Sr. Pera jueves, 16 de enero de 2014

Llevábamos demasiado tiempo sin que un coche italiano protagonizara este blog. Y hemos decidido dedicar esta primera prueba del año a una rareza: El Alfasud Ti. Un Alfa-Romeo clásico, con motor bóxer carburado, peso pluma, y que en su época representaba la alternativa elegante y estilosa del Golf GTi. ¿De qué estamos hablando exactamente? No lo sé ni yo, pero vamos a darnos un buen paseo campestre en esta belleza. Subid.


Tras tanto japo ciclado, BMW's embrutecidos y cosas similares, de repente subirte a un cochecillo italiano de los años 80 con motor de carburación, representa un cambio de aires realmente entretenido. Porque además, puestos a conducir una rareza, vamos a hacerlo en todos los sentidos: Un coche que yo no había visto en persona jamás, con un motor bóxer de 4 cilindros, carburación, tracción delantera, con frenos delanteros on-board (que no van en el buje, sino centrados en el eje delantero, a la salida del diferencial), y otro buen puñado de peculiaridades que iremos contando.

Lo primero que vamos a explicar, mmmuy brevemente, es que este pequeño italiano viene de una fábrica que Alfa Romeo abrió en el sur de Italia para animar el empleo y la economía de aquella zona tan empobrecida. Y de esta manera, compartiendo gran parte de su mecánica y sus motores con los conocidos Alfa Sprint, nacía el Alfasud Ti, como coche compacto y práctico con un motor potente y unas prestaciones capaces de rivalizar con los Golf GTi de la época. El que quiera saber más acerca de este modelo, que recurra a la Wikipedia, que para eso la tiene ahí, con mucha más información que la que tengamos nosotros, y mejor explicada. Nosotros nos dejamos de parafernalia y de cortapegas, y nos vamos al lío, a lo que realmente habéis venido a buscar:

(Nos gusta el Golf clásico, sin duda, pero el interior del Alfasud Ti, juega en otra liga...)

Metemos la llave dispuestos a despertar este motor italiano, y no encontramos el bombín, porque lo tiene al lado izquierdo. La primera en la frente. Ahora sí. Giramos la llave, aceleramos un poco, y el motor bóxer carburación arranca con un sonido realmente peculiar. Es el mismo sonido que cuando probamos hace tiempo aquellos preciosos Alfa Sprint 1.5, porque el motor es básicamente el mismo. Es inconfundible, es un sonido deportivo y antiguo, con esa mezcla de burbujeo y repiqueteo de los carburadores, y que en cuanto acaricias el acelerador se revuelve brusco con esa rabia inmediata de los coches de hace más de 30 años


Nos cuesta un poco coger el aire al embrague (que tiene el punto de fricción justo al revés que mi actual E36, y me está costando horrores acostumbrarme), pero en cuanto empezamos a movernos, vemos a las claras de qué va a ir esto. Esto va a ser una película italiana de finales de los 70 y principios de los 80, donde el sol brilla, los colores son muy vivos, los malos visten mejor que los buenos, y la acción se sucede a un ritmo trepidante. De hecho, por esta zona cercana a La Pedriza se rodaban muchas películas italianas de todo tipo en aquellos años, cuando por allí no había casas, ni postes de la luz, y ni nada similar. ¿A qué viene esto? Pues a que este Alfasud viene restaurado escrupulosamente hasta el último tornillo y la última goma, te transporta al pasado inmediatamente, y de regalo, equipa amortiguadores Selex azules (como los de nuestro 106 Rallye), con muelles cortos más duros hechos a medida, con frenos TarOx rayados (y pastillas a juego), llantones multirradio old-school, y unas buenas gomas en condiciones. Sin dirección asistida, sin ABS, y sin nada que se le parezca. Sólo tus manos y tus pies accionando mecánicamente las piezas del coche. Y si miro por el espejo, veo perseguirme el Alfa Sprint de nuestra anterior prueba, que ha venido a acompañarnos. Y detrás de él, un imponente Alfa 147 GTA con llatas Novitec que también viene en el grupo. Tenemos la persecución montada. Vamos a filmar.


Como decía, desde el minuto uno comprobamos que el accionamiento de todo en este coche es inmediato y brusco: la respuesta del acelerador es instantánea y repentina (eso es lo que más me gusta de los motores de carburación), la suspensión es realmente dura y rebotona, y la dirección directa, aunque tenga una mínima holgura propia de aquellos años, responde con firmeza y te transmite muchísima información. Por si fuera poco, los frenos tienen ese tacto auténtico de clásico, que frena con decisión pero requiere pisar con fuerza, y que las primeras veces te provoca sudores fríos hasta que le coger el aire. Sabes que todo esto en un coche que pesa 900 Kg escasos sólo anuncia una cosa: Diversión. Mucha diversión.


