Sr. Pera miércoles, 1 de julio de 2009

Viendo algunas noticias más o menos recientes, como la última edición limitada del Lamborghini Gallardo, que será tracción trasera en lugar de AWD, o una preparación que ví hace poco del Nissan GTR pero también convertido a propulsión trasera; uno se pone a pensar cosas (que nunca terminan bien o en soluciones baratas).

¿Merece tanto la pena una tracción integral en lugar de una convencional (delantera o trasera)? La respuesta, como siempre, depende del coche del que hablemos, de los gustos del conductor, y de la conducción que va a llevar. Pero en términos globales, ¿convence la idea?


La gente generalmente piensa que los coches AWD "agarran mejor". Todo tiene sus peros, y la tracción integral presenta unos cuantos. En primer lugar, el peso, y es que no es lo mismo alimentar un eje que alimentar dos, las transmisiones y el transfer pesan. Luego está el tema de la pérdida de potencia real a las ruedas (de la que nadie quiere hablar). Una cosa es la potencia que genera el motor, y otra la eficacia de las transmisiones para enviar esa potencia a las ruedas, pues todos los rodamientos y engranajes tienen algo de holgura que hace perder potencia efectiva. Si sumamos el menor peso con la mayor potencia efectiva de un coche con 2 ruedas motrices, nos resultan unas mejores prestaciones, pero evidentemente, tambien una mayor facilidad para perder tracción en las ruedas. Del incremento de consumo de un AWD no vamos a hablar porque no es este el foro adecuado.

Un AWD por principio, reparte la potencia entre las 4 ruedas. Si tenemos un coche de 200 cv, siendo traccion trasera o delantera, tendrá por defecto 100 cv en cada rueda, mientras que si es AWD tendremos 50 cv en cada una de las 4 gomas, cifra mucho más asequible para traccionar bien cuando abrimos gas a fondo. A parte está el tema de la estabilidad en mojado, con mayor capacidad para mover efectivamente las ruedas aunque una o dos esten deslizando.




A veces compensará y a veces no. Para coches pequeños y ágiles como los GTi's, parece que la opcion no convence, pues con potencias discretas su punto fuerte es el peso, y no compensa ganar peso, perdiendo algo de potencia, en pro de un minimo de traccion adicional. En coches con clara vocación deportiva, dependerá muy mucho del reparto de par que tenga la traccion integral. Si favorece al eje delantero, será más segura pero menos efectiva (Audi), y si favorece al eje trasero será más sobreviradora pero nos permitirá trazar curvas con mayor efectividad (Mitsubishi Lancer Evolution, BMW xDrive de turismos, etc.).

Y a todo esto digo yo, ¿Tan malo es perder un poco de tracción a la salida de las curvas para una conducción deportiva? ¿No se trataba de divertirse?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Las transmisiones y el transfer pesan, aunque las cuatro ruedas motrices sin árbol de transmisión entre los ejes existen desde el Lexus RX 400h. Todavía no hay ningún deportivo con ese sistema, pero en los rallies ya se lo están pensando para montarlo en el futuro. Y de los rallies al modelo de serie... cuestión de tiempo.

Skarl dijo...

Me quedo con esta frase: Del incremento de consumo de un AWD no vamos a hablar porque no es este el foro adecuado

Carles20vt dijo...

Como ya se ha comentado en la entrada, depende del coche, conductor, gustos... En mi caso que tengo un Audi Coupe, la verdad es que es mucha la mejora. Son coches morrones con el peso delante del eje delantero como ya sabéis, y después de probar varios Coupes y algún que otro de la época delanteros y luego el mismo coche/chassis con Quattro... es brutal la mejora, paso por curva, agarre, situaciones compleas... y yo que soy un muñón (lo reconozco xD) pues me ha salvado de ir contra el guardarail en mas de una ocasión que me he despistado o ido de listo.

Pero coincido que en pequeños GTi no tendría mucho sentido un AWD por lo que comentáis a menos que sean monstruos potenciados hasta la absurdez... (Cosa que los fabricantes no suelen hacer).

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?