Etiquetas

jueves, 12 de junio de 2014

Papá, de mayor quiero ser chapista

De entre mis descubrimientos de 2014, Metal Formosis es sin duda mi favorito. Se trata de un blog que Barrigaster, su creador, comenzó hace poco tiempo como material de apoyo para sus alumnos en el oficio de moldear el metal y la chapa de un coche. Desde entonces lo he seguido con fervor, y poder traer hoy a Barrigaster a FuelWasters para que nos haga una introducción al ARTE de este oficio es para mi un lujo.



No me extiendo más en la introducción, porque lo mejor es que echéis un ojo a su blog Metal Formosis y descubráis lo que este caballero de la Cornisa Cantábrica viene a descubrirnos hoy, un oficio que para muchos se está perdiendo, y que tiene más de arte de lo que la mayoría aprecia a simple vista. Os dejo ya con Barrigaster:


PAPÁ, DE MAYOR QUIERO SER CHAPISTA


(La frase anterior tiene más gracia cuando no la dices a los 25 después de estudiar carrera y media… ... ¡vamos, vamos! a mis padres... ¡Ni puta gracia!) 

No había Geyperman ni Kent chapista, ni mecánico, ni siquiera algo con bastante más glamour como piloto de carreras, al igual que, por ejemplo, no hay Barby bailarina de streaptease (por no meterme en más follones), pero desde pequeño algo dentro de mí latía con más fuerza al ver las carrocerías de los coches, oír los motores de los coches de carreras rugir o ver a los “grandes” en sus luchas ancestrales... Prost vs Senna... También, algo en mí se aceleraba cuando veía restauraciones-customizaciones con las pocas imágenes que llegaban en la era de la oscuridad, a la que sobrevivimos los nacidos en la época pre-digital. Cuando internet llegó a mi vida fue como cuando J. Sabina cogió un diccionario por primera vez y empezó su educación sexual, sólo conocía dos palabras: “Custom” y “Hotrod”, pero me bastó para dar los primeros pasos y hacerme el camino que he recorrido hasta aquí. 

No importa cómo te acerques por primera vez a esto, lo único que importa es que lo has hecho. Lo malo, que es como comer y rascar… todo es empezar. Si te vas a aproximar a esto tienes que tener claro que has de hacerlo con el alma del guerrero. Cada pieza es una batalla, un reto. No hay cosas difíciles, sino falta de preparación o destreza, y ambas se trabajan. Aquí no valen atajos, no hay excusas, cuando un panel se trabaja bien se recupera, cuando se trabaja mal, se jode; y la masilla no lo arregla, lo tapa… pero nada más. Y entonces algún día tu vergüenza saldrá a la luz, en ese momento, aunque estés a miles de kilómetros de ello, sentirás una gran desazón: “y lo sabes”.



Chapista Vs Chapuzas (Ultimate Combat

Llega un momento que tenemos que empezar a diferenciar a un chapista de un chapuzas. El primero ama el metal, le escucha, le entiende y cual encantador de serpientes es capaz de hacerle bailar al son de su música. El segundo… el segundo… yo qué coño sé que le pasa al segundo, ¡vamos! no quiero ni imaginármelo, no sea que caiga en el lado oscuro de la chapa (tan tan tan tatarán tatarán…). Los chapuzas de cualquier especialidad deberían ser el eslabón perdido de la evolución, y la siguiente especie a extinguir. 

Aunque, realmente, de lo que quiero hablar no enfrenta al chapista contra el chapuzas… sino la gran pelea de nuestro tiempo en el mundo de la carrocería enfrenta: 

-¡A mi derecha, con martillo, tas y mucha maña: Eeeeel Chapistaaaaa!-, 
-¡A mi izquieeeerda, con espátulas, tacos de lijado y muchos kilos de masilla a sus espaldas: Eeeeel Cementeeeerooooo!- 

¡Que empiece el combateeee!-. Sí, amigos, el verdadero combate que se libra en los talleres es: Chapista Vs. Cementero! Y el gran error que se comete es pensar que da igual, que al final lo importante es que al pintar parezca reparado y con la forma lo más parecida posible: ¡ERROR! En ese caso el Cementero se lleva el cinturón dorado… pero TÚ venías a defenderlo…¿no? ¿eres lo suficientemente hombre?



