Sr. Pera jueves, 1 de marzo de 2012

Seguimos con nuestra particular dieta italiana, y hoy lo hacemos con un jueguetito de Alfa-Romeo, en su época gloriosa de finales de los setenta y principios de los ochenta. Peso pluma, y motor bóxer carburado para un pequeño coupé que resulta delicioso en todo tipo de terrenos asfaltados. Para redondear la jornada, en lugar de un Sprint 1.5, os hemos traído dos.



Tras haber probado el Lancia Beta Coupé de la semana pasada, se nos quedó un regustillo italiano en el cuerpo, y queríamos probar otro coche de la misma época, pero con diferente carácter. Y el antídoto tenía que venir de Milán. Alfa-Romeo es uno de los fabricantes de deportivos con más historia del mundo, vio nacer a Ferrari en primera persona, y durante 100 años ha ido envenenando a muchos aficionados con coches llenos de pasión.

El Sprint es un coche muy original, exteriormente es similar a un GTV6, pero más pequeño, aunque mecánicamente no tienen nada en común. El Sprint es tracción delantera, es más ligero, y tiene otro tipo de enfoque, es menos "deportivo grande" y más "juguete". Como buen deportivo italiano, cuando lo vemos en persona resulta indudablemente atractivo, con una mezcla de deportividad y elegancia muy propia de la casa. Es bajito, es muy contenido, pero bien proporcionado. Y cuando echamos un vistazo al interior nos encontramos más de lo mismo: deportividad en los mandos, sobriedad, y bastante personalidad. No cabe duda de que estamos ante un coche menos lujoso que el Beta, pero también más romántico, su cuadro de mandos, sus relojes y su posición de conducción nos entusiasman: no cabe duda de que este coche está creado con el corazón.



Antes de comenzar, diremos que existe un Alfa Sprint con un motor más grande: El 1.700, pero tampoco se considera muy superior al 1.500, dado su aumento de peso notable y su escaso incremento de potencia. ¿Vale la pena el 1.7? Según dicen sí, pero no hay diferencia realmente apreciable con el 1.5, así que estamos realmente satisfechos con la visión que nos espera nada más llegar:

Ante nosotros, dos Alfa Sprint, los dos con motor bóxer italiano, un día soleado y cálido, y la histórica ciudad de Aranjuez para dejarnos llevar... Pinta bien el día.

El primero de ellos lleva un kit de carrocería Zender de la época, muy ochentero, que encaja en las líneas del Alfa como un traje italiano (ojo símil graciosísimo...), con unas llantas a juego, y algunas chuches en pro de la diversión (escape, filtro, volante, etc.). El otro, de color rojo, lleva suspensiones Selex, va rebajado muchos centímetros, y calza unas preciosas llantas Zender en 15" desmontables, muy "old-school", escape artesanal, y volante desplazado OMP. ¿Cual prefieres probar primero? Bueno, es como si te sirven ravioli al pesto y ravioli gorgonzola: ¿Te decides? A duras penas...


Por eso no vamos a distinguir ahora entre uno y otro, y os vamos a hablar del coche en sí, con las diferencias ocasionales que encontramos entre uno y otro. Así que nos metemos en sus asientos retro, buscamos la llave con la mano equivocada, fallamos, probamos ahora con la izquierda (porsche style), arrancamos, y empieza la película...

Y la película comienza con una estupenda banda sonora, 100% italiana. Es un sonido original, porque no todos los días conduces un coche con motor bóxer 4 cilindros y 2 carburadores (mola la visión del motor: a un lado una culata con un carburador, y al otro lado otra culata con otro carburador). Acaricias el acelerador en parado, y la vibrante aguja de las revoluciones pega un salto repentino con un rugido PRE-CIO-SO. Sonríes, claro, repites la operación con más energía y al rugido se suman unas cuantas explosiones huecas por el escape. Madre mía, todavía no he empezado a andar y ya quiero tener un coche de estos...