Enfilamos una carretera virada con curvas intermedias de las que engañan bastante, de esas que te lanzas en tercera a fondo con todo el peso apoyado y se empiezan a cerrar cuesta abajo, de las que son medio ciegas y cuando te crees que la has visto venir se saca de la manga una enlazada para el otro lado. Y sale el sol. Y la reluciente carrocería roja del Alfasud brilla con fuerza, y la luz entra en su impecable y elegante interior italiano, con su volante de madera, sus relojes clásicos, su tapicería de tela con la designación "Ti" en ella como patrón, y su alfombra roja a juego con el exterior. Y la vida se convierte en una película de serie-b de aquellos años.

A medida que cogemos confianza con el coche, y sobre todo con sus frenos, comprobamos que la agilidad es excelente, y que como nos cuenta Alberto, su orgulloso propietario, el encanto del coche se encuentra al exprimir segunda y tercera. Nos anima a que lo subamos justo por encima de las 6.000 rpm (en un coche sin corte de inyección con más de 30 años uno tiene precaución), y la recompensa es un sonido precioso de coche antiguo que va empujando con fuerza creciente y que gana velocidad con bastante decencia.


Metemos volante sin contemplaciones y el coche se mete en la curva sin problemas, y con un mínimo balanceo. Es la misma sensación que con el Sprint, pero en este caso un poco más ágil y más duro (o eso creo recordar...). Pasa con rapidez y algo del nerviosismo que nos gusta, mientras el volante te hace sentir todo, y sales de la curva acelerando fuerte mientras el sonido 100% italiano adorna la escena. Cambias a tercera con recorridos largos, tanto de embrague como de palanca, y vuelves a la carga a fondo, repitiendo el sonido dulce de antes, y deseando que siga empujando con la misma alegría una y otra vez.

Y en el apartado de frenos, vivimos otra experiencia para el recuerdo: La fe. Porque cuando antes has visto dónde lleva esos discos de freno, bien calentitos junto al diferencial, y de un tamaño coqueto, unido a su respuesta de "como no pises más fuerte nos vamos de excursión y ya verás que bien", hace que al principio te asustes un poco. Pero Alberto nos insiste "el coche frena, de verdad, písale más", y vas repitiendo la operación, igualmente pasado, pero un poco menos, empiezas a hacer otra trazada, y empiezas a "planificar" la frenada y la trayectoria con más antelación, lo que automáticamente hace que la conducción sea más técnica, más elaborada, requiere más atención, hilar más fino, y cuando te quieres dar cuenta, estás totalmente metido en ello. Y eso crea adicción, eso de hacer que el conductor tenga que concentrarse en la conducción es algo que ya no existe en los coches de hoy en día, y que a los que nos gusta conducir nos produce un gozo que ya no recordábamos. 


Lo cual nos lleva al siguiente punto:

¿Qué quieres, un coche eficaz y rápido? Joder pues no te compres un Alfa de hace 30 años con 115 cv, cómprate por menos dinero coches mucho más efectivos. ¿Quieres un coche repleto de sensaciones que ya nunca volverán? Ok, pues aquí estamos con el Alfasud Ti. Digo esto para volver a ubicarnos. Porque cuando vas conduciendo un coche de estos y te ciega la ira, quieres que frene más, que empuje más, que agarre más, y que al final parezca un Nissan GTR de 2014. Y no queremos eso. Este coche lo queremos para vivir cosas que nunca se van a recuperar. Porque el sonido de un motor carburado no va a volver, nos guste o no. Ni tampoco su respuesta (he probado recientemente un BMW i3, no te digo más...). Ni tampoco el estilo vintage de su interior aterciopelado y sus relojes vibrantes e hipnóticos. Porque la sensación de conducir, es decir, de gobernar un coche con destreza para que haga lo que nosotros queramos mientras nos proporciona un enorme placer, implica cierta dificultad de conducción, y como todo lo que vale la pena en esta vida, requiere algo de esfuerzo.


