Sr. Pera miércoles, 22 de febrero de 2012

Hoy traemos otro coche de los 70 a nuestro humilde blog. El primer italiano que os ofrecemos, y que simboliza la gloriosa época de cuando Lancia hacía coches originales, con personalidad, y llenos de encanto. Un concepto  de coche que nos ha resultado por lo menos curioso... Lancia Beta Coupe 2000



Como decimos, ultimamente nos andaba picando el gusanillo de los coches italianos con solera, y si bien tenemos dos Lancia Beta desmontados en la frutería esperando su turno, tener la oportunidad de probar uno ya restaurado y en plena forma era un lujo que no podíamos dejar pasar. Y aquí entra en escena nuestro amigo Alfonso, experto doctor en coches clásicos, ex-piloto, coleccionista y enciclopedia humana sobre coches, que en más de una ocasión y a horas intempestivas, nos ha resuelto en una llamada de teléfono auténticos quebraderos de cabeza. Viene tan contento con este glorioso ejemplar de Beta Coupe 2.0 que utiliza casi a diario, y que ha restaurado desde el chasis con mucha paciencia y tremendo esmero. 

El coche está completamente restaurado de serie, y repasando con él la mecánica, nos comenta que lo único que se ha atrevido a modificar es la culata, bastante optimizada para mejorar el rendimiento, pero sin estridencias, y con la carburación de serie (ronda ahora los 120 cv). Y es entonces cuando destapamos el Beta, y nos encontramos su motor 2 litros carburación en posición transversal, con todo, todo y todo prácticamente a ras de la altura del capot. Esta altura presenta dos problemas que saltan a la vista desde el primer momento: La dificultad de cambiar la carburación por algo más potente, dado que habría que ponerlos horizontales, y en tal caso las trompetas chocarían con piezas del frontal, teniendo que poner también dichas trompetas en curva... un jaleo. La otra pega, es que el tapizado del capot por dentro choca con los bornes de la batería (especialmente el positivo), y lo va desgastando, provocando que un día un chispazo prenda fuego al vano, o bien que se suelde al metal del capot y luego no lo puedas abrir sin dañarlo (a los dos nuestros les pasa). Tras ver el suyo, pasa ahora a ver los nuestros, y nos deja helados con la primera apreciación (al segundo UNO de abrir el capot): "Este tiene modificado aquel relé que lleva puesto para las luces". Es un genio. Nosotros ni lo sabíamos...


Pero ya va siendo hora de dejarnos de cháchara y ponerlos a los mandos de esta belleza italiana, en flamante rojo, por supuesto. Lo primero que notamos es que el coche parece bastante más moderno para ser de los años 70, algo falla, no es como nuestros Seat de la misma época... ¿Qué será? Simple: El coche era un avance de su tiempo, y detalles como el aire acondicionado, la dirección asistida, o los elevalunas eléctricos (que se mueven a cámara lenta, y Alfonso nos dice que si vas a entrar en un parking tienes que ir bajando el cristal dos calles antes...) nos dejan bastante impresionados. Y no acaba ahí la cosa. El coche tiene multitud de elementos curiosos que demuestran cómo soluciones mecánicas pueden dar un resultado perfecto sin la parafernalia electrónica de hoy en día. Nuestro preferido es el pulsador del cuadro que te muestra el nivel de aceite del cárter (y es una chorrada de mecanismo, oiga, pero funciona).

Arrancamos, y con un sonido típico de carburación, nos vamos metiendo en el papel, nos crecen las patillas, nuestro pantalones se vuelven acampanados, y nos transportamos a otra época. No es un sonido bronco, es un término medio bastante agradecido, ni tan gorgoteante como el del Seat 124, ni tan carraca como otros carburados más convencionales. Está en un punto medio muy bien logrado, que mantiene su estilo incluso cuando el carburador abre el segundo cuerpo y nos empuja con mayor patada. No lo olvides, es un coche italiano, y los italianos conducen con el oído...


Nos cuesta horrores adaptarnos al embrague del coche, la verdad, y sin calarlo, salimos altos de vueltas, y dando un golpe seco al salir. La misma operación se repite en cada marcha, aunque en menor medida, y la caja de cambios se muestra brillante, directa, y aceptablemente rápida para los años que tiene el coche. Sin anticiparnos a la parte en la que hablamos del motor, podemos decir que la caja es innecesariamente buena, porque el motor es tan elástico, que podríamos pasar con un cambio mucho peor sin poner pega alguna, o al menos es la impresión que me ha dado al probar el coche por distintas vías (aunque ha sido en ciudad donde lo he visto claro). Sus 5 velocidades están bien repartidas, y son más cortas que en otros coches de sus años, apenas cae de vueltas cuando subes un hierro, y te permite ir siempre controlando todo, desde mantenerlo sujeto con el motor, hasta darle rienda suelta. Siempre obediente.

