes, y a ciertas velocidades no hace mucha gracia que te los enseñe, como diciendo "vale, quieres guerra, a ver qué te parece si me descuelgo por aquí". En cambio, si le tratas con respeto, llevas una conducción "de libro", ortodoxa, y tienes en cuenta el chorrazo de empuje que te espera tras el pedal derecho, es un coche agradable de conducir rápido, hasta noble muchas veces, que transmite seguridad y control, con unos frenos que te sacan de más de un apuro, y en general, un tacto que facilita el sentirse a gusto rápidamente (algo que me ha pasado con muchos japos). Sabes que vas montado en una especie de avión de combate (también por las proporciones, la cabina y los mandos) con el que puedes despegar fácilmente si lo necesitas. Eso sí, también te advierto que como el día amanezca nublado, te vas olvidando de sacarlo a la calle, bajo pena de darte una galleta tontísima con mucha facilidad, sin intentar nada en especial... Javi me confirma que sí, que en mojado es casi inconducible, y que vas perdiendo rueda cada dos por tres. ¡No se puede tener todo oiga!

(Verlo llegar por el espejo, y escuchar cómo se acerca... Sin que puedas oponer resistencia... Eso hay que vivirlo.)

Javi se marcha con el Z ciclado que se ha hecho, despacito, y hasta despacito es una cosa brutísima: ronroneando con violencia, muy ancho, muy bajo, casi obsceno... Con esa estampa que debe tener todo deportivo de verdad, descarada, amenazante, desafiante, y que no esconde en absoluto su propósito principal: Correr mucho y muy bien. Los amigos hemos visto a Javi muchas veces venir a una comida informal con el Z32, y bajarse del coche él, su mujer (que es santa y la queremos con locura), y sus hijas en los asientos de atrás. Y además viene del Alcampo de comprar los postres pasando de camino. Y aunque veas a la familia al completo montada en el coche y circulando sin correr, ese Z sigue gritando que lo que mejor sabe hacer es volar a velocidades exageradas, y hacerlo lo mejor posible, con todos los recursos a su alcance. Eso es lo verdaderamente atractivo de este coche, y de los deportivos de su raza: que no tienen nada que esconder, no pretenden ser otra cosa, no se disfrazan... ¿Por qué un coche super bajo, ancho, desmedido, con un motor brutal, y todo desproporcionado? Porque sí, porque mola, because race car.

16 comentarios:

Sergio BR dijo...

Me encanta, me encanta, me encanta, me encanta, me encanta.
El articulo y el coche. Esteticamente es sencillo y bruto a la vez. Muy buenas fotos por cierto.
Esta entrada es de las que vuelves a leer alguna que otra vez.
Que grandes los japos de los 90.

PD: Creo que todos coincidiran conmigo en que si nuestra pareja nos deja tener un coche asi con hijos y todo abremos triunfado en la vida XD

Sr. Sandia dijo...

Por aquí uno que vive, mas de lejos, todo lo que le pasa al coche. Solo he montado un vez y fue hace mucho y es una sensación que no se olvida. Un coche venerado por muchos y envidiado por otros tantos. Salvaje y elegante.

Una de las pruevas que mas ganas tenia de leer por aquí.

Barrigaster dijo...

Vaya pruebaza!! Yo de joven quiero ser como vosotros. Otra noche en vela por vuestra culpa y a currar hoy en modo mapache!
Pedazo de carro... un ídolo, no cabe duda.

Seguid así.

Javier Grimal dijo...

Nada más que añadir. Un deportivo japonés con mayúsculas; MUY venerado en Alemania, por cierto.
Y felicitar al dueño por el homenaje que le rinde al coche cada vez que lo saca a la vía pública, sin haber mancillado su carrocería con alguno de los "kits asesinos" que se llevan vendiendo desde que apareció en el mercado.

Hoy el buen gusto está de celebración.
Enhorabuena!

Anónimo dijo...