A mí me gusta que un coche me exija mucha atención en cada trazada, me gusta que tenga que buscarme las mañas para meter el coche en la trazada sin ayudarme de los frenos, me gusta tener que calcular los metros que me quedan para frenar sin pasarme e irme recto, y me gusta tener que pegarme con la palanca de cambios para que el motor ruja a pleno pulmón. Y que este coche haga todo eso, compensa cualquier defecto, y por supuesto, el hecho de que ande mucho menos que los deportivos modernos. Yo a veces iba disfrutando de la vida y de todas estas matemáticas en la cabeza intentando ir a fuego, mientras me seguía Montes conduciendo mi E36, al mismo ritmo, sin dificultad ninguna. Y os aseguro que yo me lo iba pasando 6 veces mejor que él. Si quiero obtener el mismo estado de concentración y planificación, y vivir las mismas sensaciones en mi E36, por esa misma carretera, tengo que empezar a ir a velocidades de cárcel. Si cambiamos en la ecuación mi E36 por un deportivo moderno, la velocidad y el peligro necesarios comienzan a rayar el absurdo. Yo lo he intentado en un Porsche 911 Turbo por ese mismo recorrido, y en más de una ocasión pensaba que salíamos en las noticias. Ahora pasaba por esa sección con el Alfasud, y me reía pensando "voy tres veces más despacio, esta curva que ahora veo enorme se me hacía estrechísima con el 911, e igualmente me da la sensación de que nos vamos a ir al sembrado como no lo haga todo impecable". Ahora entiendo por qué a la mayoría de pilotos de alto nivel les acaba dando por tener coches clásicos...


Pero dejando a un lado la eterna y manida idea de que los coches con menos eficacia divierten más, volvamos a centrarnos por última vez en el comportamiento del Alfasud Ti. Porque merece la pena hacerlo. A pesar del comportamiento nervioso y divertido de esta unidad tan alucinante (de verdad, hay que verlo para creerlo, está mejor que nuevo), no es un coche descarado que se revuelva y luche contigo, porque no era esa su misión. Su misión era la de un utilitario deportivo al más puro estilo GTi de antaño, que tenga unas características de turismo y de coche utilizable realmente buenas, como si se  tratara de un Golf de aquellos años, pero en versión italiana, es decir, con un diseño originalísimo (que curiosamente diseñó un alemán), un interior de etiqueta, y un montón de detalles de poca importancia que en conjunto te dan esa sensación inconfundible siempre que te subes en un Alfa Romeo de verdad: Que está hecho más con el corazón que con la cabeza. Desde los relojes de diseño, hasta su volante de deportivo clásico, sus mandos como se conducía al ataquerr en aquella época, el sonido dramático de su motor estirando áspero y orgánico a la vez, las vibraciones y sacudidas del motor cuando levantas el pie del gas, su bombín de arranque en el lado izquierdo... Son detalles que por sí mismos no pasan de anécdota, pero que en conjunto forman un mural de sensaciones que te hacen querer conducirlo, y disfrutarlo.

(Esta foto se la dedico a aquellos que ya saben lo que me pasó la última vez que probé un coche italiano rojo)

Y de esta manera volvemos a la situación romántica de aquella vez que probamos esa imponente pareja de Alfa Sprint: Con las gafas de sol puestas, llaneando ligeros sin pensar en nada, y dejando que el panorama y todo lo que te rodea te vaya contando una película. Dejando que el sol entre por las ventanas y realce su diseño interior, que su sonido épico te deslumbre en cada estirada, siendo observado brevemente por los demás conductores y viandantes, y enlazando curvas a tu ritmo preocupándote únicamente de disfrutar lo que tienes entre manos. Porque durante esos momentos, parece lo único realmente importante de esta vida.


Evidentemente tiene sus pegas. Huelga decir que buscar piezas para este coche es todo un desafío, y que aunque sus motores son compartidos con el Alfa Sprint y el Alfa 33 (más o menos, con modificaciones menores), estamos hablando de una rareza. Su dueño nos explica que en su momento quisieron que el mando de las luces hiciera casi todas las funciones posibles, permitiendo que no levantaras las manos del volante para nada. El resultado de eso es un mando demasiado sofisticado, que cuando se rompe, te puedes pegar un tiro, porque no se encuentra fácilmente. De hecho esta unidad estuvo años parada por ese mando, y al no existir Internet, no había manera de encontrar un recambio... Así pasa con varias cosas, a veces los elementos eléctricos deciden irse de fiesta y cuando accionas las luces se enciende el limpia, o el reloj digital del salpicadero te dice que hoy libra, y otras cosas similares. Yo no puedo decir nada, porque llevo 2 elevalunas eléctricos cambiados en mi E36, otro en el de un amigo, y el termómetro de temperatura exterior marca -40º todo el año (estos días hasta me lo creo). Los italianos tienen fama de fallos chorras, especialmente eléctricos, y creo que es una fama bien fundada, pero el que tenga un coche de más de 30 años y no tenga fallos menores, que tire la primera piedra (los de los Mercedes clásicos, quedaos quietos que os veo coger adoquines...).


Para terminar, y aclararnos las ideas: Yo he de decir que no me lo compraría por varios motivos personales (soy más de tracción trasera, la carburación me da dolor de cabeza cuando se sale de punto, etc.), pero no puedo dejar de alabar este Alfa y sus primos hermanos los Sprint y 33. Son coches divertidos, son coches apasionantes a escala, son originales, y tienen un encanto especial que ni se encontraba en otros productos de la época, ni se encuentra mucho menos en coches modernos. El que busca este encanto y le gusta Alfa Romeo, no lo va a encontrar en ninguna otra parte, es algo especial, ni mejor ni peor, simplemente diferente, más personal, más romántico. Y si no te lo crees, te animo a que busques uno, y lo pruebes. De verdad.

