Etiquetas

jueves, 18 de mayo de 2017

Gimme Gimme Gimme Chatarrillas

Chatarrilas del mundo, venid a mí. Dejad que las chatarrillas se acerquen a mí. Dadme una chatarrilla y moveré el mundo. Mil frases célebres que justifican el comprarse una chatarrilla infecta, y por qué son la cura milagrosa para pasarlo bien y dejar a un lado el postureo más espantoso.



Todos estos meses de silencio y reflexión, conociendo a unos y a otros, y estudiando bien sus palabras... Interesarte en cada caso, en el coche que conduce, y en cómo lo conduce... Todo esto me ha llevado a una pequeña teoría personal:

Uno nunca corre según el potencial de su coche, sino como su bolsillo le permite.

Esto explica tantas cosas... Desde el motivo por el que un Inglés hace mejores tiempos que un WRC en una carretera de Mallorca con un coche de alquiler (el famoso "mental on a rental"), a por qué un gañancillo con una Citroen C15 le puede dar sopas con ondas a muchos, o por qué tantos clubes de coches superdeportivos se dedican a dar paseitos y no sacan los coches a circuito nunca (y cuando lo hacen van de paseo).

Muchas veces, a pesar de que nuestra afición no tiene mucho sentido, y correr con el coche suele ser sinónimo de "hoguera de billetes", al final reina algo de sentido común, y es el miedo a romper algo muy caro lo que nos acaba frenando. De hecho parece que nos frena más el tener que cambiar una transmisión, que darnos la galleta definitiva contra un árbol! Pero así somos.


Yo cuando tenía mi E36 armado y bien armado, al final iba por la calle pisando huevos con miedo a romper la suspensión roscada, o que con los baches se me desprendiese un faro, etc. Y cuando me compré el Skoda Octavia nuevo (coche de diario para la familia), iba como un energúmeno, más rápido que con el E36 en la mayoría de situaciones de la vida real, porque no se desmontaba nada, tenía garantía, y seguro a todo riesgo... Algo se cocía en esta cabecilla.

Y muchas veces me tentó la idea de decir "necesito una chatarrilla que no me duela si se rompe un parachoques, si le cambio un faro, si le pego un bordillazo y le doblo un trapecio... necesito algo con lo que correr sin sufrir". Pero claro, la mayoría de esas chatarrillas no son "rasin" ni suelen tener motor más allá de los 80 cv...

Entonces te das cuenta de que la potencia, para determinados casos, te da bastante igual. Siempre que el cacharrillo se mueva con decencia y alegría, te da igual si tiene 70cv o 100... Al final siempre estamos todos defendiendo las sensaciones por encima de los caballos o de la eficacia, cuando queremos maldecir a los coches modernos que corren mucho y que se pueden llevar con una mano en el volante y la otra en labores de extracción nasal. ¿No defendemos eso? Pues seamos consecuentes cuando de una chatarrilla divertida se trata, aunque tenga 4 cv.


En esta línea estuvimos defendiendo el Smart Roadster de 82cv hace unos años, porque aunque no tenía casi motor y su cambio secuencial era más bien lento, las dosis de diversión y siembra del mal por las curvas eran elevadísimas. Y eso es lo que queremos en gran medida. El caso del Smart Roadster no es de "chatarrilla" porque cuestan su buen dinero, y yo me estoy refiriendo a auténticas chatarrillas de cuatro duros.

También recuerdo que la tontería del Fiat Cinquecento Sporting me dio cuando un amigo me dejó probar el Cinquecento Suite que utilizaban en su pizzería para hacer repartos... Aquello no aceleraba absolutamente nada, pero pasar por las rotondas con ese coche era una absoluta risión, y me hizo recorrer la misma avenida de rotondas bajo la lluvia repetidas veces, cada vez "más rápido" (probablemente no, porque aquello no corría nada), hasta que ya me lo quitaron de las manos porque no habíamos ido a eso. 