(That’s the real man! men!)

Es un error desde varios puntos de vista. El del rendimiento económico de la hora trabajada, uno de ellos, pero a mi modo de ver no es el más importante. Ahora hablaremos de ello...

El cementero, el pobre, olvida el primer principio de la chapistería de vehículos que dice algo así como: recuperar dimensional y estructuralmente las características de la pieza original para que mantenga las condiciones de resistencia y estéticas exigidas. ¡Casi nada! Ya sé lo que estará pensando algún listillo… -Bahh! eso es para las piezas estructurales!-. Mi pequeño “jabalí”: ¡No! es para todas y cada una de las piezas de la carrocería. Al igual que el cuerpo de un ser vivo, una carrocería es un todo. 

Voy a explicar un caso: Sé que los coches no están hechos para esto, pero al final es una realidad y no la podemos obviar. Un golpe en, digamos por ejemplo, una aleta delantera, mal reparado, pero estéticamente perfecto a base de masilla puede sufrir una prueba de fuego estructural en cuanto tengas el coche aparcado por error en una zona de copas… de repente la típica nena boba o el típico gañán de 120 kilos apoyado en tu coche… el drama está servido… y no, no me refiero a que si lo ves te vas a poner como si te hubieran arrancado todos los pelos de un ####### con pinzas y en tu cuerpo se dispara un enorme pico de adrenalina y quieres vengarte. El drama está servido porque (y recordando que la pieza no está hecha para esto) la aleta original se deforma bajo la presión elásticamente y al ceder la carga recupera la forma; pero una pieza mal reparada no ha salido de rango plástico y entonces, amigos, la deformación que se puede producir es permanente… y la culpa no es sólo del gañán que se posa… sino también del cementero que la reparó. Doy un 75% de responsabilidad a este último. 

Desde el punto de vista del rendimiento económico del taller, el que piense que un cementero es más rentable que un chapista… yo le recomiendo que cierre el taller cuanto antes, eso o que aprenda matemáticas y a milimetrar lo que en su taller ocurre desde que se enciende la luz por la mañana para cambiarse de ropa, hasta que la apaga por la noche. Hasta aquí puedo leer. 

Esta última es la parte más visible y material de este Arte. Al menos a priori. Este Arte, que se está perdiendo, ayudaría a hacer más rentables miles de talleres en este país. Pero no debemos de olvidar que es un Arte y para practicarlo hay que ser Artista pero sobre todo muy profesional

¿Qué se puede llegar a conseguir? ¡Cualquier cosa! (Literal) Como dicen los Americanous “El cielo es el límite”… o más bien tú y tu imaginación. Desde fabricar piezas molonas para tus coches (doy por entendido que tienes La Enfermedad, así que un coche sólo nunca es suficiente), fabricar esculturas en chapa, reparar golpes leves o menos leves. El límite: tu imaginación y tu destreza, ambas son habilidades que mejoran con la práctica. La reparación de golpes es lo más inmediato que se te puede ocurrir… pero curiosamente, yo soy de los que piensa que se aprende a reparar aprendiendo a fabricar… adquiriendo poco a poco la sabiduría del metal. El metal está vivo, siente, se comunica, tiene límites y manías… Conociéndolo, amándolo, se consigue de él lo que se pretenda, y recuerda: “No lo maltrates, él nunca lo haría”. 