Y así se acaba el día, con los 3 Alfas alejándose de mi, cada uno sonando de una forma única y especial (no hablemos ahora del sonido del GTA porque el cardiólogo me echa la bronca), con una forma única, y una estampa en la carretera que enamora. Y ahora, subido en mi coche, aunque lo amo con locura, todo me parece soso, razonable, y lógico. Echo de menos el Alfasud Ti...


35 comentarios:

Delco Octane dijo...

Increíble el buen estado del coche, tiene mucho mérito lo del propietario. Estas pruebas siempre son las que mejor sabor de boca te dejan y eso que nosotros solo las leemos! Y el detalle de la señal recordando el incidente con el ferrari ha sido muy bueno. Como siempre para quitarse el sombrero señores.

Ander Arribillaga dijo...

vuelvo a insistir: ¡qué envidia!

mientra leía estaba metiéndome en situación de una forma increíble, oía el motor y olí la gasolina. la verdad es que esta muy bien redactado el artículo.

respecto al coche, he de decir que nunca he conducido un coche a carburación (me ecantaría) ni uno italiano (bueno sí, un ferrari durante vuelta y media en kotarr) pero creo que me identifico con cada una de las palabras que escribes, creo que es de esos coches que amas con locura y que por eso lo tienes (a pesar de los fallos, que son parte del encanto), es de esos coches que todo el mundo debería tener una vez en la vida (o tener un amigo que te lo preste de vez en cuando y así te libras de las averías XD), posiblemente es uno coches que mejor explica por qué nos gustan los coches.

gran coche, gran prueba.

Raul-ESP dijo...

Joder pues un tio mio tiene un MB 500 SE automatico no sabria decir de que año pero es viejo de cojones, nosotros le llamamos el coche de franco, y lo tiene parado porque le da mas guerra que un hijo tonto

Sr. Lichi dijo...

Lo del bombín en el lado izquierdo (al igual que los Porsche) es como cuando te subes a un coche con caja Getrag e intentas meter primera como de costumbre.

Para mi el Alfasud con su versión de carrocería más bonito que fabricaron. El coche italiano al final del todo de la 7ª foto es elegantísimo. Corzo.

Jose RVB dijo...

Ya lo dijo Jeremy Clarckson: "Si te gustan los coches has de tener alguna vez un Alfa Romeo" o algo asi

Pablo Barriga dijo...

Me estáis fastidiando!!! no podéis dedicaros a los coches alemanes, rusos o belgas?? Cada vez que leo de un coche italiano recuerdo a mi pequeño spider y acabo en el garaje como un idiota sentado al volante de un coche sin motor por falta de tiempo y energías físicas para ponerme con él. Pobrecito! él que nació para atronar por donde pase... ahí parado esperando días mejores... vendrán amigo, vendrán!! Tiempo al tiempo.

Estoy en mi oficina, oliendo la gasolina a través de los idf's, oyendo ese golpeteo seco de cada pistonada... ains!!

Enhorabuena, tenéis la capacidad de transmitir al 100% lo que generan los coches que probáis. Sois unos Dioses.

Saludos

Oldtimer dijo...

Sublime, como siempre. Chapó.

Más pruebas así de clásicos es lo que nos hace falta.

patines dijo...

gran articulo y precioso coche, curiosamente me a recordado a mi 75 con los discos de freno pegados al diferencial, aunque en el caso de mi coche el escape esta muy cerca de la pinza de freno, lo cual da mala espina, no debe ser muy bueno. tambien me he fijado en el volante que compre uno igual que ese pero revestido en cuero y no sabia de que modelo procedia!!
que bien le sienta el rojo a estos italianos!!

patines dijo...

por cierto lleva dos radios este coche??

2NR dijo...

Mis padres tuvieron uno, todavia mi padre se acuerda de el, lo preferia antes que a su BX recien sacado del concesionario jajaja. Yo no habia nacido cuando lo tuvieron (una pena) pero si que existia cuando mi abuelo tuvo un 33 QV, yo mismo me encargue de arreglar los papeles para llevarlo al desguace, siempre quise que fuera mio para restaurarlo...pero no tenia sitio para meterlo. Tengo la esperanza de tener algun dia un alfa ya sea un 33, un sprint o un alfasud. Disfrute como un enano leyendo la prueba del sprint y esta!!!

Señor Aguacate dijo...

