Sr. Coco domingo, 3 de enero de 2010

Pues qué decir de este coche... Miguelito es un chaval excepcional. Y a lo mejor os preguntáis: ¿Y quién es Miguelito? Pues es el coche de mi compañero Sr. Pera, artífice y redactor de FW. Un Mitsubishi Colt CJ0 1600 16v. Para esta prueba, como su propio dueño no podía ser imparcial, me ha encomendado a mí la redacción de la misma, y espero que esta primera entrada de 2010 sea un comienzo digno.



Hay que decir que he visto la trayectoria de este coche desde hace ya mucho tiempo, y siempre me ha impresionado bastante. La soltura con la que se mueve, la rabia que tiene, y la agilidad que posee siempre me han resultado envidiables.

Tiene un motor de 1600 cm3 y 16 válvulas, desarrollando una potencia de 103 cvs a 6.500 rpms, y aunque a ojos de algunos pueda parecer poco, a la hora de la verdad da mas de un buen susto a coches mas potentes, ya que le ayuda el peso de 970 Kg., bastante poco comparado con los coches de hoy en día. Por poneros un ejemplo, el Clio Sport anda alrededor de los 1250 Kg., con lo cual la diferencia de peso es importante.

Es un coche un tanto curioso, y se nota que es japonés en ciertos aspectos, como la compatibilidad de las piezas. Y es que este coche es un híbrido de coches deportivos de alto renombre, como puede ser el Mitsubishi Lancer Evolution (series 4-5-6) y el FTO. Hasta lleva el mismo salpicadero que un EVO, y los Recaro de este se pueden montar en Miguelito sin más complicación que ponerle sus 8 tornillos. Y los llevó, y hay que decir que le sentaban como un traje de gala. Así que sabiendo de donde viene este pequeñín no podemos dudar que es un coche muy capaz.



El coche ahora mismo esta casi de serie, salvo un filtro de aire HKS, amortiguadores, muelles, barras de torretas, palanca de cambio modificada y acortada, unos asientos "semi-baquet" y volante deportivos. Tiene pocas modificaciones, pero cada una de ellas se ha hecho a conciencia para que el comportamiento del coche fuera el deseado por su conductor, y si encima ayudan a que el coche tenga mejor presencia, pues no les vamos a hacer ascos... al fin y al cabo no deja de ser un coche de uso diario, y una mayor preparación puede empezar a hacer que perdamos los papeles y olvidemos el rol de Miguelito.

Cuando te montas en el coche y te sientas, ves que la posición de conducción es un poco elevada, incomoda para algunas personas, pero yo no soy muy alto y no lo acuso mucho. De todas formas es una pega que tiene fácil solución, y que viene ocasionada por las bases y guías de los asientos OMP, ya que con los de serie, e incluso con los Recaro del Evo la altura era correcta. El cambio es rápido y preciso, y es muy difícil perder una marcha ya que la caja de cambios esta muy lograda. Con la ayuda del short shifter el recorrido de la palanca de cambios y su tacto es perfecto. Los pedales están puestos en una posición correcta, y el tacto del freno no es malo, aunque los frenos de serie son un poco flojos y a la hora de la verdad se ven un poco comprometidos a veces. Por cierto, el punta-tacón en este coche se hace solo, cosa que en ningún coche he visto desde el Nissan 200Sx del que hicimos la prueba.

A la hora de ponerse en marcha vemos que en general es muy suave y no es incomodo de conducir, lo cual en uso cotidiano diario viene como anillo al dedo, ya que la docilidad del coche a bajas y medias vueltas hace que no se vaya calando en todos los semáforos y vaya dando tirones, defecto de lo que muchos rivales de estas características pecan. Pero por encima de 4.000 vueltas el coche empieza a cobrar vida. Empieza a oírse el rugido del motor (propio de un motor con mucha más cilindrada) a través de la admisión, y el empuje del coche no para hasta llegar bien cerca de las 7.000 rpm. En este rango de revoluciones el coche se convierte en una pequeña pelotilla asesina, llena de garra, y doy fe de ello por haber padecido su persecución en repetidas ocasiones.




En cuanto al chasis, hay que decir que es envidiable, con su suspensión independiente en ambos ejes, más propia de coches grandes con los que comparte ejes y plataforma (como el Lancer, o el Volvo S40). Siendo un popurrí de modelos de Mitsubishi podríamos creer que la puesta a punto del coche no seria la idónea, pero todo lo contrario, la estabilidad llega a ser preocupante, con una trasera juguetona, pero no peligrosa, y con un aplomo que muchas veces te puede sacar de un apuro importante. Y lo bueno de todo ello es que con las suspensiones regulables y jugando unas décimas con las presiones de las ruedas puedes hacer que el comportamiento del coche cambie notablemente para dejarlo a tu antojo, y pueda convertirse en un capricho con el que jugar a las carreras sin tener que ir a velocidades absurdas para hacerlo reaccionar y sacarlo de madre.

En conjunto, Miguelito es un coche muy equilibrado, aunque pobre en algunos aspectos. Los frenos siendo lo primero y mas importante. Siendo un coche de esta guisa, los frenos de tambor traseros tendrían que ser un sacrilegio, pero teniendo en cuenta que este modelo no era el mas potente, y que su peso en el eje trasero es ridículo, se puede llegar a entender.



El motor peca de poca potencia en términos generales, y no por que el coche ande mal, ni mucho menos, es que el chasis que tiene este coche podría aguantar muchos mas caballos sin despeinarse. Y vuelvo a decir lo mismo que en el párrafo anterior, este no es el motor mas potente de la gama, pero sí el más potente que se comercializaba en Europa. Como ha sido normal todos estos años, los japoneses siempre se guardan lo mejor para ellos solitos, y este coche no iba a ser una excepción. El motor MIVEC 1600 16v (4G92) de 170 caballos se debió de perder por el camino. También es cierto que la diferencia esencial es la culata doble árbol, con distribución variable en admisión y escape, y unos pistones distintos (con su lógica electrónica diferenciada). La denominación del motor y el número de válvulas son idénticos, por lo que la adaptación del motor no requiere de homologación en primera instancia.

He visto a este coche de cerca durante mucho tiempo, y le he visto ganar y ser ganado. Lo he conducido y hemos pasado muy buenos momentos con él, y he de decir que espero que Miguelito se siga portando tan bien como hasta ahora, por que estoy seguro que a su dueño todavía le tiene que dar muchas satisfacciones.

Saludos cordiales del Sr. Coco

Breve Ficha Técnica:
Motor: Delantero transversal, 4cil 16v, SOHC.
Cilindrada: 1.598 cc.
Potencia: 103 cv @ 6.500 rpm.
Transmisión: Manual de 5 vel. Tracción delantera.
Aceleración 0-100 kmh: 9.9 seg.
Peso: 970 Kg.
Frenos: Delanteros 238mm ventilados, Traseros de tambor.
Rueda: 195/50 R15

(Fotos de Design_AB y FuelWasters)