Sr. Pera jueves, 25 de febrero de 2010

Hyper PRO Racer. Con ese nombre tan trabajado, y por cerca de 20.000 euros, este fabricante de Karts nos propone un juguete de circuitos, a medio camino entre un kart y un juguete de circuitos nada descabellado.


Veamos, la fórmula es sencilla: Al concepto del Kart le montas un motor Yamaha de 450cc y cuatro tiempos, con más de 60cv (en funcion de la preparación), cambio secuencial, amortiguación Öhlins, frenos de 4 pistones (con distribuidor), y una jaula tubular con homologación FIA. El conjunto pesa menos de 200 Kg. y el fabricante te vende en opción los soportes para anclar a la pared, y que puedas guardar el coche en vertical en tu garage. Para los amantes de las tandas nocturnas (¿?) tambien puedes pedir que monte faros frontales.


La verdad es que la pinta es brutal. Hasta ahora uno se planteaba este tipo de cosas, y tenía que pasar de cosas como el Ariel Atom o el Caterham Seven R500, directamente a los formulas. Todo ello con precios elevadisimos. Pero este fabricante australiano tiene una respuesta asequible, aparentemente fiable (por no estar exprimido todo el potencial de su mecánica y dejando eso en manos del usuario final), que promete horas y horas de diversión a bajo coste.

Como breve apunte, tenemos que explicar su transmisión para hacernos una idea de lo que promete este aparato: Lleva un cambio secuencial corto, con el embrague accionado manualmente (no han trabajado mucho la adaptación del cambio de moto...), y de ahí al eje rígido que comunica las ruedas, es decir, sin diferencial (como suele pasar con casi todos los engendros que utilizan motorizaciones de moto). ¿Derrapajes? ¿Nerviosismo? ¿Agilidad? ¿Diversión? Pongame todo lo que tenga de cada una.


PD: Muy a nuestro pesar, parece que va a ser imposible hacer una prueba del Hyper PRO Racer... por lo tanto en nuestro ranking de juguetes atómicos comprobados seguirá reinando el Caterham Super Seven que probamos en Brands Hatch...