Giramos la pesada dirección (sin asistencias, lógicamente), y echamos a andar por las carreteras de Aranjuez, teniendo claro nuestro destino: cualquier parte. El coche empieza a caminar con alegría, como sólo un motor carburado puede hacer andar a un coche en bajas, y vamos llaneando con calma, paladeando bien este suculento plato italiano. Apenas vamos a 3.000 rpm y podemos escuchar por debajo del asiento pequeñas (e irregulares) explosiones del escape, que nos encantan. Todo parece responder bien, los frenos actúan correctamente (aunque el tacto del pedal asusta un poco al principio, como es lógico en los coches de estos años), y si pisas con decisión frenan correctamente, a pesar de llevar discos sólidos delante y tambores detrás, agradeciendo el peso pluma del coche y las buenas gomas que calza el modelo que llevamos. Las marchas parecen entrar bien siempre, con una palanca precisa pero algo larga de recorrido, y como no podía ser de otra manera, casi exigiendo al conductor dar siempre con un golpe de gas para reducir una marcha (recuerda que los motores de carburación retienen bastante bien siempre).


De momento parece que el Alfa funciona con suavidad dentro de lo esperado, nos exige conducir siempre con cierta destreza en los cambios de marcha, en los cambios de apoyo con el volante (ahora vamos con ello, no seáis ansiosos), y frenar con algo pericia, pero no es un coche radical, no nos cansa su conducción, y aunque el Sprint rojo va muy bajo y bastante duro, tampoco penaliza mucho el aplomo en vías rápidas, ni parece muy nervioso.

Pero vosotros teníais tantas ganas como yo de empezar a subir el ritmo, y ver lo que estos aparatejos pueden ofrecernos en una conducción de gravedad "garrula" a "muy garrula". Así que vamos a frenar más tarde, a entrar más rápido, y a salir con mayor violencia que antes... y encontramos lo que esperábamos, ni más ni menos:

El Alfa entra frenando bien, como decía, los frenos no tienen la "sobreasistencia" de los coches de ahora, y parece que al principio no frena bien, pero si metes la pierna con decisión, la cosa cambia, y la frenada no sólo es suficiente, sino que ofrece más tacto y sensibilidad de lo que solemos recibir en coches "cualesquiera". Reducimos con un golpe de gas (la verdad, no he sido capaz de hacer el punta-tacón con este coche, porque no me resultaba cómodo con la disposición de los pedales, si bien no he insistido en ello y no digo que no se pueda hacer), y entramos altos de vueltas. ¡Hasta aquí lo estamos pasando genial!


Apoyamos el coche y parece que se asienta bien (aquí el Sprint oscuro tarda un poco más en apoyar por la altura de la suspensión, mientras que el rojo al ir más bajo se muestra más inmediato), pasa por la curva con la decisión que esperamos, y salimos abriendo gas a fondo esperando el comportamiento de delantera de un GTi. Si bien la trazada obedece a este presentimiento de tracción delantera, la manera de salir de la curva es más "bruta" de lo esperado por la bronca respuesta del motor, y descubrimos el potencial tramero que tiene. De hecho lo volvemos a intentar en el siguiente giro...

Y ahora de paso vamos a hacer perrerías en medio del apoyo, abriendo un poco, cerrando, acelerando más, soltando el acelerador de golpe, etc. Y sorprendentemente el Sprint responde con educación: Lógicamente si le buscas las cosquillas se revuelve, pero no te traiciona, va enseñando los dientes antes de morder, y además el tacto directo te permite tener mucho "feeling" de lo que está a punto de pasar, y evitas el desastre con relativa facilidad. También tenemos en cuenta que la velocidad que te permite llevar un coche de 110 cv y 900 kg escasos no es muy elevada, y aunque vamos muy alegres y llenos de emoción, la velocidad real no es como para darse la galleta de tu vida. A nosotros nos da igual, porque lo cierto es que a esa velocidad (la que sea) el coche nos permite disfrutar, deslizar, y desfogarnos bien a gusto...