Mataste algo de mi con esta frase: el carburador no volverá, y no me quería dar cuenta neciamente, y de a poco a poco se parece mas que nos venden refrigeradores, menos sensaciones, menos emoción, menos exigencia, es que las cosas que antes decíamos como obsoletas ahora se extrañan por que las cosa nuevas carecen de ese carisma, larga vida a los GTI.

Anónimo dijo...

¿Tendremos prueba del Alfa 147 GTA azul? Porque es un turismo realmente tentador

Anónimo dijo...

Lo de los fallos electricos en los alfas es de coña, mi 75 tiene un check que indica si le falta aceite, agua de los limpias y ese tipo de chorradas y parece un arbol de navidad xD todo esta siempre parpadeando xD y el 33 segunda serie de mi padre igual, son unos coches alucinantes, en mi casa ha habido un 33 primera serie, uno segunda y el 75 y pueden resultarte feos por fuera, o mal acabados y con soluciones de ingenieria rarisimas, pero como decis en el articulo, una vez vas en uno, todo eso pasa a un segundo plano, y si ya te vas a una version de las gordas, flipas...

2MIL dijo...

Excelente descripción del coche y las sensaciones que ofrece, que como siempre nos lleva a vivir perfectamente detras de la pantalla cada prueba.

Este sud de Alberto, es para verlo en directo. Está perfecto.

Como siempre gran prueba y fotos muy chulas.

minicarros dijo...

GRACIAS !!!!

Gracias a Daniel por pasar una mañana tremenda y plasmar esas sensaciones que sólo pueden ser transmitidas por alguien al que le apasiona este mundillo y a gracias también a Montes por el apoyo logistico.

Gracias Sergio por la intermediación

Mañana con mas tiempo haré una presentación mas decente.

Sergio R dijo...

Cuando hablan de motores carburados, recuerdo un viejo renault 1986 (no se acerca ni por asomo al auto de la prueba) de mi padre que todavía conserva, qué podría yo decir de su dirección mecánica, de la forma en que entrega la potencia (la poca que le queda), su ronroneo que se vuelve caprichoso año tras año; fue el auto en el que aprendí a conducir y las pocas veces que pude conducirlo con cierta energía, tuve más o menos las mismas sensaciones que el señor Pera explica, te hace concentrarte mucho más, te exige, si te descuidas te lo hace saber y tus costillas así lo sufrirán.
Sólo añadir que apenas llevo un año siguiendo el blog y que admiro la forma en que transmiten la pasión que sólo los aficionados a este mundo conocemos y poseemos en mayor o menor medida.

Sergio dijo...

Aplauso, aplauso, aplauso (dónde coño está ese emoticono, leñe!)...

Bello relato, de verdad, Dani. Para mi uno de los más sentidos y con mejor gusto escrito de todo el blog: mi tolgo il cappello!!! (frase archiconocida de Henry Ford cuando, según las crónicas, dijo al ver pasar un Alfa Romeo, pero escrita en Italiano, claro). Al final todo de resume en sentimientos y sensaciones, verdad?

Ese día se unieron los astros y nos regalaron una mañana preciosa. El Sud de Alberto se merecía una gran prueba como ésta y tú conocer a ambos. Gran día sin duda.

En cuanto a las fotos te diré que son la leche (los dioses y su bella mañana ayudaron), porque los encuadres son increíbles: tienes buena mano, tío! Pero claro, el modelo es el modelo.

Un placer leerte, de verdad, y con esta prueba más aún porque me tocas la fibra.

PD: por cierto, el diseñador, tanto del golf como del Alfasud (5p, 2p, ti y Sprint) fue el admirable Giorgetto Giugiaro, concretamente en el 72 (Sud) y 74 (golf)... Rudolf Hruska fue el ingeniero que desarrolló el motor y creo, no estoy seguro, era húngaro.


El del Sprint (sale en la foto B-)), la Bultaco y otra Vespa.

Sr.Kiwi dijo...

Bonito coche, muy poco visto, y en un estado excepcional...

mi padre tiene un seat 600, que en su inmensa mayoría es italiano (aunque lo fabricara seat, no dejaba de ser un fiat), y antes de cambiarle el motor por un 903cc de un marbella, sólo con abrir la tapa motor te manchabas... fallos eléctricos no, pero aceite salía hasta por la piña de dirección... jajajajajaja

A ver si para el verano que viene le podemos meter el cambio de 5vel del R5, y estará acabado...

sisu dijo...

Precioso coche, y para mi, uno de los ultimos Alfa "autenticos" el anti Golf GTI de la epoca, sobretodo en su primera version, de grupo mas corto, luego empezo la epoca en que Alfa se fue aburguesando y sacaron el 33, que a pesar de conservar el motor boxer, empezaba a ser un coche del monton..

Por cierto los Alfas de esta epoca tenian fama de rascar la 1ª ya de nuevos..