Caso 1: Imagina que encuentras en el granero de tu tío del pueblo al que no veías desde hace años un chasis documentado de un hierraco de los años 30, la carrocería se desmontó para restaurar hace 30 años y faltan la mitad de las piezas… pero te pega la paranoia romántica y te lías la manta a la cabeza… buscas fotos del coche original y bueeeno… pero los engranajes empiezan a girar… crock-crock-crocky de repente te imaginas fabricándote un hotrod del carajote. Pues ya tienes un macroproyecto… (tu cabeza consciente grita tanto de emoción que no se escucha a tu subconsciente en ese momento, y chassss! ya te has metido en un charco… que “sólo” cubre por la cintura). Encuentra las catiuscas que necesitas en mi blog ;-)




Caso 2: Imagina por un momento… imagina que eres como dos o tres compis de curro que “cuando eran jóvenes” (dicho por ellos mismos) tenían tal o cual moto, y que quedó olvidada en el garaje aquel o en el tuyo, tapada por las cajas que nunca se abrieron después de la última mudanza. Imagina que por ejemplo, la moto te dio mil alegrías y ruedas cuando no podías permitirte un coche… es el momento de restaurarla, o de algo mejor… customizarla… nakerizarla o hacerte una café racer que molan que te cagas… ¡pues las piezas de esas motos son más o menos sencillas y con un poquito de maña se les puede dar un vuelco estético guapo-guapo! 


Alimento y bebida

Un plegalatas que se precie se alimenta a base de acero dulce estirado en frío, aluminio recocido y en lo alto de la pirámide situaremos el acero inoxidable, pero sólo se toma en casos puntuales… mola mucho, pero es muy difícil de digerir. 

¡En ocasiones veo cobre! Es el chuche del metalero, muy fácil de trabajar, muy plástico cuando está recocido… muy caro (Aaaayyy! Pa la fragoneeeta!) y con poca aplicación en el mundo del automóvil si no estamos pensando en conductos o cableados. Pero es ideal para aprender… si tienes ocasión de encontrar un cacho… ¡recuecelo! Verás que es muy sumiso. 


¿Qué bebe un aspirante a Dios del Metal? Bebe de otros aspirantes. Sí amigos, se puede aprender de cualquiera… todos tenemos algo que enseñar en esta vida, aunque sea cuerpo (la última abuela me murió en el ‘95) ...puesto que los medios son caros y un aficionado no los utiliza full time, es buena idea si puedes unirte con otros enfermos (*) y compartir, no sólo enfermedad, también herramental, y por supuesto: aprendizaje. ¡Unidos seremos más fuertes! ...o al menos haremos más bulto.

Además de eso, hoy en día no hay escusa, me tienes a mí (#momentocómico). Hoy en día no sirve decir: -no sé cómo se hace- (leer con voz de bobo y dejando caer la mandíbula, ojito con la gota de saliva… controla!). Hoy tenemos internet, todo está en internet, y si no, habrá que ponerlo. Grandes Dioses del Metal se publicitan en internet y dan a conocer sus trabajos. No hay maestro malo si el alumno es bueno, hasta de los malos profesores aprendimos todos algo.

Hoy en día las fuentes son muchas y muy variadas: Foros, vídeos, blogs… sólo una cosa: ¡BEBE! En Metal Formosis iré haciendo entradas específicas de todos y cada uno de los Dioses del Metal que conozco o que irremediablemente irán surgiendo. Cada uno de ellos tiene una técnica favorita, unos serán fabricantes de piezas de automóvil, otros reparadores de piezas… pero lo mismo me salgo de la raya en lugar de esnifármela, y os sorprendo con un hojalatero o vete tú a saber qué. Todo con la misión de que aprendamos, de que tengamos otra visión, más amplia, más rica… MÁS, en definitiva.

Después de nutrirte e hidratarte, piensa, duerme y sueña, dormido… pero sobre todo: ¡sueña despierto! Imagina, crea en tu mente… cuando empieces a trabajar, por increíble que te parezca, habrá partes del trabajo que ya sabrás hacer, aunque no lo hayas realizado nunca, ya lo hiciste en tu cabeza, sólo te faltaba materializarlo.



