Sr. Pera miércoles, 11 de agosto de 2010

Mercedes está tomándose muy en serio su plan de "revival" con su flamante SLS AMG. Empezó como un ejercicio de estilo para revivir su mítico 300SL "alas de gaviota". Finalmente llegó a producción, a la calle (¡yo ya he visto dos en la carretera!), con su estética totalmente retro por dentro y por fuera, y ahora se meten a revivir la vieja costumbre (ya olvidada) de grabar un cortometraje con el coche en acción, en condiciones épicas.

En 1976, aparece un vídeo con una cámara profesional anclada en el morro de un coche, con el que un incendiado conductor atraviesa las calles de París a toda velocidad, para al final alcanzar su destino, y llegar a una cita con una chica que le espera. El vídeo ha sido mítico durante décadas, y nada se sabía sobre coche o piloto hasta 30 años después. Todos pensaban que era un Ferrari con algun piloto de F1 de la época, y nada más lejos. El coche era un Mercedes 450 SEL 6.9 (dicen que el sonido está doblado con el de algun Ferrari encima), y el piloto en cuestión era Claude Lelouch. 34 años después podemos ver un video en el que Lelouch vuelve a coger el Mercedes para hacer el recorrido (despacio), explicando todos los detalles (era al amanecer con poco tráfico, tenian la cámara atada al morro del coche, e iban dos personas dentro del coche con él, etc).



Pero el clásico por excelencia, es el vídeo de 1988 en que vemos a Ari Vatanen subir Pikes Peak como un misil abordo de su Peugeot 405 T16 de rallyes, con un montaje profesional (ganó el festival de cine de Chamonix de 1990), y un desprecio por su propia vida que todavía hoy sigue impresionando. El video es puro arte, y sin duda se ha convertido en el corto por excelencia en el mundo del automovilismo. Ningun otro video ha despertado tantas pasiones, y es que ver a Vatanen besando la muerte al borde del camino, conduciendo con una mano para taparse el sol con la otra, es algo que ninguno olvidaremos jamás.



Ahora Mercedes quiere retomar estas viejas leyendas, y de paso innovar en la tecnología. Para ello ha grabado la que llaman "la película en 3D más rápida de la historia". Un Mercedes SLS AMG, el ex-piloto de F1 David Couldhard, y las legendarias carreteras de la Isla de Man. Han necesitado otro SLS como coche cámara, un helicóptero, y todo un despliegue de medios para que el resultado sea un corto en 3D donde se aprecie el sonido embrutecido de su motor, y la velocidad apabullante de un coche a más de 250 kmh por carreteras públicas.

El resultado lo podéis anticipar a continuación, si bien el visionado del original, en 3D, y con sonido surround, puede valer bastante más la pena...