Sr. Pera domingo, 29 de agosto de 2010

Volvemos con el mundo de los coches preparados al gusto del consumidor con piezas que no son de origen. Esta vez toca hablar de otra fuerte corriente de aftermarket, que al igual que el JDM del que hablamos hace poco, muestra su mayor esplendor a finales de los 80 y durante los años 90. Hablamos del estilo alemán.


Para hablar del rollo German, antes de nada tenemos que aclarar nuestras intenciones: Vamos a intentar centrarnos en el aspecto racing del aftermarket, separándonos del tuning. En el estilo alemán es muy dificil muchas veces, pues ambas vertientes se entrelazan con facilidad.

El estilo alemán es uno de los más ricos, tiene para todos los gustos: tremendos misiles para sembrar el pánico en la autobahn a más de 300 kmh, pequeños pepinillos para tramos y circuitos, motores turbo, motores atmosféricos, motores boxer, en "v", en línea, en "w"... posiblemente la nota común que marca el tono de toda la canción sea el barroquismo y lo extremo en cada preparación. De ahí los típicos Golf MK1 con motor VR6 turbo de más de 300cv que andan por internet, los BMW E30 con motores de M5, los Porsches Turbo con más de 600cv, etc.


A diferencia del JDM, el estilo alemán permite una tremenda flexibilidad a la hora de elegir marcas de piezas, y nadie pondrá el grito en el cielo por montarle al coche piezas de fuera de Alemania. Lo que sí es sagrado es que el coche sea de un fabricante alemán, y preferiblemente VW, Audi, BMW, Mercedes o Porsche. En esta cuestión de las marcas, siempre hay preferencias, y siempre triunfan los asientos Recaro (ojo a los gloriosos Recaro Speed que tanto vimos en los 90, formando parte del equipamiento de serie de algunas versiones radicales de coches deportivos), llantas BBS (si hablamos de un coche "old school", es obligado hipotecar la casa por comprar unas BBS RS con garganta pulida, o unas ATS si disponemos de menor budget), suspensiones Bilstein, y otras maravillas de indudable calidad.


El estilo estético pasa casi siempre por rebajar la altura del coche hasta el máximo, y calzar llantas anchas (no necesariamente de gran diametro, pero sí de buena anchura), bien desplazadas hacia afuera, y con gargantas. Es un estilo mucho menos "racing" que el JDM, pero más brutal. Un japonés para potenciar un pequeño GTi utiliza un motor ligero y lo hace subir de vueltas, si acaso con un compresor, asegurando la tracción y la eficacia en curvas siempre. Un alemán, potencia un Golf GTi Mk1 montando un turbo y subiendo hasta los 250cv. Es cierto que casi siempre estos coches se vuelven ingobernables, y son de todo menos eficaces, pero desde luego son espectaculares en aceleración y velocidad máxima. El asunto de rebajar el coche hasta el suelo tampoco es precisamente lo más recomendable para una conducción espirituosa, pero dicen que para presumir hay que sufrir...


Son una cultura con enorme tradición en el automovilismo, tienen a 3 de los mejores fabricantes de coches del mundo, y su campeonato nacional de turismos (la mítica DTM) se ha extendido por todo el mundo. Por eso tienen su identidad propia, que llevan con enorme orgullo, y de la que nadie puede mofarse, bajo pena de ser aplastado por un M3 E30 con motor de M5 E34, o un Golf VR6 con turbo y 300cv (ambos ejemplos se pueden encontrar en los alrededores de Madrid. Yo tengo que reconocer algo personal, y es que sueño con algún día poder hacerme con un Mercedes 190 2.3-16, bajarle la suspensión, ponerle unos Recaro Speed negros, y calzarle unas llantas BBS RS en 16x8, lo que unido a un escape DTM me convierte en el "Wagenmeister" por derecho propio (y me haría ir a todas partes escuchando a Wagner, un espectáculo vamos).


Tal vez el problema que vemos desde FuelWasters, sea la delgada línea que separa este estilo del tuning puro y duro, y es que sólo los preparadores con gusto más refinado, pueden hacer una preparación sutil y elegante con auténtico sabor germano; sin que la estética se les vaya de las manos ni caigan en el efectismo de engordar el coche por fuera y dejarlo pobre mecánicamente. Ahora es vuestra responsabilidad mostrar esos Golfs y esos E30's con orgullo, decorarlos con estilo y ponerles culatas multiválvulas que hagan de este un mundo mejor.