El Don (no, no me refiero al tipo de Feo y Furioso):

Si por lo que sea tienes el Don, poco tardarás en saberlo. Ahora bien: estás perdido (¡pobre!). Ya no volverás a ser como antes, los engranajes de tu cabeza ya no serán tan silenciosos, puede que pases noches en vela visualizando cómo hacer este o aquel trabajo, o quizá tratando de repasar mentalmente ese arte nuevo que has aprendido en este o aquel libro, esta o aquella página web, ese vídeo que te mostró aquello que no habías sido capaz de atajar -justo antes de dormirte- pero no es hora de ponerse a probarlo… y la cabeza queda trabada ahí, crock-crock-crock… -¿por qué ese tío trabaja tan bien el aluminio?-; -¿cómo puedo hacerme una rueda inglesa?-; -¡necesito ese mazo de nylon!-... crock-crock-crock…

Si tienes el Don, tienes una gran responsabilidad. Una vez que uno es consciente de estar en posesión de él, tiene que alimentarlo, no puedes dejarlo en el olvido o lo pagarás caro. Palabrita de boyscout. El Don es felino; al principio, cuando uno lo descubre, cree tenerlo. Pero en cuanto te quieras dar cuenta: tú pertenecerás al Don.

Si no posees el Don, o crees que aun es con “d” minúscula pero sientes el ardiente deseo de ser un plegalatas homologado: TRABAJA. El trabajo es la clave. Una parte clave de trabajar el metal es ver, leer (…vaaaale, admitimos ver secuencias de fotos también), escuchar y pensar. Pero hasta que no toques, hasta que no coges y lo intentas, no sabrás si sabes. Y una vez que veas lo que ocurre… vuelve a pensar. Construye tu conocimiento, aliméntalo, hidrátalo… oblígale a vivir dentro de ti, porque eso es lo que quieres. Esto es artesanía. Y la artesanía es como la fama: ¡cuesta!


El Camino:

Siempre hay un camino, y a medida que lo recorres verás que no es fácil, pero sí es satisfactorio. Si echas un vistazo a mi blog, Metal Formosis, verás que el camino está por recorrer. Que es un bebé y está en pañales. Te invito a pasar y te pido que, si te llama la atención el tema, participes, me ayudes a darle forma, a hacerle crecer, como espectador y como alumno, pero también como profesor, y si crees que tienes algo que aportar: serás bienvenido. Si quieres enseñar tus trabajos buscaré la forma de hacerlo. Como profesor, creo que una de mis fortalezas es que estudio a principio de cada curso a mis alumnos, ellos tienen mucho que aportar al aprendizaje, al suyo y al de sus compañeros, pero también al de su profesorado... si este sabe ocupar su lugar en el mundo actual. Yo he aprendido muchas cosas de ellos y espero aprender mucho más todavía. Así que no tengo ningún problema en que sea bidireccional, de hecho: ¡Lo deseo! es la mejor manera de enriquecer el tema, y evitar mis absurdos monólogos carcas.




Querido amigo: Estoy seguro de que en tu viaje como plegalatas te esperan muchas horas de trabajo, muchas noches en vela, gritos, lloros, alaridos... y una estela de casquillos por doquier (joder… se me fue la pinza otra vez), pero también cientos de satisfacciones, satisfacciones tontas pero que hacen que se te hinche el pecho como a un madelman. Ahí fuera, aquí dentro te espera mundo de pequeños triunfos de metal moldeados con tus propias manos. ¡Es una vida dura pero gratificante, te animo a coger el martillo y el tas, no los querrás dejar nunca!

¡Que la chapa te acompañe!

(*): No por unirte a otros enfermos vas a empeorar… ¿o acaso crees inocentemente que tu afición (¿afección?) tiene cura?





23 comentarios :

  1. Con pole y todo solo quería decir que considero que la chapa es una parte sustancial y vital del coche. Por ella fluye el aire ( no solo por fuera sino también por dentro ) y si no echadle un ojo a los F1 ( ejem.. aspiradoras.. ejem! ) así pues es muy importante cuidarla con más mimo y cariño que a la propia madre. Un trozo de chapa mal apañado en un choque puede sumar muchos € a la factura porque rompió tal o cual cosa.

