Sr. Pera jueves, 14 de mayo de 2009

¡Ya tenemos el coche listo! Ahora estamos deseando comernos las carreteras y perdernos por ellas sin rumbo fijo, pero antes tenemos que tener en cuenta una serie de puntos que garanticen nuestra seguridad, la de los demás, y la legalidad de nuestras acciones.

Lo primero será conocer el coche y su comportamiento, y si nos es posible, coger el coche para nuestros trayectos diarios durante un tiempo. De esta manera, y sin forzar ninguna situación, iremos conociendo de forma espontánea las maneras de el coche. Sin dejar de cumplir las normas de circulación y respetando el sentido común, podemos sacar partido a la conducción. Las incorporaciones a las carreteras principales nos exigen una fuerte aceleración para circular a la velocidad recomendada. Las rotondas no dejan de ser 3 curvas enlazadas (derecha - izquierda - derecha), y así un sinfín de ocasiones diarias en las que iremos viendo el comportamiento de nuestra máquina, y que nos hará ir previendo esas reacciones y aprovecharnos de ellas.

Si nos es posible pasar un rato rodando en circuito, mucho mejor. Acceder a un dia de tandas libres, o de tandas privadas, no es demasiado complicado (internet es nuestra amiga una vez más), y aunque tendremos que guardar ciertas precauciones para poder ir y volver conduciendo nuestro coche sin que fallezca en la pista, la experiencia resultará satisfactoria (100% asegurado, palabra).

Por último, podemos hacer un plan de escapada de un día, circulando por carreteras secundarias que conozcamos bien. Todo lo seguros que vayamos es mayor concentración en la conducción. De momento tenemos bastante con llevar el coche con un control fino-fino, como para tener que improvisar además una trazada que no conocemos...

Las carreteras de montaña son uno de los máximos placeres de la conducción. Hago hincapié otra vez en el respeto por las normas. No hace falta correr para disfrutar de una apurada de frenada, una fuerte aceleración, un excelente paso por curva, una trazada perfecta, o enlazar curvas seguidas con total decisión. Aprovecho para recordar que NUNCA debemos trazar por fuera de nuestro carril, nuestro mundo está delimitado por esas rayas del suelo, y bajo ningun concepto debemos "recortar" por el carril del sentido contrario ni siquiera asomando una rueda (recordemos que las motos tienen menos margen de corrección en curva que nosotros y pueden venir de frente por su carril detrás de cada curva)

Poco a poco la afición irá aumentando, las tandas de circuito se convertiran en reuniones de amigos planificadas como viaje de placer a algun circuito lejano (Montmeló, Valencia, Jerez, Ascari, Nurburgring, Brands Hatch, etc.), las escapadas a la sierra en viajes planificados para conocer regiones, y todo ello disfrutando del camino con una conducción cada vez más precisa, más ágil, más segura, y más divertida.

Y entonces seréis auténticos FuelWasters.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?