Ahora sí, hablamos del motor. Lo primero que queda claro es que el motor es carburación, por la inmediatez absoluta de su acelerador, y esa pronta respuesta que ya no conocemos en los coches de inyección. Parece que la mariposa del acelerador va unida por cable a nuestro cerebro, porque es pensar en salir andando y el coche ya está empezando a hacerlo! Lo cierto es que es un motor que brilla más abajo que arriba, puedes pasar los baches de la ciudad bien despacio, en cuarta, y sin notar un sólo tirón, vuelve a recuperar velocidad como si fueras en segunda. Y cuando sales a carretera y aceleras, tienes que tener esto en cuenta para ir aprovechando el momento de bajos y medios donde empuja con más violencia, y que el segundo cuerpo del carburador se ponga a trabajar. Si lo haces así, a parte de regalarte los oídos con un bonito sonido, verás cómo la aguja empieza a pasar de 170 kmh, y el Polo TDi que se ha puesto chulo se va quedando detrás poco a poco, con una hermosa cara de póker dibujada en su interior (true story).


Tengamos claro que NO es un motor rabioso, pero sí es contundente. Su vocación no es la prestación pura, sino más bien la de dar potencia suficiente en todo momento, para lanzarnos cómodamente y sin estridencias hacia donde queramos.

Y cuando vienen las curvas vemos realmente de qué va este Lancia Beta. Primero vienen curvas rápidas, y después más lentas, y si las primeras te sirven para tomar el pulso a un coche burgués pero preciso, las segundas te muestran un chasis brillante y con potencial. Es un coche de tracción delantera, y se nota. Puedes salir por fuera si aceleras con contundencia en marchas cortas, o puede revolverse si cortas gas apoyando el coche (te deja un margen aceptable y va avisando, ojo). En este sentido volvemos al concepto de GTi ágil de tracción delantera, pero eso sí, cogida la idea "con pinzas", porque de GTi no tiene nada. Esto es otro concepto. La suspensión podría ser más dura y más corta, y sería más preciso, pero perdería el potencial que tiene el coche en realidad: Su compromiso entre confort y agilidad. Si entiendes ese balance, te haces con el coche en un suspiro y todo cobra sentido.

Porque el Beta es un concepto extraño, que aúna el comportamiento de ágil tracción delantera, peso pluma (menos de 1.000 Kg) con sus reacciones típicas ya descritas, con un lujo y un confort propio de coches de más calado. Te da la sensación de ser un GT en miniatura: Cómodo, elegante, equipado, y con un balance muy equilibrado entre extremos de todo tipo (deportividad y confort, economía y lujo, practicidad y diseño, etc.), pero con el manejo de un tracción delantera de menos de una tonelada y más de 110 cv. En realidad no esperaba esto, es un concepto que nunca se me había ocurrido, pero lo cierto es que funciona, que te permite disfrutar bastante de sus dos caras, y que Alfonso está utilizando cada día para moverse por todas partes, sin miedo a que falle nada (su mujer también lo utiliza con frecuencia, y encantada).


Otro ejemplo más de su balance perfecto entre dos mundos, es su dirección asistida. Nosotros la manejamos y nos recuerda mucho a la del Miata NA que tuve: Directa, rápida, sensitiva, pero que al aparcar te da un respiro. Se lo digo a Alfonso, y me dice que en su época la acusaban de ser demasiado asistida (si prueban entonces un deportivo moderno les da un infarto). Como digo, la dirección te mueve bien las ruedas cuando estás parado (también es que son gomas de 175...), pero cuando echas a andar funciona con un tacto casi igual al de una dirección directa convencional. Ni medio problema con ello. Y en las curvas lo mismo, puedes contravolantear sin retrasos ni complicaciones sobre la marcha. Todo ofrece bastante seguridad, nunca te deja vendido.