Y es que las opciones de divertirse con un juguete de coche de 1.000 euros, que no te duele si le rompes una transmisión o le doblas un trapecio, porque lo puedes solucionar con 60 euros de desguace, son infinitas. Luego uno puede ir haciendo sus mejoras, claro está, pero yo no invertiría demasiado en ese coche, porque al final uno termina temiendo recortar una curva por si se estropean sus suspensiones de circuito, y es justo lo que queremos evitar. Es fácil animarse y convertir la chatarrilla en algo que ya no es chatarrilla...

Obviamente el precio de una chatarrilla lo determina el presupuesto que tenga cada uno. Para un coleccionista de Ferraris clásicos, un BMW M4 es una chatarrilla, porque si le da una galleta contra un guardarraíl, sólo le costará 20.000 repararlo, y no los 200.000 que le cuesta tener reluciente cualquiera de sus Ferraris de los 60. Para mí, que tengo un Mercedes de 1993 que me ha costado 2.500 euros, y por el que ando rebuscando por media Europa en busca de una moldura que me falta, el concepto de "chatarrilla" se reduce a coches de 1.500 o menos...


Pero la diversión que te proporciona un cochecillo de estos, que apenas corre, pero que te permite exprimirlo a fondo con una sonrisa en la boca, y sin que nadie te comprenda, justifica la compra con creces...


¿Ejemplos?

Nuestros amigos de Johnnie Pyston se armaron un Seat Panda para el famoso Panda Raid. Lo he estado mirando en detalle, y la verdad es que lanzarse al desierto del norte de África con esa lata y una rueda de repuesto, es (como mínimo) una aventura. No digo que te compres un Twingo y te vayas al Sáhara, pero las risas que te echas con él en muchas situaciones, son impagables.


Nuestro amigo Sr.Culebras muchas veces conducía más rápido y disfrutando más un Opel Corsa de 8 cv (encima al acelerar le sonaba una correa como un platillo volante de los años 70), que con su 328i ciclado del infierno, con el que cada grieta del suelo puede hacerle despegar.

El Suzuki Swift 1.3 8v (no el GTI) de nuestro amigo David (¿Qué David? Pues uno), le trajo muchas más multas a casa por hacer el oso, que su Mitsubishi 3000GT VR4 de 90.000 cv que cortaba en 2ª a 140 kmh y que podía alcanzar velocidades de cárcel sin pasar de 3ª, al que todos temíamos.


Las hazañas que se han llevado a cabo en la mitad oriental de Europa con los insulsos Skoda Felicia, son épicas. Hay algunos a la venta por aquí, son raros de ver, y no tienen demasiado interés... pero supongo que cualquier chatarrilla carece de interés también!

El Twingo que reparte las Pizzas del pueblo donde vivo (perdido en la Sierra de Madrid), es conocido por ser el auténtico líder imbatible de aquella zona. Ni E36 de circuitos, ni Lancer, ni historias. Ese hombre se jugaba su jornal si llegaba tarde a una entrega, y no le ibas a echar mano te pongas como te pongas.

Aún recuerdo que Sr.Culebras, Sr.Coco y Sr.Pera nos pusimos de acuerdo en parar nuestra escalada de modificaciones en los E36 para ver quien se hacía el mayor misil de circuitos, y comprarnos 3 Hyundai Accent de los primeros, los tres idénticos, para ponerles unas ruedas, una suspensión, un asiento, y a correr por cuatro duros a la velocidad del moco, pero en un nivel de risas y rivalidad insuperable...

Aún recuerdo mi bienamado Miguelito, en sus inicios, con 103 cv para 1.000 kg en orden de marcha, unos koni y un filtro de aire guarrete, era el terror. Porque si el suelo se ponía complicado (cosa cada vez más frecuente, porque ya no se gasta dinero ni en pavimentar bien, ni arreglar los destrozos) me daba exactamente igual, aquello pisaba igual de bien y no hacía extraños. Y si los hacía, mejor, porque con su peso y sus reacciones "predecibles" te llevabas una agradable sorpresa, lo metías por su sitio sobre la marcha, y te llevabas una sonrisa de regalo.