    Gran post y gracias por arrojar luz a este oscuro mundo de las 4 ruedas y un poco al de 2

    ResponderEliminar
  2. Estoy leyendo ahora mismo tu blog Barrigaster y ya me estoy emocionando. Ese trike drift que has hecho con el chaval es precioso y tiene pinta de poder hacerse bastantes locuras con el.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo el módulo de grado medio de chapa y pintura y puedo afirmar que para recuperar ciertas líneas o hacer algunas formas las pasas putas. Y como sea de aluminio entonces echate a llorar porque su facilidad para conducir el calor no ayuda nada y eso límita mucho a la hora de soldar, por no hablar que las herramientas tienen que ser también de aluminio.
    También es verdad que ya no se hacen las cosas como antes, ahora quitas lo gordo con multifunción, con la masilla tapas los desperfectos y a tirar. Al final esa maestría se pierde, yo tenía un profesor que pisando con las botas y la oxi dejó un capó como nuevo xD Esas cosas ya no las ves. Es un poco como pasa en mecánica, ya no se centra en saber reparar las piezas rotas sino en cambiarlas y poner recambios. Al final te toca hacer las cosas de otra forma para perder el menor tiempo posible y que salga rentable. El tiempo penaliza mucho en los talleres y al final se opta por la salida más fácil. Mola ver que hay gente así, capaz de hacer esas maravillas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante y muy didáctico! Con el ejemplo de la aleta se entiende la importancia de intentar recuperar la forma del metal (y sus propiedades) perfectamente.

    Soy un enamorado de las motos viejunas y la estética cafe racer. Aún recuerdo cuando conseguí arrancar la Derbi Antorcha Tricampeona que llevaba años arrinconada en el garaje. En ese momento no tenía medios ni tiempo pero tenía en mente en un futuro dejarla bien bonita, pulir las partes adecuadas, reparar el óxido de los guardabarros..etc

    Al final la moto se dió a la chatarra (no me juzgueís, no dependía de mí) porque no tenía papeles ni documentos de ningún tipo y cada vez acumulaba mas polvo y óxido.

    La verdad es que sería una putada dejarla fetén y solo poder mirarla.. pero aún me escuece.

    Igual abuso de tus conocimientos y tu Arte, ¿pero podrías darme tu opinión acerca del Nural 21? Puede que sea una herejía tan solo plantearte su uso, no te ofendas por ello porque estoy pez en la chapa. He visto que lo utilizan para piezas como cárteres.. ¿Ofrece un buen resultado (funcional-rigidez, no estético)?

    Gracias y de nuevo muy interesante.

    ResponderEliminar
  5. OLÉ, OLÉ y OLÉ!!!. Me encanta este oficio, y de mayor también me gustaría ser chapista, pero claro a ver como se lo explico yo a mi mujer!! choff.
    Otro blog que va a favoritos gracias a vosotros.
    Saludos.

    Emlata.

    Ptd.: ya casi no compro revistas del motor, me mantenéis muy ocupado.
    .

    ResponderEliminar
  6. wow, menuda aportación, qué nivel! se agradece que des a conocer blogs/webs de este calibre, tan para enfermos como nosotros.

    es una pena que oficios así tiendan a la desaparición, cuando son la esencia del automovilismo (y otras disciplinas), son puro arte.

    me alegra de que aún haya artesanos que reparen las cosas en vez de sustituirlas, me alegra porque vivimos en un mundo de usar y tirar, y muchas veces no sabemos apreciar el valor de lo auténtico, de lo original, porque las cosas hechas con cariño se notan, y siempre será mejor reparar una pieza original de un oche que cambiarla por otra, que aunque sea idéntica, no es la que traía el coche.

    qué tiempos aquellos en los que todas las carrocerías se hacían a mano y no había dos iguales, se ha perdido el amor por el detalle, el arte, el romanticismo, la conexión cuerpo-coche que consigues cuando trabajas con tus propias manos.

    me alegro de que aún haya "locos" de este nivel. así da gusto.

