Sr. Pera sábado, 24 de octubre de 2009

Inauguramos este apartado de pruebas con un coche japonés, muy poco usual, pero con grandes adeptos por todo el mundo: El Nissan 200SX, conocido en japón como Silvia, en su generación S14. Su configuración clásica de motor delantero longitudinal con propulsión trasera, su robusto y potenciable motor turbo (el aclamado SR20DET 2.0 turbo de 200cv), y el extensísimo mercado de piezas de aftermarket para preparar el coche, hacen de él una opción más que interesante, rondando ahora los 6.000 a 9.000 euros.



Su estética a primera vista es muy discreta, si bien la unidad probada llevaba alguna modificación en el parachoques original, y una suspensión roscada más baja de lo habitual. Su habitáculo resulta más cómodo y espacioso de lo que promete por fuera, y no resulta complicado encontrar una posición de conducción natural. Giramos la llave y nada parece llamarnos la atención en los primeros compases de la prueba, mientras nos dirigimos a un recorrido donde poder comprobar qué tal trabaja este mito nipón.

Una vez que el motor SR20DET ha cogido temperatura, salimos a carretera abierta, pisamos a fondo el acelerador y comprobamos cómo al cargar el turbo, el Nissan se lanza como un león sobre los demás coches, mientras nos oprime el cuerpo contra el asiento con violencia. Sus marchas nos son cortas precisamente, pero los 200cv mueven los escasos 1.200 Kg con una garra magnífica. Su aplomo y estabilidad a alta velocidad resultan aceptables, pero no sobresalientes.


Llegamos por fin a un tramo más revirado donde poner a prueba mejor el coche. Como comentaba, esta unidad en concreto llevaba suspensión roscada más baja y mucho más dura que la original. La suspensión standard resulta excesivamente blanda para una conducción deportiva, balanceando su larga carrocería y ayudando bien poco a su excelente chasis. Con estos coilovers la cosa cambia, y el coche vira plano como una tabla, ayudado por su pequeño volante con airbag y su diferencial autoblocante. Tras un leve subviraje natural pero previsible, el coche resulta fácil de cruzar, y saca aquí a relucir su palmarés de "coche drifter". Un rápido contravolante, tacto con el gas, y el coche redondea cualquier giro con total precisión, sin necesidad de ir a velocidades absurdas para disfrutar. Obviamente, mi destreza a sus mandos no es la misma que la natural en su propietario, Turu, que a los mandos de este, su tercer Nissan 200Sx,  convierte cualquier curva en oportunidad para deslizar la zaga, enlazar y controlar el coche. Es un coche intuitivo pero sobrevirador, que nos va a hacer contravolantear más de lo deseado.

No se desenvuelve con soltura en terrenos retorcidos, no tiene un chasis diseñado para ello, aunque nos pueda dar muchas más satisfacciones que la mayoría de deportivos en estos tramos. Su larga batalla le penaliza en los giros, si bien es más corta que la de un Lancer Evolution (rey de estos parajes), aunque una profunda puesta a punto y preparación de sus chasis nos puede mitigar mucho este punto débil.


En definitiva es un coche MUY bien hecho, pensado en una deportividad asequible. La lástima es que su equipación de serie sea tan poco racing, con una suspensión blanda, unos frenos escasos, y unas ruedas pequeñas para lo que podría ser. Su motor es conocido mundialmente por la facilidad de potenciación que presenta, y sacarle 300cv no resulta ningun reto para cualquier preparador. Con unos frenos mejores, una suspensión decente y unas llantas de 17" en goma 225, este coche puede convertirse en un misil lleno de emociones por vivir, con un propulsor turbo y patada de antaño, un diferencial juguetón, y una garra en su aceleración que (al margen de las cifras), resulta impresionante.

Breve Ficha Técnica:
Motor: Delantero longitudinal, 4cil 16v, DOHC. Turbo. Distrib variable en admisión (cadena).
Cilindrada: 1.998 cc.
Potencia: 200cv (modelo Europeo, para Japón fueron 220cv)
Transmisión: Manual de 5 vel. Propulsión con diferencial viscoso.
Aceleración 0-100 kmh: 7,5 seg.
Peso: 1.250 Kg.

3 comentarios:

Enrique Vaquerizo dijo...

Cada dia me gusta mas y mas este coche. Si me sobrasen unos eurillos me compraria uno sin dudarlo

DAVEJAPU dijo...

Mira que es verdad esto que decís... aunque con unas buenas 245, roscadas, fmic y controladora veas tú cómo zumba en las curvitas. Lo tengo guardadito y siempre espero la llegada del sábado para salir como alma que lleva el devil al garaje para que le dé el sol. Me gusta mucho mi coche!!

Recue dijo...

Se que es de hace mucho, pero la distribución variable es en la admisión, no en el escape (sería una tontería)