Por eso quiero parar en el camino para alabar las chatarrillas que tan felices nos hacen. Yo quiero una. Ahora no puedo tenerla, pero probablemente a medio plazo me acabe comprando una. 

Porque tener un coche que es un misil es algo maravilloso que todos deberíamos experimentar alguna vez en la vida. Tener un coche de museo es algo muy especial, una ilusión que te hace bajar al garaje sin motivo simplemente para contemplarlo, y el único hecho que justifica que tengas ganas de darte una paliza a lavar y abrillantar el coche. Pero además de todo eso, el placer que te da una chatarrilla con la que correr despreocupadamente, reirte tú solo o en compañía, y aparcar sin pensar si el coche de al lado te dará un portazo al abrir, es algo muy necesario también

Me consta que muchos de vosotros tenéis grandes recuerdos de chatarrillas en vuestras vidas. Este es el lugar donde compartirlos, en los comentarios:

43 comentarios :

  1. Mi chatarrilla particular es un Orion de 90cv (cuando era nuevo). Las mayores locuras que he hecho en mi vida al volante de un coche han sido con ese "trasto". Ni con el Clio, ni con el 328ti me la he jugado tanto nunca.

    PD: "Al final siempre estamos todos defendiendo las sensaciones por encima de los caballos o de la eficacia." Es lo que siempre he defendido: SENSACIONES.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No hay ni que recurrir a Twingos, los MG ZR 1.8 160 los encuentras con suerte por menos de 1000 con cosas por hacer, y los Ford Puma 1.7 125, 3/4 de lo mismo... reivindico el Swift 1.3 8v del '00 al 02 creo, los de los faros antinieblas redondos, son 80 cv, para diario se mueve muy bien y hace unos consumos cojonudos

    ResponderEliminar
  4. Por fin se reconocen​ a éstos coches que tanto servicio y tantas alegrías dan. En mi caso, mi daily avernario es un Saxo 1.4i (originalmente 1.1i) 5p... Eso de ir deslizando la trasera mientras vas como si fuera robado es una sensación acojonante Jajajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Los Mazda mx3 cuestan dos duros y dan bastante guerra.
    Me molan tus reflexiones, se llama madurar, yo también estoy en el proceso

    ResponderEliminar
  6. Vuelta a los origenes que yo veia hace tiempo de fuelwasters,Las SENSACIONES! doy fe de que lo que se disfruta con un swift no tiene precio!!
    me encanta esta entrada!

    ResponderEliminar
  7. Cinquecento 39cv. No llevaba nada (ni AA, DA, elevalunas, ni tan siquiera radio) es con uno de los que mejor lo pase. Se llegaba a poner a 3 ruedas en las rotondas.

    ResponderEliminar
  8. Mi r19 16v. Y mira que he tenido buenos coches, entre otros un williams, un BMW nuevo (que se suponía que era mi coche ya de hombre serio y maduro) pero después de 15 años lo sigo echando de menos... y si, ahora, con sueldo fijo, y una posición mucho más tranquila que en esas locas épocas, me apetece más que nunca una chatarrilla, pero quizás me haya vuelto miedoso y no me doy decidido en adquirir algo.

    ResponderEliminar
  9. Aprovechemos mientras podamos. Llegará un día (no muy lejano gracias a los "hayuntamientos") que comprar un chatarrilla siendo de ciudad este peor visto que darle a la "drojaina".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Soy el unico que al final le acaba cogiendo cariño a la chatarrilla y al final tampoco puedo practicar el aparcar en un centro comercial entre todos los demas coches para que no me lo jodan mas de lo que ya esta? O igual soy demasiado maniatico

    ResponderEliminar
  11. Ford ka de 60 caballos... el coche con el que mejor me lo he pasado sin duda alguna. Me dejaba medio depósito cada noche que salía con él. Siempre pisando a fondo, siempre al corte, las ruedas gritando en todas las curvas... eso sí que era pura diversión. Para no correr nada volaba! Efectivamente sólo se pueden hacer estas cosas con estos coches... viva las chatarrillas!