Porque el conjunto de bondades lo redondea el equipo de frenos. Otra rareza que Lancia se saca de la manga con el Beta: un doble circuito entre las pinzas delanteras y traseras (recordemos que lleva discos delante y detrás), que curiosamente reenvía la fuerza de frenada de atrás a adelante por su circuito auxiliar cuando frenas con mayor o menor brusquedad. Nosotros no hemos tenido ocasión de apreciar mucho su funcionamiento, pero Alfonso dice que se nota, y que aunque no es gran cosa, desde luego forma parte del elenco de soluciones mecánicas e innovaciones tecnológicas que Lancia puso sobre este pequeño coupe. Lo que sí constatamos es que el coche frena con solvencia y eficacia. Esperábamos darnos un buen susto a la primera frenada en condiciones, y nos sorprendimos al comprobar que tiene mordida y potencia de sobra para detener su escaso peso. Otra vez más nos sonríe su parte de GT...

Nos bajamos del Lancia, y apagamos el motor. En otros coches de carburación de hace 30 años esperábamos unos instantes a que su motor se callara con su último brum-pop, pero en el Beta no es así, está muy bien educado y sus exquisitos modales responden igual de bien arrancando que parando: Obedeciendo a la primera. Nos hemos bajado del coche con una sensación extraña, el coche nos ha descolocado, y sinceramente no esperábamos lo que hemos probado. No esperaba nada mejor ni nada peor, simplemente ha sido diferente, como cuando haces las preguntas adecuadas a alguien, y resulta que habla en otro idioma. Con los kilómetros hemos ido aprendiendo su lenguaje, y al final lo hemos entendido casi todo.


Mi opinión es complicada, como ya habréis adivinado. Vuelvo a decir que estamos ante un cruce de GT lujosillo, cómodo y equipado, con un GTi de tracción delantera y peso ligero. Pienso que hubiera sido sublime con tracción trasera y una configuración de motor más agresiva (es decir, un árbol de levas más cruzado y un carburador adicional), pero no sería igual, ni tan fácil de conducir, ni tan original. Si intentas pensar en un Golf GTi de antaño al que le hayan puesto todo tipo de lujos y mecanismos avanzados te quedas corto. Realmente no encuentro un símil o una manera de expresarlo y acertar al 100%, y eso me deja con una sensación más extraña todavía. Voy a tener que probar más coches italianos de este estilo para formarme una opinión concreta...

_____________________________________
PD: Nuestro amigos de 8000vueltas tienen abundante información sobre estos coches aquí.
PD2: Volvemos a la moda de que las fotos de esta prueba se puedan ampliar pinchando sobre ellas, aunque tengan una calidad bastante dudosa...

27 comentarios:

fernandobiker12 dijo...

Gracias por introducirnos en coches de esa epoca a los chavales de hoy en dia!
Se os nota que os lo pasais como enanos probando estos aparatitos tan majos... xD

Merchanjapy dijo...

Increíbles vuestras pruebas y vuestras amistades, encantado de a veros encontrado y poder leeros

Sergio dijo...

Ostris pedrín!!!
Parece ser que nos gusta también la pizza, a parte del Sushi y de la Franziskaner. Je je je!!!
Interesantísima prueba. Me la guardo para leer detenidamente mañana, que ahora me pillas medio dormido.
Un saludo!

El del Sprint.

Sergio dijo...

Pues finalmente he caído y me ha gustado.

Precioso coche, eso sí, aunque siempre preferí el HPE por su concepto. Llámame raro, je je.

Un saludo.

El del Sprint

2NR dijo...

Lo de la batería que se lo digan a Clarkson en el especial áfrica de Top Gear, tenía un cartón entre capo y batería para que no hiciera contacto Jajaja. La verdad que no conocía este coche hasta que vi ese episodio, aunque tuviera bastantes problemas a mi me gusto mucho, y este de la prueba se le ve en un estado que más de un coche con menos de 10 años quisiera tener jeje.
Enhorabuena por la prueba!

Manuel Avendaño dijo...

Muy interesante artículo, casi puedo imaginarme el sonido del motor gracias a sus palabras; únicamente resta por decir que estos autos pertenecen a una época en la cual las cosas que te apasionaban se hacían más con el corazón y menos con la chequera en mente.

Un saludo

Oldtimer dijo...

Muy bueno el análisis. El coche está precioso, es difícil encontrar uno de estricta serie, con sus llantas y volante original.

¿Como veis una comparativa con el 124 sport de hace unas semanas? Yo lo dejo caer...

Un saludo!

xavi dijo...

Gracias por traernos pruebas de vehiculos de otras epocas.
Yo pienso que Lancia hoy en dia, esta echando a perder su maravillosa herencia deportiva, (aunque el Beta como bien decis no sea un claro ejemplo) y se haya convertido en otro fabricante más de berlinas burgesas, una pena.
¡Animo con vuestros vuestros Betas!.
Saludos

Sr. Pera dijo...