    ResponderEliminar
  7. La verdad que la asignatura de chapa (elemento amovibles en grado superior) no era de mis favoritas, pero no por el hecho de trabajar la chapa (la he trabajado en una fábrica), sino por lo frustrante de que no salgan como tu esperas, y el poco tiempo que le dedicábamos al taller (mucha teoría); eso sí, cuando te salia algo era una satisfacción bárbara...

    Gracias por compartir este blog, me pondré al día con él en poco tiempo; no está mal aprender estas cosas teniendo un clásico (casi dos) en el garaje...

    ResponderEliminar
  8. Estoy a pocas asignaturas de acabar lo que antes era ingenieria tecnica en diseño industrial , pero lo dejaria todo por pasarme el dia dando forma a un boat tail como ese o a un cobra .

    Alguna vez he hecho alguna pieza de aluminio ( no para un coche ) por mi cuenta y riesgo y es genial cuando despues de una mañana ves que lo que era una lámina de alumino ahora tiene forma y en cierta vida .

    Vi tu blog anunciado por el señor pera en el Caralibro hace unos dias y me tiene loco , animo con el proyecto .

    ResponderEliminar
  9. Celebro que haya gustado tanto!!!
    Sabía que valdría la pena publicar una colaboración (aunque soy bastante reacio a estas cosas), si el invitado era bueno y su trabajo merecía la pena. En el caso de Barrigaster, llevo tiempo siguiendo su blog, y sabía que no defraudaría.

    Además lo que comentáis confirma mi teoría inicial: Esto iba a gustar tanto a los que se dedican a ello, como los que tocan el tema tangencialmente desde otras especialidades (mecánica, diseño, etc.), y hasta a los que no tenemos nada que ver, pero sabemos apreciar donde el arte da vida a un oficio.

    ResponderEliminar
  10. De pequeño cogí un martillo, un palo, una cuerda y una cañería de plomo y me fabriqué la espada más hermosa que haya visto niño. Conseguí aterrorizar a mis primos, entumecerme la muñeca durante una semana por lo que pesaba la maldita y la colleja más gloriosa que me haya dado mi madre, con estrellitas y todo.

    Esa ha sido mi única incursión en el mundo de la metalurgia pero me encanta. Estoy completamente de acuerdo en llamarlo arte cuando supera la habilidad profesional propia del artesano. Es arte por la impresión que causa en el espectador, no porque el profesional se defina como artista.

    Hay un foro inglés de quemados dónde hay mucho trabajo de chapa, desde el más cutre hasta verdaderas virguerías; se llama retrorides. Mención especial merecen los trabajos de tonybmw y de invision.

    ResponderEliminar
  11. La verdad que yo en la FP lo que más disfrute fue en la parte de chapa, es bastante entretenido y por mucho que estés ahí día tras día cada vez aprendes algo nuevo.

    Una pena que tal y como están las cosas pese a tener titulación para lo único que sirva es para eso, para decir: tengo un título. Y sin ir más lejos, luego en las prácticas ves la de chapuzas que se hacen en tan solo un día.

    Me paso por el blog de metal formosis que interesa ;)

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. oris Leonte dijo...
    Creo que ya recomendasteis hace tiempo el blog de metalformosis por facebook o twitter y me meti a leer y la verdad es que me sorprendio gratamente. Un nuevo blog a seguir xD

    PD: aprovecho para colgar las fotos de la celebracion del Motor-B, pongo el enlace aqui ya que no tengo cuenta de twitter jaja Hay fotos de este año y del año pasado tambien, no son gran cosa pero seguro que a mas de uno le gustara ver fotos de su coche jaja
    https://www.dropbox.com/sh/hq4eurcw8jdzj70/AAADoBf2RITIpIQBYW5YG2jAa