Cuando abrimos gas para salir de la curva, el motor empuja con contundencia y alegría, y mientras va emitiendo un rugido que sólo un coche italiano clásico puede ofrecernos (esto es así, y es indiscutible), lo cierto es que gana velocidad sin esfuerzo, y los demás coches se van quedando atrás, produciendo de paso que mucha gente te señale con el dedo. Cuando te crees que el tema se interrumpe para subir una marcha, el escape te regala un par de petardeos, metes cuarta, aprietas a fondo, y la canción vuelve a empezar. Y así podría estar tooooodo el día repitiendo la operación...


Bajamos el ritmo, y volvemos a bordear ahora la ciudad de Aranjuez, para dirigirnos al Palacio Real (junto a otros 45.611 domingueros como nosotros que acuden allí en una mañana soleada atascando los accesos), y lo hacemos por carreteras que dan un rodeo pero evitan las colas de entrada. Bajamos la ventanilla, metemos marchas largas, y dejamos que el Alfa vuelva a funcionar bien: despacio, con un vibrante sonido, y una conducción tranquila pero exigente (o técnica) a la vez. Porque si corriendo por las curvas te lo pasas bien, viajando a velocidades legales es una delicia. Estira bien, es bonito, la gente te mira, y no resulta para nada incómodo. Imagino cómo tiene que ser cruzar las carreteras de los Alpes italianos con este Alfa, y creo que tengo otro viaje para apuntar en la agenda...

En resumen: Estamos ante un coche para disfrutar. ¿Corre? Sí. ¿Es un pepino? No. Es un coche muy divertido con 110 cv, que te permite pasarlo teta sin tener que ir a velocidades absurdas. Con el Clio Sport o con coches similares, a esa misma velocidad no obtienes ninguna emoción, mientras que a los mandos del Sprint vas sintiendo todo, el rodar del coche, el crujir del escape, el tacto de los frenos... Es la antítesis de los deportivos de hoy en día. Yo querría tener uno, pero asumiendo que es un coche que quiero para ir disfrutando por la carretera, independientemente de que quiera ir a fondo o no, y sin pensar en si corre mucho o poco, porque NO es un coche pensado para correr más que otros (aunque en realidad sí anda más que muchos, pero sinceramente, ¿Te compras un coche de estos pensando en correr más que el coche del vecino?). Como capricho para desplazarte por la sierra, irte de fin de semana, o simplemente desfogarte por ahí, es perfecto, porque no te van a meter en la cárcel por exceso de velocidad, pero sí te va a ofrecer sensaciones de coche "de verdad". Además es un poco exigente en su conducción, en las reducciones, en la manera de sujetar el volante durante los giros, en dosificar la frenada... y amigo, esas cosas, a los que nos gusta conducir, nos hace sentirnos útiles en un mundo de coches que se conducen solos...


PD: Huelga decir lo agradecidos que estamos a Sergio por organizarlo todo y dejarnos su Sprint impecable, y a Jose, por venirse desde Murcia con su Sprint rojo y permitirnos también catarlo (y catarlo bien... XD). Sois dos personas increibles, lo he pasado genial con vosotros, y espero veros de nuevo pronto porque me tuve que ir corriendo y se me hizo corta la mañana.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Un Alfa de estos hay abandonado en una urbanización de sierra en Guadalajara. Uno de los Alfa Romeo más bonitos.

Enrique Barrios

cfen dijo...

me recordo al brz =) y s eke no son lo mismo pero el concepto general es el mismo

Sergio dijo...

Ole, ole y ole!!!
No tengo palabras, la verdad, que voy a decir: chapeau! Eres un tío genial, con gasolina corriendo por las venas... todo un "petrolhead" (como dicen los british) o, mejor dicho, todo un "fuelwasters". Lo pasamos fetén durante la mañana.
Nos alegra mucho, a Jose - todo un buen amigo y un campeón que ya le hizo en su día más de 4000 km en junio de 2010 cuando se fue él solito a Milán, desde su Murcia querida, por motivo del centenario de nuestra querida marca - y a mi, que te gustaran los dos zarrios. Fue una pena que no pudiera asistir el GTV6 2.5 y el Sprint "inmaculado" 1.7, pero por otro lado también dejamos algo para otra, no crees?
Lo dicho, un placer conocerte en persona y leer este bonito y sentido relato.
Gracias!

