Sr. Pera domingo, 18 de octubre de 2009

Un año más hemos tenido la jornada de puertas abiertas para clubes de coches clásicos en el madrileño circuito del Jarama. Con la nueva restricción acústica impuesta el circuito llevaba un tiempo medio muerto de tandas y verdadero espíritu racing, pero en días como hoy, dicha imposición se levanta, y el paddock se llena de olor a goma y gasolina, y el estruendo de los motores vuelve a llenar el ambiente. Por un día a vuelto la gloria al trazado histórico del Race.



Este año hemos tenido importantes bajas, pues algunos clubes tan notorios como el Club Grupo B España no ha podido asistir (al parecer por falta de asistentes para juntarse y repartir el precio de la inscripción), y otros muchos han visto rechazada su solicitud. Por suerte los míticos Deltonas, Cosworth, M3's y R5 no han abandonado la tradición y han seguido dando espectáculo (muchos de ellos repitiendo en varias tandas distintas).

En cambio hemos tenido mayor afluencia de Minis, una numerosa representación de Muscle Cars Americanos, y un aluvión de Seats Clásicos (600, 124, 1430, 850, etc).



Tambien entre los asistentes hemos visto un público más selecto, con menos vandalismo que en anteriores ediciones. Preciosas pinceladas de nostalgia en los atuendos de algunos pilotos y espectadores, con muchas sudaderas y camisetas de Ferrari, de Gulf-Porsche, Aston-Martin, Sunoco y otras escuderías míticas de siempre.



Ya se nos había olvidado, pero el sonido de los motores de competición y el olor a goma quemada eran muy necesarios para la afición, y sin darnos cuenta, nos hemos vuelto a emocionar como el primer día.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?