En cuanto a la carburacion, la que llevan estos coches es ideal para apretar de verdad, aunque sean mas delicados de ajustar y que en proporcion consuman mas a bajas vueltas que yendo a fondo..

Los coches que llevan solo un carbu doble vertical es al reves; a bajas vueltas con solo un cuerpo abierto, consumen poco, pero a la que abres el segundo, los caballos aumentan pero el consumo se dispara de manera mas bestia que los que llevan dos como este alfa.

Sr. Corleone dijo...

Después de lo dicho aquí por todos no se me ocurre mucho más que añadir, la prueba SOBERBIA, hace ya mucho tiempo que no leía algo que me hiciera remontarme tanto a la sensación de conducir un pequeño y (gracias a dios) viejo tracción delantera por las laderas montañas y valles. Ahora, el Sr. Pera me ha leído el pensamiento "el que tenga un coche de más de 30 años y no tenga fallos menores, que tire la primera piedra (los de los Mercedes clásicos, quedaos quietos que os veo coger adoquines...)" esa frase es para enmarcarla.
Si os sirve de algo, creo que somos muchos los que tenemos pena de esos electrodomésticos que ahora llaman coches, entre las muchas frases que he oido de ese tema, la mejor la dicen en la película Sin City (seguro que muchos de por aqui saben que escena es).
Saludos y a por la próxima, esto es abrir el año a lo grande

minicarros dijo...

Hola de nuevo,

Gracias a Sergio descubrí este fantástico Blog del que he sido mas un espectador lector que un participante activo. Me he estado leyendo durante estos meses muchas de las entradas y la lectura de éstas tienen un algo que engancha.

De nuevo agradecer a Dani la prueba y las fantásticas fotos que nos hizo el Sábado.

Con respecto al Alfasud, pues Dani ha sabido transmitir las sensaciones que produce un italiano diseñado a finales de los 60´s, producido desde el año 1971 y que como concepto duró con el 33 hasta el año 1993 y sus motores bóxer hasta el el año 1995 con la familia 145/146.
El coche lo descubrí por casualidad hace 10 años semiabandonado en un garaje. Poco a poco se le han ido haciendo cosillas hasta llegar al estado en el que está.

Preguntais lo de las dos Radios y esa es otra historia también curiosa. La Radio del coche cuando lo rescaté no funcionaba, asi que cuando decidí cambiarla por algo clásico, se me ocurrió la idea de buscar todo el material ALPINE que tenía yo en un catálogo de cuando me saqué el Carnet de conducir hace ya unos años y que con sueldo de estudiante y 18 años era inviable.... Así comenzó la búsqueda de material old School desde el año 1991 hasta el 1994 mas o menos.
Lo que se ve es la parte superior es una fuente 7294R, y lo que hay debajo es un 3342 (el primer ecualizador de Alpine con DSP).
En el maletero hay dos amplificadores de la primera serie V12 y un cargador 5959. En la bandeja he mantenido las rejillas clásicas que tenía el coche y conseguí un SW también de la época que monté en la bandeja.
Al final quedó montado un equipo old school bastante majo, aunque si os digo la verdad, casi nunca lo conecto...... el sonido del bóxer lo eclipsa todo.

Poco mas os puedo añadir mas que disfrutar de la prueba.

Saludos, Alberto.

sisu dijo...

Hola minicarros, tienes un coche precioso!

Podrias hablarnos un poco del tema de los carbus y su ajuste? Sobre la mala fama de los Alfa de esta epoca en general, cuanto crees que hay de verdad y cuanto de mentira o de "leyenda urbana"?

Gracias.

Rafael dijo...

Qué buen artículo.
El Alfasud, uno de los mejores coches de los ´70, era un diseño verdaderamente inspirado que nunca tuvo el reconocimiento que merecía. Si fuera alemán otro gallo le hubiera cantado...

Sergio dijo...

@sisu

El gran problema de Alfa Romeo siempre ha sido la postventa, es más, de hecho ha sido considerada una de las peores marcas en UK en los últimos años. En España, en los 80, una vez abierto el mercado libre de coches, la instalación de marcas como Alfa supuso que hubiera muchos problemas de ajuste de mecánica debido a la mala formación de los equipos mecánicos. Esa razón hizo creer en la poca fiabilidad del producto y de ahí su injusta fama, cuando el producto precisaba de una atención máxima y unos ajustes especiales o mejores pues las mecánicas para ir "finas" debían ser conocidas. Y ay amigo cuando esto ocurre... porque cuando ocurre tienes el paraiso en tus manos.

A Alberto (Alfasud de la prueba) y a mi (Sprint Zender de la anterior prueba, marzo 2012) nos toca el coche un mecánico de la vieja escuela, piloto de rallyes además, que fue jefe mecánico de Alfa España y nos corrobora este fatídico hecho: la mala formación!.