PD: Me quedo con esto, ja ja ja!!!: ver lo que estos aparatejos pueden ofrecernos en una conducción de gravedad "garrula" a "muy garrula"

PD2: El tema de las suspensiones está, digamos, solucionado: a no muy tardar el zarrio oscuro será tan "tabla" como el "colorao".



Sergio
El del Sprint (oscuro)

jasc dijo...

Que bonito reportaje!!!! Enhorabuena, por la publicación, y porque habeis conocido a dos de los mejores alfistas de España!!! Un poco locos, pero muy buena gente los dos!

tofu frito dijo...

Me encanta el concepto del coche y estéticamente me parece precioso!

Y ahora la pregunta que sabíais que alguien os iba a formular: ¿Cuál os ha parecido más divertido, más comunicativo, el Lancia Beta o Alfa Sprint? No vale decir que son dos conceptos distintos, que el Beta es más señor y el alfa más juguetón blablabla, hay que mojarse! : D

Juancho dijo...

Muy bueno el reportaje. Suscribo lo dicho por JASC, y es que habeis dado con dos alfistas-sprint fantásticos, Jose y Sergio. Pude dar fe de que esos coches son todo un referente en el mundillo de los Sprint. Un lujazo.

Fercho dijo...

Me encanta la línea de estos Alfa de los 80 aunque puestos a elegir, mejor el GTV Busso!!

A ver si tenéis ocasión de probarlo, probablemente uno de los mejores sonidos V6 de la historia y un sabor añejo que no se paladea todos los días!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por la prueba, me ha gustado mucho.

santiago yepez dijo...

Bonito reportaje, y mas bonitos los dos zarrios, una pena el no poder acompañar al amigo jose el otro dia.

ELCULEBRAS dijo...

Muy buena prueba es un coche que ya tenia "olvidado" es mas me hablaban de el y no le ponia "cara" ahora lo recuerdo bien y la verdad he aprendido cosas que desconocia como sus parecidos "razonables" con un porsche.que ya me gustaria a mi saber el por que.... jaja pero la verdad el Rojo me ha encantado lo veo muy racing retro jajja de esos que te encuentras en un jarama vintage festival y dices coño que guapo xD. me ha molado la verdad aun huelo el olor de gasolina quemada por unos carburadores en un boxer italiano... jajaja un saludo y ya queda menos para la DEATH RACE xD

Miguel Ángel dijo...

Se ve un buen coche es el clásico coche que peude definirse como ``pepinillo´´. Por lo que decís parece ser que podría ser un buen primer coche deportivo.

Sr. Pera dijo...

Enrique Barrios: Pues si tienes ganas, ya sabes... Buscas un motor de Alfa 33, y a tope!

Cfen: Son de un corte estético similar, pero la tracción/propulsión marca la diferencia. El Alfa es más... no sé. ¿Romántico?

Sergio: Pues ya te digo que me dio mucha pena tener que marcharme corriendo a Madrid a comer (por cierto, fui a comer a un italiano, para mantener el ambiente...). Pero ya sabes que tenemos pendiente una cerveza y seguir contando batallitas!

Jasc: No lo dudo, no sólo son bellísimas personas, sino que además tienen auténtica pasión por los motores italianos. Como diríais los alfistas, tienen cuore sportivo.

Tofu Frito: En realidad es justo lo que iba a responder... XD Vamos a ver, me gusta más el Sprint porque es más descaradamente deportivo que el Beta, pero también es cierto que el Beta "viste" más. ¿Me explico? ;)

Juancho: Pues no conozco otras unidades, pero sin duda las de Sergio y Jose estaban mimadas al detalle.

Fercho: Veo complicado conseguir uno de esos, ¡Qué más me gustaría a mí! Ahora para seguir la progresión, deberíamos probar algún Ferrari... Pero va a ser que no (como es lógico). :(

Anónimo: Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado!

Santiago Yepez: Gracias! El reto ha sido conseguir que el artículo quedara tan bonito como el día que pasamos en Aranjuez con estos dos "zarrios". Ha sido impresionante!