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Buenísima entrada!! Hace tiempo que me fascina el arte de la chapa, yo también "vengo" del mundo de los hot rods y kustoms (con k se escribe!!), de hecho frecuento hace bastantes años el único foro dedicado a estos cacharros (y a la cultura asociada) que hay en España (streeters.org). En ese foro he aprendido la mayoría de cosas que sé sobre mecánica, chapa y cultura kustom. Cuando te molan estas cosas, es impepinable terminar gravitando de manera natural hacia el arte de moldear la chapa, y en el foro hemos tratado el tema muchas veces, incluso hubo uno que se fabricó una rueda inglesa (sólo compró hechas las ruedas). A los que os mole este rollo, os recomiendo que os paséis y veréis trabajos interesantes y la mayoría de hot rods y kustoms que hay en España.

    La movida de trabajar la chapa a nivel aficionado es la maquinaria y las herramientas. Hay por youtube una demo de un vídeo de un inglés que vende un DVD sobre cómo hacerlo todo con herramientas de mano, y tengo muchas ganas de probarlo, tantas como trabajo atrasado. El día que acabe con la moto, me lío con eso y le amargo la vida a los vecinos a martillazos mañaneros! jajajjaja!!

    Como dice Anónimo, muy recomendable el foro retrorides.

    Alex ITF, como de momento Barrigaster no te ha contestado sobre lo del Nural 21, te daré yo mi opinión basada en mi propia experiencia: hace el apaño, pero sólo mientras no se le someta a esfuerzo mecánico. Yo lo usé para "soldar en frío" una de las dos pestañas que hacen de soporte del faro tipo Bates de mi harley (se acaban partiendo por la vibración) y duró dos telediarios, haciendo la mezcla bien, respetando el tiempo de secado, etc. Quizás para tapar grietas en un cárter sí que sirva, pero si tiene que aguantar la más mínima tensión mecánica... yo no me fiaría.

    ResponderEliminar
  15. Por cierto Barrigaster, qué pasó con el Deuce roadster '32??? Lo terminásteis? En el foro que decía hay uno que, partiendo de un '32 sedán, se fabricó un '32 coupé 3 ventanas, y ahora tenemos a un inglés que es un máquina que también hace maravillas en chapa y además a un ritmo que no te lo crees.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Leroy Brown, efectivamente sería para rellenar unas pequeñas grietas donde no cabe ni un papel. Se va a llevar vibraciones pero es solo para rellenar, no unir. Lo revisaré con más frecuencia de lo que tenía pensado!

    ResponderEliminar
  17. Muy buenas a todos y muchas gracias por vuestras palabras. Me han emocionado profundamente.
    Ante todo, la idea general era picar a los alumnos y darles lo que en clase no me da tiempo. Usarlo como escaparate y como soporte didáctico, pero creo que está empezando a evolucionar como no me lo esperaba y vuestra acogida y seguimiento tiene mucha culpa de ese cambio, creo que lo voy a redenominar como Metal Formosis EVO (jajaja, chiste interno para el Sr. Pera).
    Los foros que comentáis, muy interesantes, me gustan mucho y como dije yo me alimenté  y alimento de esas fuentes y de otras muchas, sobre todo en mis principios. Es de donde más se aprende, donde más se motiva uno, pero como los enfermos nos movemos por impulsos últimamente como que el mundo custom no me tira mucho, aunque siempre que veo algo me quedo bobo y sigo apreciando su arte y formas de hacer (no soy filólogo, ni quisiera, pero yo siempre lo he leído con c, excepto cuando se escribe en plan malote). Lo cual no signifique que de repente se me crucen los cables de nuevo vuelva por lo segao. En el fondo todo eso, me encanta.
    Tengo muy claro que: "no soy el primero, ni tampoco el peor" (como dice la canción de R. Williams) pero mi misión es divulgativa, y a la vez obligarme a generar información que no existe en nuestro idioma, o que no recogen los libros o empresas del sector que basan su producto en la divulgación. Siempre desde el punto de vista didáctico, es decir, no sólo escaparatista como la mayoría de las cosas de este tema que encuentras por internet.
    Estoy seguro que habrá paisanos en cada esquina que sepan más que yo, eso me llena de felicidad, porque si tengo suerte y les encuentro intentaré aprender de ellos todo lo que se dejen, es mi misión.

