Sr. Pera lunes, 6 de julio de 2009

Hoy quiero dedicar esta entrada a las concentraciones de clásicos, ese pequeño reducto donde los amantes de los coches con encanto pueden reunirse, comparar sus máquinas, compartir experiencias y entrar en contacto con verdaderos especialistas en distintos campos (chapistas, tapiceros, artesanos, mecánicos restauradores, coleccionistas, etc.).


Yo ayer pude ir al encuentro más cercano que tengo, el de Navacerrada que se celebra todos los primeros domingos de mes, en la plaza de este pueblo de la sierra, bajo el sol del verano, al pié del puerto que lleva su nombre. No tiene un gran renombre ni es especialmente exclusivo, pero su ambiente cercano, tradicional, el compadreo que destila y su fácil acceso me encantan. Algunos conocidos míos subían a exponer sus coches, charlar un rato con los habituales, y tomar un aperitivo en las terrazas que hay junto a los coches.

Acudir a un evento de este tipo siempre es una experiencia, que gusta tanto a amantes del motor, como a curiosos y profanos, que siempre se amontonan alrededor de las máquinas más llamativas, y hacen fotos con el movil. Uno disfruta de un agradable paseo de domingo por la sierra, que con un día soleado y fresco como el de ayer es una delicia, toma un aperitivo en las terrazas, ve llegar y marchar las distintas piezas que se exponen, y si tiene interés, podrá conocer y charlar con los propietarios de algunos modelos de interés.


Esta edición pudimos ver coches increibles de ayer y hoy, desde Lancia Beta, Minis, VW T1, o Ferraris, hasta un KTM X-Bow o un Caterham 7 Superlight de Carbono, pasando por un M6 clásico, un par de Golf GTi (Mk.I), e incluso un rarísimo Subaru SVX.

Nos vemos el primer domingo de Agosto en Navacerrada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?