FernandoBiker12: Es para que veáis que se puede conducir sin electrónica, jejejeje... Sí, la verdad es que disfrutamos una barbaridad conduciendo estos aparatos, te dan un gustito especial sólo con arrancarlos.

Merchanjapy: Jejeje gracías!! Pues sí, la verdad es que tenemos unos amigos que no nos merecemos... Hemos hablado con Alfonso, y hemos acordado probar otro de sus clásicos... y ese va a ser de traca... (ahí lo dejo).

Sergio: Hay que probar de todo, hombre!! Nos encanta el Sushi (con bien de Wasabi), nos encanta la buena cerveza alemana, y nos empieza a gustar cada vez más la pizza... Y ahora a ver si empezamos a degustar la ginebra inglesa y los hot dogs yankis... a ver qué tal se dan las cosas...
Por cierto, uno de los 2 Betas que tenemos es HPE, y aunque es muy original, el concepto de "shooting-break" no nos termina de convencer tanto.

2NR: Exacto, lo comentamos allí con el coche abierto, que por cierto, hay que tener suerte para ir a un país de esos y encontrarse un Beta para comprar...

Manuel Avendaño: Pues me alegro de que te haya gustado! Sí, efectivamente era otra época, y se notaba al 100% que los fabricantes hacían los coches con otras ideas en mente...

Oldtimer: Pues lo pensamos!! Los dueños de ambos coches son bastante amigos, y cuando quedamos con el Beta estuvimos a punto de llamar a Javi para que trajese el 124, pero era un poco lío. No obstante, tenemos un tercero en discorida (también rojo), que si se juntara un día haría un bonito trío... A ver si con el buen tiempo se pueden juntar esas 3 bellezas.

Xavi: Pues sí, porque el nuevo prototipo de Stratos se ha quedado en una rareza de coleccionista (se construyó una unidad, por encargo especial de un cliente a Pininfarina), y lo que tenemos ahora en forma de Delta parece que no convence a nadie... Eran otros tiempos.

Anónimo dijo...

Buen artículo.
Me ha hecho recordar el que tenía "el ex-jefe" de mi padre, en color gris, y que cambió después por un Mercedes 300D W123 tambien en color gris.-
Con el Lancia subía a esquiar desde Barcelona a Baqueira, y contaba como había estropeado alguna transmisión a cuenta de las cadenas de nieve.
Lo cierto es que recuerdo mas el W123 posterior y de haberlo movido de su plaza de parking para sacar nuestro humilde R12, pero cuando veo un Lancia algo antiguo me acuerdo irremediablemente de aquel coche y de su dueño.

M.Sport dijo...

Este coche se fabrico, en la misma factoría donde se produjo el Polo TDi que se pico con ustedes, en Lanbaden.

El próximo es el Beta Montecarlo Gr.5!

B234R dijo...

En efecto, ¿no es alucinante que este coche se fabricara en España?
También me gustaba más el HPE, aunque al ser la batalla más larga quizás el comportamiento fuera más tranquilote.
Precioso coche y muy buena prueba.

Sergio dijo...

Espero te guste la napolitana. Te invito a un par.

Sr. 859 dijo...

Me alegro que toqueis un poco todos los palos con pruebas tambien como con este clasico. Si no me equivoco, por el coche y por el nombre del dueño conozco a ambos, un verdadero apasionado y sabio del automovil Alfonso, pero mejor persona.

¿Alguna pista sobre esa otra posible prueba de alguna de sus monturas... acierto si por una casualidad digo que puede ser un bonito y anguloso aleman blanco, u es otro?

Miguel Ángel dijo...

Ha sido una buena prueba y sospecho que eso que os ha dejado una sensación rara podría tratarse del ese "factor x" que tienen algunos coches. No sabes muy bien que es pero oye, resulta que te gusta sentirlo. Esto del factor X lo defienden mucho por ejemplo en Top Gear. Por cierto me encanta este concepto de coche que en mi opinión podría rivalizar con el famoso Toyota ae86 aunque salvando las diferencias de comodidad y demás.

Fercho dijo...

Buena ración de spaghetti!
Como ya han dicho da gusto ver un Beta en tan buen estado con los pocos que hay. Me sorprende su fiabilidad no tan común en los italianos de la época...

Ojalá el próximo que probéis de la marca sea ¡un Stratos!

Sr Gizzmo dijo...

que os deje el panda q tenia en venta XD. la verdad es que tiene una buena coleccion y uno de los pocos 3000GT de serie que quedan
la verdad es q alfonso cada vez q entra en clubjapo sienta catedra

Sr. Page dijo...

