Sr. Pera jueves, 16 de septiembre de 2010

Charlando con gente del mundo de los deportivos, los clásicos y otras maravillas, muchas veces sale el tema de lo fácil que resulta hablar sobre coches ajenos hasta que son propios, y de lo distinta que es la opinión de quien prueba un coche 3 días, a quien realmente lo posee.

(Sierra RS Cosworth, parque movil de FW)

Salvo honrosas excepciones, la mayoría de la gente que escribe en la prensa sobre coches deportivos, nunca ha tenido uno. Se escudan en argumentos como que "a mí para ir a trabajar este me lleva y me trae", o "con la familia no puedo tener uno", o "yo pruebo los que me toca, y así no necesito comprar uno". Argumentos todos muy respetables, pero que no excusan el resultado final: Hablar sobre la tenencia de coches que no se tienen.

Parece una tontería, pero no lo es. Y deja de serlo justo en el momento en el que tienes un deportivo. Hasta entonces leías los artículos donde se probaban fabulosos Porsche's, impresionantes berlinas alemanas y descapotables radicales, y soñabas con tener uno. Todos imaginamos los números, los gastos, y las precauciones, y coincidimos en las opiniones vertidas por quien los prueba para publicar. Hasta que nos compramos uno.

(Nissan Sunny GTi-R, parque movil de FW)

Y entonces nos dan ganas de hablar con el señor que hizo el reportaje. Porque durante los primeros días todo lo que percibimos es igual que en el artículo. Flamante, de ensueño, divertido, caro... pero con el paso de los meses, afloran otras cosas que el probador no conoce. Su mantenimiento, determinadas averías congénitas en ese modelo, comportamientos indeseables en algunas circunstancias, incomodidades que no esperábamos, problemas hasta sentimentales y sociales...

(Nissan 200SX S14, parque movil de FW)

De este modo, el probador incluso se permite aconsejar al potencial comprador. "Este coche perite utilización a diario", "podremos viajar cómodamente en él", "no tendremos problemas en utilizarlo incluso como coche para ir a trabajar", "su valor de reventa está garantizado"...

(Mazda Miata y Renault Clio Sport 197, parque movil de FW)


Luego uno se da cuenta de que el roadster que ha comprado no lo puede usar a diario, porque en según que sitios le han rajado la capota. El deportivo para uso diario no permite guardar más de dos mochilas, y produce un gasto de mantenimiento a largo plazo descomunal (ruedas, aceites, revisiones de las transmisiones). Lo queremos vender y nadie nos llama, porque es sabida su poca fiabilidad. Eso un probador jamás lo va a valorar, y un usuario SIEMPRE lo va a padecer.

Entonces cabe pensar, "Bueno, yo no tengo este coche que voy a probar, pero en internet y en los foros he leído mucho sobre la gente que tiene estos coches, estoy informado de primera mano". Y resulta que no es así, porque nadie va a publicar muchas cosas sobre su propio coche. A nadie le gusta admitir que su coche es poco fiable, que ha sido un timo, que no corre nada o que directamente está mal hecho.

(Mitsubishi Colt/Mirage 1.6, parque movil de FW)

Nosotros en FW tenemos la suerte de probar coches propios y ajenos, siempre asesorados y enseñados por sus dueños sobre los pormenores de "TENER" ese coche. A parte, somos afortunados por haber tenido un parque móvil variado, y haber sufrido y disfrutado la posesión de determinados coches deportivos, o de tener relación de amistad muy muy estrecha con más gente que tiene, sufre y disfruta deportivos pata negra, con los que hemos compartido horas de taller, compras conjuntas de piezas, averías, viajes... Por eso, desconfiad de los consejos que os den los probadores que no tengan un deportivo, su validez puede ser enorme, pero nunca absoluta, por mucho que sepan y prueben, no han experimentado la situación real, bien distinta. Desde la barrera se ven los toros fenomenal, pero cuando es uno mismo el que tiene que hacer esfuerzos por pagar la letra del coche, por dejarlo parado 6 meses por una avería seria, el que ha discutido con sus seres queridos por la simple tenencia de un deportivo, el que ha pasado del amor al odio (y luego al amor) con un coche por sus complicaciones, de verdad SABE lo que es TENER un deportivo. El resto, sólo conoce de su usufructo, que según el Código Civil español es el "uso y disfrute" de la cosa sin ser propietario.

Sobre si esa suma de sufrimientos compensa o no la tenencia del coche, y sobre si enriquece la experiencia y el cariño de nuestro deportivo, hablaremos otro día. Y de primera mano.

PD: Sobre los coches propios probados a día de hoy: 
- El Nissan S14 ha pasado a ser preparado para competición y pronto lo veréis terminado, hubo que rehacer la caja de cambios y el turbo.
- El Renault Clio Sport, aún en garantía y con menos de 50.000 Km dejó de arrancar el lunes, pero está siendo reparado en servicio oficial.
- El Mitsubishi Colt 1.6 cumple 190.000 km, con dos averías en su historia: Un embrague defectuoso y una válvula de ralentí desgastada.
- El Mazda Miata aún no hemos publicado su prueba, pero en 6 meses ha habido que cambiarle la capota, el radiador, el aceite dos veces, los frenos, el equipo de sonido quemado, la culata planificada, válvulas, retenes, y aún tiene cosas pendientes.
Pronto podremos probar más coches, hay algunos por llegar, otros por terminar de reparar, y amigos que todavía no se han prestado a hacer la prueba de sus coches, después de tantas horas de trabajo compartido... ejem! que sois unos cuantos! ;)