Sr. Pera miércoles, 1 de septiembre de 2010

Siempre hemos tocado el tema tangencialmente: Hay deportivos para disfrutar por precios de risa, algunos incluso significan una inversión para recuperar el dinero tras disfrutarlos durante un par de años o tres. La diversión, la velocidad y la conducción espirituosa no son terreno vedado a las grandes fortunas.

Hoy vamos a hablar de algunos cacharrillos que por menos de 5.000 euros podemos tener en el garaje, sin necesidad de pasarnos 6 meses con el coche desmontado y reconstruyendo. Hay muchos otros que nos dejamos en el tintero, cada uno tiene unos gustos diferentes, y nosotros nos decantamos por estos:

1.- BMW E36.- El Serie 3 de principios de los 90 siempre ha sido un gran coche. Significó un enorme paso adelante en la firma bávara respecto a su predecesor, el E30, llegaron las culatas multiválvulas, los motores gordos y los interiores cuidados. Por desgracia este coche cayó con facilidad en manos de desgraciados, que tras gastar sus navidades en Norauto, los decoraron con terribles llantas, alfombrillas y tuning muchas veces irreversible. Pero su enorme éxito de ventas hace asequible encontrar muchos intactos hoy en día. Es el Serie 3 más devaluado de la actualidad. Todos los anteriores son clásicos, los E30 están por las nubes, y los E46 son demasiado recientes. Un 325i con más de 190cv nos puede salir por 4.000 euros en buen estado. Si somos manitas, por 2.000 € tambien hay muchos, pero ya su fiabilidad puede verse resentida por los 300.000 Km de muchos de ellos. Su fiabilidad es proverbial, aunque las culatas de estos motores tan largos a veces se doblan por un mal mantenimiento/uso y convertirse en pesadilla. Por suerte, no es dificil ni caro encontrar un motor de recambio en cualquier rincón de España. El gran atractivo de este coche, a parte de llevarnos todo un BMW en condiciones por 4 duros, es su previsible revalorización en pocos años: Ha pasado con el E21, con el E30, y ahora con el E36, su estética de coche "viejo" pronto se torna en coche "clásico", de repente empieza a cundir la fiebre, y se suben a 7.000, como pasa hoy con algunos E30 en estado decente.


2.- Nissan Sunny GTi.- Un gran desconocido de los primeros 90. Mientras el Golf GTi de 125cv se llevaba la gloria de compacto rápido, Nissan ofrecía este pequeñajo, con menos peso, chasis soberbio, y un motor (SR20DE) de los litros, con 16 válvulas y 140cv, que ha demostrado ser una roca, indestructible, y lleno de fuerza desde abajo hasta por encima de las 7.000 rpm. Por 2.000 euros los tenemos en buen estado, en cualquier desguace encontraremos piezas y motores válidos (los del Primera GT nos valen, 100NX, etc.), y su mercado de aftermarket se nutre de un extenso catálogo JDM. Para los soñadores, está la versión GTI-R, con tracción integral y motor turbo de 227cv. Suerte para encontrar uno. Nosotros lo tenemos, lo estamos preparando para enseñároslo cuando esté presentable, y ese día se acabará el mundo.

3.- Mercedes-Benz 190 2.3-16.- Conocido en medio mundo como "Mercedes Cosworth", era el rival de la época de los M3 E30. Se hicieron 5000 unidades para homologar el coche que correría la DTM. Senna se dió a conocer en una carrera de exhibición con uno de estos. Su culata era Cosworth, su caja de cambios Getrag, sus asientos Recaro, y su suspensión autonivelante trasera es un adelanto del que muchos coches actuales hacen gala como innovación. Por su estética muy similar al típico Mercedes cutre que tira de una roulotte, se han depreciado incluso por debajo de los 4000 euros, cuando en Alemania y Francia estan mucho más cotizados por la casta que demuestra. Sorprendentemente sus recambios en la casa oficial Mercedes son baratos.


4.- Suzuki Swift GTi.- Formula que siempre funciona: Coche de menos de 900 Kg con motor diminuto (1.3) y que pasa de los 100cv por encima de las 8.000 rpm. ¿Quién se puede resistir a gastar 1.500 euros en uno de estos? ¿Y si te digo que lleva suspensión independiente en las 4 ruedas? ¿Y frenos de disco en las 4 ruedas? ¿Y asientos semi-baquet de serie? ¿Y dirección asistida, elevalunas, cierre y aire acondicionado? ¿Tampoco? Bueno pues entonces date una vuelta por los desguaces, cuenta el numero de ellos que te podrían servir para recambios de faros, chapa, motores, interiores y cristales, y vuelve a plantear la pregunta pero como coche barato para usar a diario. Bingo.

5.- Mazda MX-5 Miata.- Un clásico desde el día que vió la luz en 1989. Concepto de roadster puro a la inglesa, fabricado en japón y al gusto americano. Tracción trasera, faros escamoteables, dirección directa, biplaza, y con más de 100 cv. El descapotable más vendido de la historia, una fórmula que sólo Mazda ha sabido interpretar: menos es más. Todos sus competidores se perdieron en el tiempo como lágrimas en la lluvia, mientras el Miata sigue girando cabezas a su paso, y rompiendo corazones. No es un coche para correr, aunque invirtiendo dinero se puede convertir en un misil. Es un coche para pasear con todo el encanto del mundo, y quedar bien en los ambientes más exquisitos gracias a su estética retro, desenfadada y atemporal. Hay un mercado de piezas aftermarket para reparar y preparar que hace palidecer al más caprichoso.