    ResponderEliminar
  18. Nural 21: Alex, ese producto, por lo que yo sé es un epoxi cargado con partículas metálicas o al menos eso creo que declaraban cuando éramos jóvenes. ¿Qué ocurre con esto? Tiene una gran capacidad de adherencia sobre cualquier superficie metálica, siempre y cuando esté limpia y desengrasada, mejor si se aumenta la superficie de contacto mediante lijado basto y se retira el polvo (como hacen para asfaltar, que "mecanizan" unas rayas en la superficie del asfalto con el fin de mejorar la adhesión al aumentar la superficie de contacto y lo intrincado de su forma).
    Sí, sirve para tapar grietas, incluso en un bloque, doy fe, pero su coeficiente de dilatación es muy distinto del de cualquier metal, y ahí es donde está el mayor problema a mi modo de entender. Como con cualquier grieta, en cualquier material, siempre hay que hacer un agujero al final de la misma, con el fin de generarle a la grieta un "punto de dispersión de energía" y dificultar así la propagación de la grieta.
    Por cierto, el nural 21 como cualquier epoxi acelera su curado en contacto con el agua, con lo cual, si te mojas los dedos al final de la aplicación y los pasas por la superficie, no sólo afinarás su aspecto, sino que digámoslo así, alimentas el curado, acelerándolo y permitiendo que sea más completo. ¿Suficiente? ;-)

    ResponderEliminar
  19. Deuce Roadster... verás Leroy, es difícil de explicar y más de entender, incluso para el alumnado de mi Centro, incluso para compañeros. Las clases no se pueden parar por la locura de un profesor, no me puedo permitir ese lujo, mi primer fin es el aprendizaje del alumnado. ¿Cómo se planteó el proyecto y porqué está ahora en un punto muerto? El proyecto se planteó, se plantea, como "postre" para los alumnos que digerían bien, o muy bien, las clases, los aprendizajes y querían más. Eso obliga a que su desarrollo sea inconstante por naturaleza. Las clases no son un lugar de producción, son un lugar de construcción de aprendizaje, el alumnado está aprendiendo y esto es parte de su aprendizaje, por lo que si una pieza no sale, se repite, de divide en partes... el alumnado se motiva y su motivación es variable, pero no se le exige, porque es "postre" y si te obligan pierdes interés en el "postre" y en quién te le imparte.
    Junta a eso que el alumnado cambia cada año, eso significa también que el periodo productivo va de aprox enero hasta mayo si todo va bien, y siempre recordando el rollo postre.
    Si además de eso, sumas que cursos como este he perdido la impartición de determinados módulos por cambios internos en el Centro pues se alcanza un punto muerto. Creo que el próximo curso cambiaré mi posición estratégica en el Centro ligeramente para continuar con él, y para llegar a más alumnos (pobrecitos!).
    Espero que pronto lo volvamos a ver crecer... (pronto pueden ser 8 meses en mi guerra).
    De nuevo, mil gracias a todos y sobre todo al Sr. Pera por sus bonitas palabras, apoyo desinteresado y más cosas. Mi madre siempre me dijo que la fruta era muy buena, ahora lo sé.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por la explicación, se entiende perfectamente :) Espero que puedas seguir con el proyecto y que puedas seguir disfrutando de él. Lo de kustom con k... en realidad se escribe con c, pero es una contracultura que nace de las ganas de huir de la corriente principal de un tiempo, y uno de sus componentes principales es la provocación, por eso lo verás escrito con k en muchos sitios.

    ResponderEliminar
  21. Me gusta,gracias por existir,gracias internet.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por el consejo Barrigaster ;)

    ResponderEliminar

¿Alguna objeción, súplica o ruego?