Impresionante, como de costumbre. Con vuestro blog habéis conseguido que empiece a aficionarme al mundo del motor. De lejos, lo mejor que hacéis es transmitir las sensaciones que producen los coches que conducís y eso no se consigue escribiendo simples datos como en otras páginas. ¡Seguid así!

Sr. Pera dijo...

Anónimo: Son coches que siempre nos van a traer recuerdos. Ese cariño no te lo quita nadie.

M.Sport: Es muy posible! Lo del Beta Montecarlo ya te digo que va a ser complicado... MUY complicado... ;)

B234R: Efectivamente, el HPE es especial. Posiblemente acentúe más la cara de GT y menos la de deportivo, pero lo que sí te podemos asegurar de primera mano, es que en el Coupé no entra casi nadie atrás, y en el HPE se cabe bien (con el maletero pasa lo mismo).

Sergio: Si te digo que después de probar la napolitana del sábado, me fui con la familia a comer a un italiano... No es broma!

Sr.859: Has acertado completamente, hablamos del mismo Alfonso. Hemos tenido la suerte de conocerle en persona desde hace unos cuantos años, y es impresionante. Y con lo de probar otro de sus aparatejos, de color blanco, también has acertado, porque lo hemos hablado y sólo falta concretar la fecha...

Miguel Angel: El coche tiene ese "algo" especial, sin duda, pero sin haber probado el AE86, pienso que no se pueden comparar en absoluto, por la diferencia esencial de caracter entre un delantera y un trasera. El Beta es un concepto que no termina de encajar con otros coches.

Fercho: Pues sí, estaba entero. El tema es que estos italianos no salían malos, además, el motor 4 cilindros que lleva es muy conocido en todo el grupo, como el que llevaban los Seat de aquí, y no solía dar guerra. Pero lógicamente, requieren también un cuidado.

Sr.Gizzmo: Porque es todo un catedrático! De los 3000GT llevamos un tiempo queriendo hacer una buena prueba, porque conocemos bien el modelo, tenemos muchos amigos con 3000GT (de hecho yo organicé una quedada nacional de 3000GT), pero al final entre unas cosas y otras nunca pillamos uno en buen estado que se pueda probar!

Sr.Page: Muchas gracias, ese es justamente nuestro objetivo, y celebro ver que lo estamos consiguiendo! No te pierdas la prueba de esta semana, que probamos otros dos cacharrillos italianos de la misma época... Pero muy distintos a este!

Sergio dijo...

Ja ja ja!!! Llegaste a tiempo?

El del Sprint

Sr. Pera dijo...

Por supuesto, yo soy como el Sr.Lobo. ;)
(Eso sí, me fundí un cuarto de depósito cumpliendo la hazaña)

Sr. 859 dijo...

Estoy deseando muy especialmente que llegue el momento de que analiceis y comenteis las sensaciones de la otra montura que teneis apalabrada con Alfonso. A ver si no cae en saco roto y lo presenais pronto!

JaS dijo...

Increíble prueba. Muy bien transmitidas las sensaciones. Leyendoos me podía imaginar a mi mismo llevandolo. Casi tan increíble como enterarse que tenéis 2 de esos en la frutería. Otro más que conoce a Alfonso y su saber (la leche...).

PD : Yo también soy más del HPE :D

toyoti143 dijo...

me ha encantado el repor,como caso todo lo que haceis chicos,seguir que nos hacesis pasar muy buenos ratos y un saludo al Señor Alfonso

Anónimo dijo...

Me parece que de italiano no tiene mucho,es de cilindrada 1919 bloque seat,cilindrada algo menor por tema de impuestos,mi beta es de bloque fiat 1995cc,tiene mayor respuesta en altos,el salpicadero es completamente diferente al español y bastante mas escaso,rinde de serie 120cv,frente a los 111 del español,no deja de ser un minideportivo ninguno de los dos.

Un saludo

Anónimo dijo...

Si el salpicadero es diferente es que es del mas antiguo de la primera serie.
Si se puede poner doble carburacion vertical,yo le tengo instalada en el mio con dos Weber DCNF42 y con trompetas!

Anónimo dijo...

Muy buen reportaje. Hoy sin ir mas lejos he descubierto uno en bastante mal estado. Abandonado dentro de una estacion de autobuses en deshuso. Una pena que dejen coches asi echarse a perder. Saludos

Publicar un comentario en la entrada

¿Alguna objeción, súplica o ruego?