Sr. Pera lunes, 14 de diciembre de 2009

Hace tiempo hablamos sobre qué coche elegir para meternos en tandas de circuito. Ahora vamos a hablar de la preparación básica que debemos hacerle al coche si queremos empezar a rodar con eficacia, seguridad, y desde luego disfrutando.



Lo primero, obviamente, es suplir las carencias de nuestro coche. Si se trata de un modelo que calza poca rueda y pierde demasiada tracción, deberemos buscar un conjunto llanta-naumático mejor para pisar con estabilidad y no darnos un disgusto. Calzar demasaido neumático nos hará perder agilidad, sensibilidad, y prestaciones, así que no nos pasemos, que lo importante es que el coche vaya fino...

Lo más importante, y absolutamente necesario, es llegar al circuito con el deposito de gasolina ya repostado (a veces el circuito esta lejos de la gasolinera, y nos podemos llevar una sorpresa...), el aceite comprobado (una garrafa de sobra por si acaso es más que necesaria, casi obligatoria), el agua del radiador lo mismo, las presiones de las ruedas, y el estado de los frenos (discos, pastillas, y líquido en perfecto orden de marcha). Un rollo de cinta de embalar (para tapar la matrícula) nos evitará que salga en fotos, que circularán por internet, y que cualquiera pueda localizar nuestro coche sin nuestro permiso... Si no tenemos bien comprobados estos puntos, la tragedia se palpa, y podemos volvernos en grúa por menos de nada, así que con lo poco que cuesta comprobar todo, nos ahorramos un disgusto mucho peor.

Ahora vamos ya con el tema más serio. De alguna manera, existen unas mínimas mejoras en el coche, necesarias para rodar con decencia y dignidad, y otras que son ya para un nivel más avanzado. Entre las que debemos procurarnos lo antes posible, sin duda están las suspensiones. Ya hemos hablado largo y tendido sobre el tema en anteriores entregas, así que no me distraigo más con ello. Las ruedas ya hemos dicho que tienen que ser las óptimas (en cuanto a medidas) para poder traccionar bien y no ir perdiendo décimas en cada giro. El interior del coche debería ser el adecuado, pero aquí hay mucha gente que defiende el aprender con el interior original. Sobre esta cuestión tambien hablamos recientemente.

Lo importante del interior, es que el volante nos quede bien cerca, los pedales manejables pero estirados, y el asiento con una posición natural, que nos sujete bien el cuerpo en las curvas con mayor inercia, para no salirnos por los lados y tener que sujetarnos con las rodillas en la puerta... Para algunos, estar bien sujetos al asiento es importante y nos hace ir más rápido, pero hay quien no da importancia a estas cosas y sigue conduciendo igualmente rápido.

Para un nivel superior de conducción, y mayor exigencia en circuito, el coche deberá llevar ya un equipo de frenos suficiente para soportar un ritmo fuerte durante 20 minutos (lo que suele durar una tanda aproximadamente), así que si nuestro coche no se caracteriza por la eficacia o duración de su frenada, deberemos recurrir a montar el equipo de frenos de una versión más potente (pinzas y discos mayores), o bien montar un kit completo de algun fabricante que fabrique para nuestro coche. Si no tenemos esta opción, siempre podemos probar a montar pastillas mejores, discos más resitentes, y un liquido de frenos de calidad, y ver si con ello conseguimos el resultado deseado.

Luego está la eterna pregunta sobre si montar Jaula Antivuelco, o no, o sólo media. Una jaula suele ser un elemento caro (completa estan sobre los 800-1.000 euros), y de dificil homologación para la calle. Montar media jaula trasera, homologando el coche como biplaza, puede ser una buena solución para afrontar los trackdays con mayor seguridad, pero nunca será tan segura como una jaula completa. Desde luego, lo deseable sería tener un coche dedicado exclusivamente a tandas, con su jaula completa, y poder llevarlo y traerlo en remolque para no tener problemas de homologación en la vía pública. Pero no todo el mundo puede permitirse algo así...

En futuras entregas iremos tratando más detalladamente las soluciones que podemos aplicar a nuestro coche para ser eficaz en unas tandas de circuito. ¡No os despeguéis de vuestras pantallas!