    ResponderEliminar
  12. yo gozo con mi sportKA como perra en celo!!!

    ResponderEliminar
  13. Mi chatarrilla es un 206 RC que compre muy barato y trato como si fuese un 206 GTI de 1500€...disponible para pruebas por supuesto

    ResponderEliminar
  14. Que razon tiene Sr. PERA tengo un 320i coupe 08 que es mi el niño de mis ojos lo tengo impecable como de fabrica y lo disfruto mucho. Pero con el Fiesta del 95 gasolina y a pelo (sin ABS direccion asistida TCS....ect) era una barbarida lo bien que me lo pasaba y lo despreocupado que me tenia si rayas o golpes de parking. Era un bichete rabioso y divertido como el solo

    ResponderEliminar
  15. Yo últimamente pillo el galant 7 generación de mi abuelo y tengo que decir que con los tapacubos y el interior no parece lo mas "racin plimo" pero hay que ver lo que corre el condenado y como la suspensión multibrazo hace que este siempre en su sitio, pena que cuando escogio entre este y el lancer GSR escogiera el galant por eso de este tiene mas maletero

    ResponderEliminar
  16. Me vine arriba con lo GSR, creo que era GLX y que aparte había que traerlo de canarias

    ResponderEliminar
  17. Un gusto volver a leer un artículo con marca de la casa.

    En mi caso la chatarrilla en cuestión fue un Golf III 8v al que le puse volante, baquet y arnés. El pobre acabó en el desguace con el cigüeñal doblado, pero se fue bien disfrutado.

    ResponderEliminar
  18. Yo conozco a ese David jijiji, fue el que me ayudo a montar varias cosas de su 3000GT al mio y tambien me acuerdo de ese Swift. Si lees esto, soy el de vr4 blanco que te compro el filtro y la valvula de descarga. Un saludo compañero!!

    ResponderEliminar
  19. Golf mk2 GTI 8valvulas,ruedas de 15 pulgadas y un volante momo.
    Ligereza,simplicidad mecanica y 15 pulgadas... que se note lo que pasa entre volante y neumaticos... deslizar, levantar,corregir reir y sudar.
    Seguir así sois geniales.

    ResponderEliminar
  20. Yaris 1.0 16v vvti con unos koni sport. Para mí era un lujo, era nuevo por el 98, y tenia cambios cortisimos y el motor subía de vueltas con muchas ganas.... Encima fiable y barato de mantener. Q tiempos!!

    ResponderEliminar
  21. Tengo 23 años y mañana mismo me voy a comprar mi chatarra personal mercedes 190 2.0 por 1000 euros jajajaja

    ResponderEliminar
  22. Toledo 1070kg 90CV. no me des más

    ResponderEliminar
  23. Aquí, del otro lado del charco, pero en la parte de abajo... ehhh!!! muchas de esas 'chatarrillas' suelen ser los vehículos de a diario (y terminan siendo heroes de doble personalidad, unos de día, demonios voladores de noche), aunque incluso con precios prohibitivos para los hogares promedio, es muy comun ver que el carro de casa termina con uno que otro retoque y con el paso del tiempo, termina uno siendo un energúmeno en el carro de papá (y aquí comienza lo bueno)

    En mi caso, después de haber causado unos buenos daños de latas (mis primeros pagos se fueron directo del banco al taller) al fin aprendí a dominar el titánico tamaño y peso del Hyundai Elantra Avante de casa, y ahí comenzó el jodido bicho de la velocidad a picar... la ventaja es que el atmosférico 1.8 aun estiraba como atleta, pese a que llevaba más de 200K kilometros encima empujaba como buey, y apenas agarraba vuelo era fácil llevarlo duro por donde te quisieras ir, eso si, un poco pasado y se te quería salir el corazón porque el peso lo hacía poner de lado atrás con relativa facilidad (y la sonrisa en el rostro)