Los ajustes de carburación bien es cierto que son delicados y deben ser hechos por profesionales especializados. En aquella época qué coches del segmento medio llevaban dos carburadores dobles montados? Repito: segmento medio!

Un italiano, coche por favor :P que nos conocemos, te debe enamorar: o lo amas o lo odias. Son delicados en mantenimiento, pero pienso que no menos que otra marca (otro mito del pais), simplemente hay que conocerlos y perdonar sus defectos, así como alabas sus virtudes. Es... una relación cuasi carnal, sentimental... emocional!

Espero haberte ayudado sisu, aunque Alberto te contará más... y tantos otros que pululan por aquí amantes de los zarrios Alferos, como 2mil (Sprint rojo de la prueba de los dos Sprint, marzo 2012).

Saludetes!!!


El del Sprint oscuro.

nachetetm dijo...

Este coche tiene fama de ser "the real deal" entre los primeros GTIs, aunque el Golf se lleve la fama por razones más que conocidas.

De la carburación ya está todo dicho. Es un rollo cuando se va de punto, pero el sonido que imprime es inigualable. Si hay algo que nunca olvidaré de mi Golf Karmann 1.8 carburado es el sonido incomparable del carburador aspirando aire con el acelerador a fondo, la sonrisa de satisfacción que me producía durante las reducciones, y el hormigueo de arrancarlo por las mañanas.

Pd: Queremos prueba del GTA

minicarros dijo...

Hola,

Con respecto a los Carburadores poco mas que añadir a lo que ha comentado Sergio en su Sprint. Yo en estos casi diez años lo he carburado dos veces (la última hace 6 años) y se notaba en el desequilibrado de las bancadas (aunque se ajusta muy rápido).

A parte de lo que comenta Dani en la prueba, añadir que el coche tiene todos los silent blocks en Poliuretano de Powerflex (este cambio se notó mucho en el comportamiento del coche, sobre todo en los cambios rápidos de dirección).

Sería interesante y desde aquí ofrezco el alfasud al equipo de Fuelwasters a hacer una comparativa con este sentimiento de pequeños compactos deportivos de la época. Finales de los 70´s principios de los 80´s.

Tengo una prueba inglesa de Abril de 1978 de la revista Modern Motor, en la que le denominan: Poor-Man´s Ferrari....

Anónimo dijo...

Ah, la bella maquina, cuore esportivo, Alfa Romeo, la grande familia de bello diseño. Los del grupo Vag tienen que aprender diseño y colores de asientos o moquetas de este Alfa. Yo creo que si probáis el Alfa 4c contra el gta, el de fibra de carbono le arranca las pegatinas al gta.

Sergio dijo...

Me uno a lo dicho por Alberto (minicarros). Podría, como sugerencia (que narices, exijo :P), hacerse un artículo tipo como el que se hizo de JDM, con todos los Hondas molones ochentero-noventeros, pero de zarrios, sino italianos, GTI de los ochenta, como por ejemplo: Fiat Ritmo Abarth, Alfasud TI QV (Alberto), Sprint QV (el menda y José Vicente), Golf GTI, Scirocco... Hostias esa el la prueba: compacto y coupé derivados, pero rivales. Alemanía vs Italia, pero con denominador común: Giugiaro!!!

En fin, creo estamos de acuerdo que cuanto más pruebas se hagan más contentos nos tendréis... o eso u os quemamos el chiringuito :P

... Ah! y la prueba del GTA la queremos ya!!! :P

Saludetes!!!


El del Sprint oscuro

sisu dijo...

Ok, gracias Sergio y Minicarros.

Sobre esa posible comparativa, la verdad es que estaria muy bien, o si no eso, pruebas por separado de los GTI's de los 80. Por cierto en casa tengo una comparativa de Autopista del Alfasud ( grupo largo) y el Escort XR3i y excepto en consumo y alguna cosilla mas, sale bastante mejor parado el Alfa, desde el punto de vista de la deportividad..

Sergio dijo...

No hay de qué Sisu.

A ver si se anima la gente con zarrios molones como los Escort RS Turbo, XR3i, Renault 11 y 5 turbo, Peugeot 405 TI o MI, 205 GTI, Fiat Ritmo Abarth TC 105 o 130, Scirocco GLX, Corrado VR6, Golf GTI, Seat Ibiza SXI (a mi me mola la primera serie, je je), etc, etc... Vamos salid, que sabemos que estáis ahí detrás de la pantalla... :)

Saludetes!!!


El del Sprint oscuro.

Juansportcoupe dijo...

Gran artículo.

Soy poseedor de un Sprint, el cual siempre me está dando guerra, de hecho ahora estoy en pleno cambio de embrague, pero el sonido del motorcillo.....