6.- Mitsubishi Colt 1.6.- La mayoría son posteriores al año 2000, rondan los 3.000 euros y estan muy frescos aún. Es un compacto pequeño que comparte chasis con el Lancer de la época (cuando los Evos 4-5-6), los Carisma, los Volvo S40 y V40, de ahí su notable anchura y su excepcional rigidez y compostura pasando por curva. Su equipamiento es propio de un coche de hace 30 años, cuentan con cierre, aire acondicionado, elevalunas, dirección asistida, un airbag y poco más. No tienen ABS (bien!), no tienen espejos eléctricos, no tienen ordenador de abordo (oiga, ni la tempratura exterior, ni consumo, ni nada!). Su motor 1.6 monoarbol, 16v. es una mina de alegría por encima de 4.000 rpm, sus diminutos frenos detienen el coche en pocos metros, y con unas ruedas de 195/50 R15 se convierte en un festival de cruzadas y reacciones divertidas. Un gran desconocido que nunca deja indiferente a quien lo prueba. Base perfecta para crear un "sleeper" que nadie conocerá.


7.- Nissan 200SX S13.- Ultimamente se estan subiendo mucho mucho a la parra con los precios, y sinceramente, pocos son los que podemos encontrar en verdadero buen estado. Yo he visto más de 15, de distintos conocidos-amigos, y creo que en buen estado he visto sólo 4. Por contra, es un coche con tracción trasera y un motor turbo contundente de 170cv, que admite potenciaciones fáciles por encima de los 200cv. Hay diez mundos de piezas y mercado para comprarle cosas a este coche: desde motores nuevos, motores de otros coches, kits de carrocería para todos los gustos, interiores de carbono, turbos, frenos, suspensiones, baquets, conversiones al morro del modelo japonés (o el 180SX o el Silvia, los dos). Una leyenda del Drift para muchos, una ruina de problemas interminables para otros. Yo creo que vale la pena buscar uno y liarse la manta a la cabeza, los he visto con más de 300cv empujando como demonios, e impone bastante respeto verlo llegar...


8.- Peugeot 205 GTI.- Poco hay que decir de este icono de los tramos de montaña, de la competición a todos los niveles (desde los slaloms más quemados hasta el grupo B de rallyes). Su cotización está empezando a dispararse bastante, y los tenemos en buen estado por unos 4.000 euros, con 140cv, y un chasis a prueba de bombas. ¿Piezas para mejorarlo? Las tenemos oiga, ¿quiere cajas secuenciales de dientes rectos? ¿Suspensiones Peugeot-Talbot Sport para circuitos? ¿Jaulas antivuelco? ¿árboles de levas con cruces imposibles? Mandale el catálogo de Donspeed a los Reyes Magos y déjales a ellos elegir. Nunca fué tan ágil como el 1.3 Rallye, pero su inyección electrónica en lugar de carburación hacen de él un coche más razonable y fiable para utilizar a diario.

9.- Renault Clio 16v.- Muy parecido al 205 GTI en cuanto a configuración, otro mito de los rallyes y de las carreras. Su motor 1.8 16v entregaban 140cv de los de antes, llenos de rabia y violencia. Su chasis estaba un mundo por delante del de su predecesor, el Renault 5, pero aun así, es un chasis peleón, con reacciones sorprendentes que exigen del piloto una pericia notable, y un descarado desprecio por la propia vida. He visto con mis propios ojos a un piloto aficionado llevar uno de estos, con frenos de Clio Sport 182 y amortiguadores Kayaba, y no ser capaces de seguirle ningún Clio Sport 197 por la montaña. Vive le sport!

(foto de un lector asiduo haciendo lo propio: fuelwasting)

De momento estos son los coches más apetecibles que se nos han ocurrido en un vistazo rápido. Como decíamos al principio, hay muuuuuchos otros, cada uno será capaz de aportar media docena más a la lista, eso seguro. Nosotros conocemos de cerca estos 9, y podemos garantizar que las posibilidades de diversión que hay en ellos son infinitas. No podemos decir lo mismo de muchos otros, teniendo un límite de presupuesto como el que hemos puesto de 5.000 euros. Posiblemente pasados unos meses se nos ocurran otros 9, las cotizaciones del mercado hayan cambiado de nuevo, y se presenten opciones nuevas con las que ver el mundo pasar más deprisa (por ejemplo, yo mismo estoy esperando que los Lexus IS200 bajen un poco más para tener coche formal y práctico por menos de 5.000 euros).


Otras opciones por precios similares también son apetecibles, pero las desaconsejamos por su dudosa fiabilidad mecánica y la ruina en la que podemos meternos si pensamos en repararlos para ir tirando. Así, sentimos dejar pasar los gloriosos C36 AMG que rondan los 5k, o los M3 E36 que bajan de 7k; los Nissan 200SX S14 que hay por menos de 5k con el motor y el turbo arrasados, y otros tantos ejemplos en los que es mejor invertir un dinero por conseguir una versión en buen estado.

El que no disfruta de un coche divertido es porque no quiere. Y me sé de un becario que con un sueldo ínfimo se hizo un utilitario racing para diario y un descapotable para los fines de semana...