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Olvidé mencionarlo... y todos han sido propiedad de mi padre:

    Primer coche: Lada Niva 2121, modelo 81, con una dirección hidráulica heredada de quien sabe que mal dueño (para sustos y podredrume)

    Segundo coche: Renault 6, modelo 70, actualmente aun en manos de mi padre... corre más una tortuga, y hace un calor infernal adentro; pero se hace coger cariño el bicho ese, y aunque vas quieto, se siente como si fueras a 1000 km/h (por como suena todo jajajaja)

    Tercer coche: Lo mencioné arriba pero lo detallo, Hyundai Elantra GLS, Modelo Avante, 1800 c.c., Pesado como tractor, muy divertido... motor que aguanta golpes como Rocky Balboa, aun lo extraño (mi hermano hizo lo que todos creían que haría yo... lo supo "estacionar" contra un poste)

    ResponderEliminar
  26. NO todo lo que vale 1000 pavos es una chatarrilla inmunda que no anda.
    El año pasado me compré un clío II 1.6-16V
    Y con sus 110cv anda con sus 950kg y es bastante decente; frena bien tiene un chasis sorprendente para lo que se espera.
    Y encima gasta poco

    ResponderEliminar
  27. Que gran verdad, en mi caso es un Toledo 1.8 90cv. Este miércoles hizo 26 años, y el campeón está muy vivo! Sube muy alegre, no pesa nada, y me saca una sonrisa cada vez que lo conduzco. ✌️

    ResponderEliminar
  28. Nissan Primera Sr, 2000cc atmosferico, casi 400.000km y aguantó mil perrerias, aun se ven en circulación

    ResponderEliminar
  29. dios... Siempre que saco esta idea con mis colegas me llaman loco.
    Me alegra saber que hay alguien que piensa igual que yo.
    Amen.

    ResponderEliminar
  30. peugeot 106 1.1 + michelin energy(las primeras, ésas que no agarraban nada ni en seco ni en mojado)

    le subía las presiones adrede y eso era un festival juas!

    como me acuerdo de ese coche joer...

    ResponderEliminar
  31. uno de mis mejores amigos tiene un peugeot 205 1.8d ... pues la chatarrilla es las risa de mucha gente " adinerada " en bmws hasta que llegamos a las rotondas ... en el campo en cuarta a tope por los caminos , tiradas sanas de freno de mano ...
    Da igual el coche , lo importante el piloto y las ganas

    ResponderEliminar
  32. Siiiii señor!!! Mi punto del 97 sporting. 86cv de un 1.2.con menos de 1000kg.
    Y lo sigo teniendo, de baja temporal, y solo pienso que me faltó vivir una última locura con él, conducirlo a dos ruedas... ains que risilla tonta me está entrando jijijijijijijiji.

    ResponderEliminar
  33. Mi chatarrilla y primer amor de mi vida motoril fue un Seat 124 1200 c.c que me hacía más feliz que una perdiz los días de lluvia en las rotondas. Lo sacaba a caso hecho en cuanto caían cuatro gotas, que fácil cruzaba y que fácil controlarlo, era más noble el cabrito que muchos de los "coches" de hoy en día. Además de las rotondas en mojado mi especialidad eran los caminos de tierra de un pueblo cerca de Majadahonda que supongo aún me recuerda con terror. Posteriormente herede un Alfa Romeo 33 1.3 Boxer que hizo Granada-Madrid más rápido que muchos soplagaitas carrazos...cómo sonaba ese coche Dios mío y que mala leche destilaba. Ya estoy con la sonrisa de bobo a cuestas con mis historias de abuelo cebolleta.

    ResponderEliminar
  34. Hay días que me lo paso mejor con mi 318i e36 que con el s14, sobre todo cuando apuras el kiss yhe wall :-)

    ResponderEliminar
  35. Veo que muchos seguimos el mismo camino en esto de automoción jejee.

