Sr. Pera miércoles, 21 de octubre de 2009

Hace tiempo que llevo la idea en la cabeza, y últimamente ha salido el tema en algunas conversaciones con amigos. Porsche puede morir de éxito.

Con la salida del Cayenne, Porsche experimentó un aumento de sus ventas sin precedentes. Esto alzó muchas voces en contra, pues su fundador Ferry Porsche afirmó en vida que su firma nunca haría un coche de 4 puertas. Tan fuerte fué el aumento de cuota de mercado, que se plantearon opar al grupo VAG, cosa que nos asombró a todos. Actualmente y tras el fracaso de la operación, Posche da pérdidas millonarias, y ahora es VAG quien compra el control de Porsche.

Lanzan un motor diesel para el Cayenne, una nueva Berlina (supuestamente muy deportiva y tremendamente eficaz, pero una berlina al fin y al cabo) con todo el golpe sentimental que supone para los entusiastas de la marca de Stuttgard. Ahora anuncian que deben diversificar su oferta, y para ello podrán utilizar plataformas y hasta motores Volkswagen en el hipotético caso de producir un nuevo acceso a la gama (por debajo del Boxster).




A muchos nos queda claro que el último Porsche "de verdad" y con la tradición original de la marca fué el 911 (993) de los 90, y que han perdido un caché muy difícil de conseguir (por el que otros fabricantes venderían su alma), alejándose de el lugar que le ha pertenecido durante décadas. ¿Os imaginais a Ferrari cometiendo los mismo errores bajo la dirección del Grupo Fiat? Inconcebible ¿verdad? Pues ya nada se puede descartar en estos tiempos de modas verdes...

1 comentarios:

Carles20vt dijo...

Totalmente de acuerdo...

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?