Culebras: Pues macho, en persona molan que no veas. Son como un Scirocco pero en versión italiana, es decir, con más elegancia y más carácter. Juguetes de mayores!

Miguel Angel: Exacto! Pepinillos! Son como juguetes, te dan sensaciones de coche burro y clásico, pero en miniatura, lo cual se agradece a la hora de mantener el coche, restaurarlo, etc.

More dijo...

Mi más sincera enhorabuena por el reportaje, coincido plenamente con vosotros en valorar el placer que resulta de disfrutar de la conducción de un coche de este estilo antes que en hacer los mejores tiempos a velocidades más altas y con todo tipo de asistencia.

Además, este fue el primer coche que me llamó la atención cuando era un niño, todos los días camino del colegio veía uno aparcado en el mismo sitio, y durante el camino esperaba siempre que estuviera para poder verlo un día más. Han pasado los años, y su diseño me sigue pareciendo encantador.

Sr. Manzana Golden Chiquitita dijo...

Los afortunados propietarios de estos dos coches ya pueden sentirse petrolheads de verdad, segun Jeremy Clarckson, no se es un autentico Petrolhead hasta que no se ha tenido un Alfa Romeo (no me lo creo, porque yo no tengo ninguno, aunque me gustaria jejeje).

Buena prueba señores. Me quedo con esta frase: "es un poco exigente en su conducción, en las reducciones, en la manera de sujetar el volante durante los giros, en dosificar la frenada... y amigo, esas cosas, a los que nos gusta conducir, nos hace sentirnos útiles en un mundo de coches que se conducen solos..."

Un saludo.

PD: Me he quedado con las ganas de ver esos carburadores!!!

Sergio dijo...

Pues es cierto, Sr Manzana, no tiramos fotos del interior del vano motor, cagüen!!! Con respecto a lo que comentas sobre el Scirocco algo de razón tienes, ya que Giugiario diseñó ambos: Sprint Veloce en 1974 y Scirocco en 1975. Y en cuanto a probar un V6 alfero es bien fácil, ya lo sabes Sr. Pera, nos juntamos y apañamos otra cita. Lo del Ferrari... molaría.

No sé si lo he dicho antes, pero las fotos son espectaculares y muy bien tiradas.

Un saludete!


Sergio
el del Sprint (oscuro)

tofu frito dijo...

@Sr. Pera: Como un libro abierto! ; )

Henxu dijo...

Nadie dijo que para disfrutar de la conducción uno tendría que tener quinientos potros bajo el capó, pudiera pasar de los trescientos kilómetros hora ni que costara doscientos mil euros (la reparación XD).

Me ha encantado el reportaje, por qué no decirlo! No sé por qué me ha dado por mirar si habías escrito o no (esta noche he cenado Pizza, con eso digo todo).

cfen dijo...

@henxu coincido plenamente contigo =) y usualmente el disfrutar de manejar se da mejor en carros antiguas ke en carros nuevos =)

xavi dijo...

Creo que Alfa Romeo siempre ha intentado hacer coches para ser disfrutados con los sentidos, especialmente con la vista, el oído y el tacto.
Un claro objetivo en mi lista para obtener algún día un clásico.
Por cierto preciosa la ultima foto, con vuestro permiso, va directa a mi fondo de escritorio.
Saludos.

2MIL dijo...

Buenas tardes. Es impresionante como has captado la esencia de este coche. Encantado de verdad de conocerte y una pena el no haber tenido mas tiempo para charlar. Llevabamos desde catalogos de la época, a libros de mantenmiento, taller y reportajes de revistas.

La ruta de los Alpes, cuando quieras, como bien sabes en 2010 viajé a Milan y el valle del motor con éste Sprint.

Si en algún caso necesitais información o ayuda del modelo, aquí estamos mi amigo Sergio y yo para lo que querais.

Encantado de conocerte sr Pera.

P.D: el del Sprint rosso.

Anónimo dijo...