Me preparo el escudo para lo que pueda venir con mi siguiente afirmación: la estética de este coche no me ha gustado nunca, tanto el frontal como la trasera me parecen horribles, en este aspecto me quedo mucho antes con los 3000gt Vr4. Salvando esto y después de ver con detenimiento el pedazo de motor V6 y como lo tiene preparado el Sr. Javi creo que me ha enamorado un poquito más de este modelo.
Como siempre gran artículo, gran coche, gran dueño por haberlo cedido y grandes fotos que por supuesto ahora me voy a pasar por el blog TwentyFive Arts a curiosear.

Un saludo


Xule

9000 rpm dijo...

Gran prueba y grandísimo coche. Da gusto que se hagan cosas así en España, a ver si más gente se anima. El colofón es que vaya con toda la familia montada, un fuelwaster de libro y un ejemplo a seguir.

Por cierto, con 30 es pronto para que le cueste subir a los coches bajitos Sr. Pera, jajaja.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por la prueba. Una pregunta, ¿ el cambio es el de origen ?. Porque al aumentar el par no sé cómo aguantará éste el paso de los kilómetros. Lo de acortar el desarrollo del cambio, es un tema a estudiar de forma exhaustiva, porque, a no ser que te vayas a dedicar a competir, como te pases te vas a quedar con alguna marcha poco utilizable...más cuando le das un uso cotidiano.

sisu dijo...

Pese a que no es un tipo de coche que me atraiga demasiado, reconozco que me lo habeis "vendido" maravillosamente bien. Tiene que ser una gozada de llevar..,pese a que para mi, el ser tan llamativo es un punto en contra. Y por supuesto, agradacer al dueño que os lo haya priestado para que lo probeis, y nosotros, de alguna manera, tambien lo hayamos disfrutado..

Sr.Kiwi dijo...

Recuerdo un día de hace poco de los últimos hacía sol y calor que salí con la moto a dar una vuelta por el famoso Atazar, y me crucé con una concentración de este modelo, ni se me pasaba por la cabeza que hubiera tantísimos en Madrid y alrededores porque se ven más bien pocos; me pasó lo mismo el año pasado en la fiesta de fin de temporada del Jarama con los evo's.
Cada vez que leo algo de algún coche japo, me dan ganas de bajar al garaje y sacar mi mr2 a dar un paseo, que si bien no es de los 90, está hecho con aquella filosofía...

PD. Sr.Pera, es usted un reserva del 84 como un servidor, sólo por eso ya es grande; a mi también hay días que se me escapa un gruñido al bajarme al asiento de mi aparato... jajajajaja

Ander Arribillaga dijo...

¡GRANDES! El coche, la prueba, las fotos, Javi, sois todos grandes.

Es el típico coche en el que no piensas de buenas a primeras (no en mi caso al menos) pero que es un señor coche, y si lo preparas con semejante gusto y amor por los detalles (y por el coche) ni te cuento. No conozco a Javi, pero desde ahora lo admiro.

Y qué decir de la prueba, que ha estado a la altura, como siempre, y visto dónde ha puesto el listón el coche, es mucho decir.

Y más de lo mismo en cuanto a las fotos, mucho nivel hay por aquí. Hay algunas que podrían ser fondos de pantalla tranquilamente.

PD: Artículos como éste os hacen tan especiales. No cambiéis nunca.

Anónimo dijo...

Dejando claro que este coche para mi siempre ha tenido un nosequequequeseyo. Esa mirada tipo veyron con miradas de perros pachorros con mas cv que un reactor. Como si me recordara a algún modelo que he visto anteriormente el cual era una bestia y te marca ese recuerdo de por vida haciendo que ese mismo modelo te guste, nadie lo entienda y que tu veas ese recuerdo en alguna de sus lineas, ¿me explico?

Ahora, respecto a la prueba, muy buena, peeeeeeeeeeeeeeeeroooooooooooooo como siempre soy de esos que no paran de dar vueltas al tema me surgen muchas dudas....
¿esos ruedines de montanbike que lleva? ¿con un grupo corto y unas ruedas mas serias no valdria? ¿que calza esto? Respecto a la comparativa con el z06... es norrmal, creo si no me equivoco que el z06 da el par mas abajo y pesa menos,no lo sé me gustaria saber mas sobre la curva de potencia, ¿que curva de potencia tiene este cacharro? ¿Podriais mostrarnos una fotito de la curva de potencia cuando lo llevéis al banco de potencia? El interior aparte de esos relojitos tiene algo mas? el dueño esta pensando en aligerarlo algo de peso?
El caso es que cuanto mas tardo en acabar mi respuesta mas me gusta el coche,es como asimilar que te encanta algo y te das cuenta poco a poco.