    Ayer lleve al taller un Astra 2.0 DTI Sportive (Yaaaaaaa, yaaaaaaaaa) con 377.000 kms, hace un mes tiro todo el agua y pensé que se comunico la culata porque al arrancarlo absorbía todo el agua, total que después de comprarle a la jefa un Mazda 2, me negaba internamente a tirarlo, sobretodo porque me paso lo que relatas en la entrada, uso el MX5 con roscadas (muy muy bajo) y semis todos los días y la verdad es que al final vas siempre con el culo apretado jajajajaaaa, y lo de aparcar es un suplicio, asi que lo he llevado al taller de unos tíos muy majetes, (uno de ellos corre con un Clio la copa) para que me den un presupuesto para ponerlo en marcha y seguir usándolo para ir a currar y no tener que preocuparme de nada, ir cómodo y gastar lo justo en él para sacarle el partido que se pueda.

    Sois unos cracks, de verdad que a veces creo que me leéis el pensamiento jejejee, seguid así, sois muy grandes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Si la elección del coche " chatarrilla " es la adecuada y le montas unos buenos neumáticos, puedes hacer auténticas maravillas con él. Adictivo e imbatible en conducción urbana.

    ResponderEliminar
  37. ...el pero es que " los chatarrillas " no van a poder circular en ciudades como Madrid y Barcelona dentro de unos años por ser considerados por la Administración como muy contaminantes( la mayoría tendrá la pegatina B y en algunos casos ni eso ).Habrá que ir en un coche-electrodoméstico híbrido a trabajar.

    ResponderEliminar
  38. Mi querido vw polo coupe GT del año 94 (1.3i catalizado), vaya coche valiente con sus 75cv. Me divertí con el (y más de un susto y boca abierta dejé)hasta que terminó aparcado en una estantería en un hueco de 1 metro cúbico, que el señor lo tenga en su gloria.

    AG

    ResponderEliminar
  39. Cómo olvidar el primer coche que me compré...mi fantástico Polo GT del 89 de segunda mano, con su pedazo de 1.3 y su carburador de doble cuerpo. Qué alegrías me dio, qué viajes!!

    Disfruté como un enano al volante y mi escaso presupuesto (se iba casi todo en gasolina) le monté un volante separado "Luigi" (o algo así) de agarre inmejorable (de verdad, era muy bueno para lo que me costó).

    Lo último que le hice fueron unos selex azules después de reventar los de serie en una rotonda.

    Juer! Qué recuerdos!!! Casi lloro!! Han pasado ya casi 20 años de aquello y aunque hace poco encontré un compact 2.5 viejuno que anda como un tiro (mirad lo que habéis conseguido!!), lo pasaba mucho mejor con aquel kart disfrazado de coche.

    Saludos y mucho ánimo para seguir escribiendo aunque sea cuando puedas!!!
    Dani

    ResponderEliminar
  40. Asi que te marcó el cinquecento eh, jajaja y las 4 quesos creo que también no? ;) todavía recuerdo aquel dia, y también recuerdo que menos de dos semanas despues ya me estabas contando para comprar uno y swapearlo, me a encantado la entrada y aunque escribo poco, os leo continuamente incluso vuelvo a echar algun vistazo a viejas entradas, un abrazo grande desde Lanzarote espero que nos veamos en breve

    ResponderEliminar
  41. Twingo 16v... Ese gran desconocido...

    ResponderEliminar
  42. En la misma línea de tus oscuros pensamientos, ha llegado a mis manos un Mégane Coupé 2.0 8v de 115 míseros, pero voluntariosos caballos. ¿La excusa? Un trasto para ir a trabajar. ¿El precio? Irrisorio, aunque casi regalado había que hacerle cosas y pintarlo. ¿Y luego qué? Pues a tocarle cosas y a circuito. Por supuesto, nada de grandes gastos, unos latiguillos metálicos, gomas nuevas (en llantas de 14") y a aligerar el peso que se pueda. Benditos zarrios baratos para el día a día.

    ResponderEliminar

¿Alguna objeción, súplica o ruego?