Encontré estas dos direcciones, que son la misma una en frances, la original, y otra en ingles, traducción de la anterior, y que sirven para conocer hasta donde intentaron llegar con este Alfa Romeo.

http://www.autosital.com/alfa-romeo-alfasud-sprint-6c,2497.html#31158


http://motoringconbrio.com/2012/02/22/the-car-that-never-was-the-alfa-romeo-alfasud-sprint-6c/

Sergio dijo...

Y si buscas en internet acerca del "Giocattolo", artefacto australiano basado en el Sprint, con motor central-trasero y V8, es para mear y no echar gota: jodó que bicho!!!

Saludetes!!!


El del Sprint oscuro

Sr. Pera dijo...

More: Gracias! Ese tipo de recuerdos son imborrables, por mucho tiempo que pase, siempre tendremos cariño por esos coches de cuando éramos niños.

Sr. Manzana Golden Chiquitita: Pues es cierto que nos falta foto del motor! Hay alguna, pero ha quedado muy rara, y no se entiende bien...

Sergio: Lo hablamos hoy sin falta. Por cierto, las fotos te las paso hoy todas en un dvd.

Henxu: Pues si los llegas a probar, te tiras una semana comiendo pasta, pizza, carpaccio, gelatto...

Cfen: Es totalmente cierto. No hay comparación.

Xavi: Coge las fotos que quieras, para eso las ponemos en grande! Efectivamente son coches hechos para paladear bien. La precisión germana y japonesa nos encanta (es bien sabido), pero el descaro italiano con estas cosas te descoloca bastante, y te atrapa fácilmente.

2MIL: El placer ha sido mío!! A mí me dió enorme rabia tener que marcharme volando y desaprovechar el resto del día, porque sé que habíais traido material abundante, y había mucha tela por cortar. Cuando quieras volver a subir por los Madriles, nos avisas con tiempo, y quedamos ya en condiciones! (Yo hoy quedo con Sergio a tomarnos algo y continuar la tertulia!)

Anónimo: Mil gracias por el aporte!!

majobusa dijo...

Esta es una ocasión que no puedo obviar para estrenarme como comentarista de Fuelwasters.

Muy bueno el artículo Sr.Pera, me han dado ganas de ponerme a mirar vuelos a Italía para volver a la maravillosa península con forma de bota a volver a empaparme de su cultura, idioma, música, comida.... ¡y coches!

El lugar de las fotos me suena de algo... un lugar muy propicio para sacar instantáneas para el recuerdo.

Si os volvéis a reunir prometo llegar antes para ayudar en lo que pueda.

Te espero dentro de 9 añitos (que ya tendrá 25) para la prueba de un utilitario italiano con un "cuore" pequeño pero muy, muy juguetón que me hace invocar a "la mia mamma" cada vez que le aprieto.
http://i44.tinypic.com/24ymx6s.jpg

Un saludo

ibizagti dijo...

Una pena no poder haber ido con mi 1.7, que la verdad es que me apetecía bastante.

Saludos!

Anónimo dijo...

De otro Sprinter de Barcelona... ... ME HA ENCANTADO!! Sergio: reitero lo dicho; esa banda italiana le queda perfecta!
Ambos están espectaculares. Felicidades a los dos!

Sergio dijo...

Muchas gracias Sprinter. Anímate y conoce más a fondo el blog, porque es la leche. Además, aprendes nombres de frutas, con lo que rico que es eso, ja ja ja!!!

Un saludo!


El del Sprint oscuro

sisu dijo...

Conocia muy poco este coche, pero con lo leido aqui creo que me ha quedado bastante claro. Por cierto, los guantes de conduccion era exclusivos de esta prueba o los llevais siempre?. Un detalle retro delicioso y que dice mucho de la categoria de quien los lleva..

Sr. Pera dijo...

Sisu: Normalmente llevamos guantes Alpinestars de karting (son iguales que los de coche, pero al no llevar homologación FIA cuestan la mitad). Esos de la foto son del dueño del Alfa Sprint, y efectivamente, son preciosos. Yo cuando conducía mi Miata tenía unos de cuero con los nudillos perforados, muy old-school también. Por desgracia el volante de cuero con el guante de cuero deslizaba bastante, y me costaba acostumbrarme...

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?