¡Gracias por la prueba!

#9000 rpmyo- Yo sueño con subir mi coche a 500cv también, y hacerlo con un gusto exquisito, pero me he liado la manta a la cabeza con otras cosas, unas por obligación (cambio del frontal por accidentillo) y otras por caprichoso (cambio del interior completo, también con gusto exquisito) el dinero no acompaña, es la principal barrera, porque ideas, gusto y piezas selecionadas me sobran! pero potenciarlo tendrá que esperar muuuuuuuucho muuuuuuuucho tiempo!! Saludos!

Sr Mango dijo...

Debo decir que estéticamente nunca me ha entrado este coche, creo que los coetáneos skyline o el rx7 fc eran más bonitos, quizá incluso el gto.

Pero hay que reconocer que ésto parece una preparación hecha a conciencia, con gusto, dedicación y cariño, y me quito el sombrero por ello.

Una cosa me ha sorprendido: decís que la potencia es más dosificable que en un corvette z06, es eso así, incluso considerando que uno es turbo ciclado y el otro atmosférico?

me resulta curioso pues siempre había asumido que en ése sentido los atmosféricos eran mucho más lineales en la respuesta de potencia al acelerador, y por lo tanto más dosificables. Podríais aclarar un poco ésto?

Grandísima prueba, hay que ver la de contactos que tenéis con bichos que dan miedo. Entre el m3 e30 swapeado, el 190 swapeado, éste monstruo... menuda caballería se gasta la gente! me da esperanzas con la cultura calcinada en españa.

Por cierto, seguimos esperando notícias del supra de 1000cv de thor!

Un saludo y seguid así.

PD: Lo de poder comprar camisetas online en una página ya va y no me he enterado o cómo va la cosa? quiero mi camiseta!

Sr. Pera dijo...

Bueno, normalmente los coches son menos dosificables cuando son turbo, y más lineales cuando son atmosféricos, pero el 7.0 del Z06 es una salvajada, entrega una cifra de par salvaje desde muy bajas vueltas, y hace que aun calzando gomas de 315 detrás, el coche escarbe como loco cuando sales de una curva abriendo un poquito de gas en bajas vueltas. En cambio este coche, aun teniendo también enorme potencia y par, te permite dosificar el gas con suavidad sin que te entregue de golpe todo su potencial, puedes ir acariciando el acelerador y que la ruedas traccionen, avancen, sin que los turbos se pongan aún a soplar a pleno pulmón.
Evidentemente el turbo es menos lineal porque siempre tendrá un escalón (en coches de estos años) cuando el turbo carga bien, pero aquí es cierto que está más mitigado de lo normal, y además el Z06 es el extremo opuesto, con un par desproporcionado desde muy abajo, y una respuesta inmediata y brusca.

Lasheras dijo...

Muy buen artículo. Lástima que sea un coche que tenía mucho sentido hace 20 años, cuando podías pagarte un viaje fundiendo gasolina como si no hubiera mañana y circular a velocidades altas sin que pudieran meterte en la carcel por ello. Desgraciadamente hoy por hoy, se me antoja difícil sacarle partido de verdad a un coche así. Un reducto de tiempos mejores...

Twentyfive Arts dijo...

Hola a todos!!

Gracias a los que han comentado las fotos, se agradece :)

Para quien quiera ver más fotos de la prueba: http://www.twentyfivearts.com/2014/12/galeria-de-fotos-prueba-fuel-wasters.html

Un saludo y Feliz Navidad!

Carles20vt dijo...

Otro reportaje de los que nos gustan a los enfermos ;)

Por todo lo que contáis, es un coche hecho desde el cariño y cabeza... aun siendo 500cv disparatado para todo flanders xD Pero hecho con cabeza da los buenos resultados que explicáis. Y lo mas importante es que lo disfruta, no es un eterno proyecto que se queda años en un garaje. Ya no te digo si encima lo disfruta en familia!

Saludos,

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?