Estos coches emocionan a velocidades legales, sensación de velocidad, sonido apasionante y una línea muy atractiva.

Anónimo dijo...

Saludos,

Gran artículo, excelente redacción que consigue transportarte al interior del "Sud" con un lenguaje efectivo, emocional e inteligente que mantiene vivo el interés hasta el final. ¿ Trabajas para alguna revista del motor ?, ¡ no ! .... una lástima, estoy hasta el gorro de leer chorradas insustanciales, previo pago.

En cuanto envíe mi comentario me echaré a llorar un rato , que los hombres llorán, vaya que sí.... y por cosas profundas, como haber sido el afortunado propietario de un Alfasud 1.5 Ti QV, rojo , of course.

Era joven -bueno, más que ahora- estudiaba, trabajaba y tenía dinero. Acababa de sacarme el carnet. No tenía ni zorra de coches pero lo que sí tenía clarísimo es que quería un modelo fardón. Escogí a los candidatos: Opel Manta, Ford Capri, Alpine Renault, Alfa Romeo Alfasud. Ganó el Alfa. Teníais que haberlo visto, brillando en medio de un espacioso garaje en penumbra, como un rubí que apareciera entre un montón de escombros.

Fue un amor a primera vista que se convirtió en una gozosa relación. No me dio ni un sólo problema, en serio. Una puesta a punto cada lustro y se podrían freír huevos encima del arrebatador boxer, ni un solo cabeceo, redondo. Cierto es que los días de lluvia la humedad amenazaba con cortocircuitar la instalación eléctrica, nada serio.

Jamás me he divertido tanto en los puertos de montaña. Y no sólo conduciendo que los asientos se podían desplegar totalmente para disfrutar la erótica del diseño.

Era un coche que sublimaba las sensaciones. Más de una acompañante hubo que exclamara: - ¡ No corras tanto ! , cuando en realidad no estaba superando ni los 100 Km/h.

Una auténtica delicia que cuando llegaron las vacas flacas tuve que vender o más bien regalar. Era joven, más que ahora, continuaba estudiando pero no era demasiado avispado. Tremendo error, tremenda estupidez.

Quedé con el comprador, otro chaval aún más joven, para enseñarle a conducirlo. Mi conciencia no podía permitir que corriera el riesgo de tener un accidente al montar semejante pura sangre, nervioso e inquieto. Lo vi perderse entre el tráfico mientras avanzaba sin evitar que todo el vehículo cabeceara ostensiblemente, al no haberse hecho aún con el hipersensible tacto del acelerador. Me arrepentí, tanto que hasta hoy me sigo arrepintiendo.... un poquito.

Os dejo tengo que enjugar mis lágrimas. Gracias.

Oo

Sr. Pera dijo...

Muchas gracias por tus cumplidos y muchas gracias por un comentario tan emotivo, que parece redactado como un artículo en sí mismo. Me has hecho volver a leer la prueba, cosa que no hago jamás con todo lo que escribo una vez lo he publicado (releo las cosas 4-5 veces antes de darle a "publicar", y luego ya no quiero saber más).

Efectivamente todos cometemos errores, y nos lamentamos de ellos. Pero yo siempre digo que haber vendido un coche que echamos de menos tiene sentido en su momento, no ahora. En 2001 un M3 E30 costaba 3.000 euros, y mucha gente lo vendió en ese momento sin saber que ahora cuestan 40.000. Pues no es ningún error! Es lo mejor que podías hacer en ese momento, con lo que disponías en ese momento, y tus necesidades de ese momento. Y lo que suceda ahora no cambia lo que hicimos antaño.

Anónimo dijo...

Uff !

¡ Lo que da de si una "acción" ! ´¡ La profundidad que alcanza las consecuencias de nuestros actos ! Pruebas un Alfasud en enero de 2014 y acabas haciendo una terapia regresiva en septiembre de 2015.

Agradezco la lucidez de sus reflexiones, sinceramente. Me sirven.

Ahora comprendo el porqué de su nombre Sr. Pera, porque es usted la....

Gracias de nuevo.

Sr. Oo

PS. Como Sr. Lobo se lo adjudicó Quentin a Harvey y Sr. Membrillo también está cogido, iba a rebautizarme como Sr. Melón pero después de tan singular terapia me revalorizo a mi mismo y me quedo con lo que soy, el Sr. Oo.

Anónimo dijo...

Saludos,

Estimado Sr. Pera le remito enlace del episodio de "Joyas sobre ruedas" en donde se ocupan de un Alfasud 1.5 Ti., por si no lo ha visto.

Ciao.

Sr. Oo

http://www.discoverymax.marca.com/series/motor/joyas-sobre-ruedas/episodios-completos/#4541446109001

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?