Sr. Pera miércoles, 11 de mayo de 2011

¿Por qué Elvis disparó a su DeTomaso Pantera? ¿Por qué Jerry Lee Lewis estrelló su Lincoln Continental contra la casa de Elvis? Historia breve para alimentar vuestra curiosidad, y enseñaros lo que NO se debe hacer para arrancar un coche.


Elvis Presley era el indiscutible Rey del Rock, y sus canciones no son la única prueba que sustenta esta afirmación. Elvis vivía la auténtica vida de estrella del rock, que ahora muchos pseudo-punks-adolescentes quieren imitar. Y es que las excentricidades típicas de los niñatos rockeros de hoy palidecen ante las colosales burradas que hacía Elvis, porque tenían gracia, porque eran originalmente suyas, y porque prácticamente nadie antes se atrevía a mostrar este tipo de reacciones. En cambio como ahora la cosa vende mucho, no son extrañas las noticias del tipo "fulanito, estrella del rock adolescente, corta su Ferrari por la mitad para hacerse el gracioso".

Es sabido que Elvis tenía a veces formas poco ortodoxas de apagar la tele, o de arrancar su coche. Se compró un DeTomaso Pantera en 1974, y tras varias averías propias de estos coches (tenían fama de estar más días en el taller que en la calle), empezó a cogerle odio. Un día volviendo a casa, el Pantera le dejó tirado, teniendo que volver a Graceland (su casa) a dedo. Tras repararlo, y devolverlo a su casa, Elvis le estaba enseñando el coche a un amigo, y seguía sin arrancar como Dios manda, pero no como el Rey manda: Sacó su revólver y le pegó un tiro al coche. Hay quien dice que así consiguió arrancarlo, hay quien dice que no. Yo soy de los primeros. Ojito, que no fué la única vez que Elvis disparó a ese coche...

A todos nos ha pasado el enrabietarnos con un coche que se resiste a funcionar bien, a arrancar, o que simplemente acumula averías una y otra vez (como mi queridísimo Miata). Y a buen seguro, si tuviésemos un arma, más de uno hubiera hecho las cosas a la manera de Elvis.

(Siempre que salía Robet Goulet en la tele, Elvis la apagaba de un tiro, como muestra esta foto de su casa-museo)

Conozco un deportivo japonés que tenía una marca del puñetazo de su anterior dueño en un nervio de la aleta. Casi nada. Y es que a veces las ganas son irreprimibles. También me sé de un caballero que todavía conduce un Clio Sport con un puñetazo en el centro del volante...

¿A qué se debe la obsesión de Elvis con sacar de paseo la pistola? Pues como decía mi abuela, por andar con malas compañías. Poco después del suceso del Pantera arrancado a tiros, su amigo el "Killer", Jerry Lee Lewis, quiso ir a ver a Elvis a su casa, pero comprobó que la bebida no era compatible con la conducción, estrellando su Lincoln Continental contra la casa de Presley. El agente de seguridad salió alarmado, avisando al "Rey" de que el "Killer" había llegado. Aquel se negó a recibirle viendo que venía de aquella manera, así que Lewis sacó la pistola se lió a dar tiros hacia la casa. Detenido y a la cárcel unas horitas a dormir la mona.


Como veis, ahora se entiende mi total indiferencia hacia las noticias de las tonterías que se cuentan de los famosetes de hoy, que en su mayoría son invenciones de sus agencias para hacer marketing facilongo. "Fulanito ha pintarrajeado su Lamborghini con un spray", Ok, Elvis le pegó un tiro. "DJ-Fulanez ha prendido fuego al coche de su ex", ok, pero te digo que Elvis arrancó un Pantera a tiros...

Ahora vas y lo cascas.

5 comentarios:

Sr. M de Manzana dijo...

De algun sitio tuvo que sacar la inspiración para Great Balls of Fire...

Queremos articulo de Paul Newman con los Nissan!

Sr. Pera dijo...

Si hay una cosa clara, es que las de Lewis eran dos Great Balls of Fire, que Elvis era un Hound Dog, James Brown un Sex Machine, y Green Day unos American Idiots.

joan dijo...

Madre mia como la liaban... al menos tenian gracia, no como ahora.

xavi dijo...

Muy buena historia. Todo un carácter MR Presley. Un obseso de los cadillacs según puede verse en este link
http://puroelvis.blogspot.com/2006/10/los-cadillac-de-elvis.html
Según esta pagina un Eldorado recibió el mismo trato que el Pantera.
Saludos

Leroy Brown dijo...

Qué buen artículo! Tres años más tarde, y no preguntéis cómo he llegado aquí, pero me ha encantado, como buen rockanrolla que soy.

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?