Sr. Pera viernes, 20 de septiembre de 2013

El pasado fin de semana pudimos probar algo nuevo para nosotros: Los rallyes de tierra. Porque para variar un poco de las tandas de circuito, de los tramos de asfalto, y de hacer el hoonigan por la vida, este plan resulta bastante diferente, original, y también enormemente divertido. Y como ya sabéis que aquí nos gusta descubrir soluciones low-cost a nuestras ansias de velocidad, esta debería estar entre las favoritas.


Aunque sabéis que nuestro corazón siempre ha estado en el asfalto, y que vamos a rodar a tandas de circuito siempre que podemos, desde que probamos el Saxo VTS en un tramo de tierra nos picó bastante la curiosidad por ver cómo sería probar algo un poco más cercano a los rallyes de tierra, y levantar auténticas zorreras de polvo y grava en cada curva.

Y es que no se trata sólo de que el coche ahora deslice más. El tema de conducir en tierra es otro mundo, otra técnica que no tiene nada que ver con el asfalto, otras referencias, otras técnicas, otra puesta a punto... Y siempre resulta refrescante probar algo nuevo donde disfrutar como un enano y donde te vuelves a sentir tan patoso como en tu primer día de autoescuela.

Por eso el fin de semana pasado estuvimos en las instalaciones que tiene Rally Center entre Madrid y Segovia (tiene otras en Cataluña), para hacer el curso básico de rallyes. Y efectivamente, pudimos constatar que por unos 130 euritos por cabeza, pasas un rato bastante curioso probando algo nuevo, atropellas 4 conos, te pones de tierra hasta las cejas (mancharse siempre lo hemos valorado muy positivamente), y te vas a casa cansado, y con las ganas justas como para decir "ahora que le estaba cogiendo el truco y ya empezaba a ir bastante rápido...!".

(Nuestra clase teórica. Necesario comienzo para poner a todos con un nivel mínimo de conceptos, pero un poco elemental para los que ya hayan hecho más cositas antes.)

El plan básico es bastante sencillo: Recepción en un restaurante cercano, donde firmas las hojitas de siempre, para después bajar todo el grupo a una clase teórica en los salones del propio restaurante. Allí algún profesor de la escuela va explicando todo desde cero (son todos pilotos y expilotos de buen nivel). Comenzando por cosas realmente básicas como la diferencia entre tracción delantera y propulsión, subviraje y sobreviraje, hasta cosas que ya nos van despertando curiosidad como que en tierra casi siempre se frena contravolanteando. Por lo general el nivel es muy muy básico, tratan de pescar a absolutamente cualquiera que no sepa ni lo que es un volante, para tratar de ponerle al nivel necesario, y eso, que hace que cualquiera pueda apuntarse, a nosotros, y a muchos de vosotros se nos hacía un poco... ¿obvio? También es cierto que a lo mejor el curso inmediatamente superior nos hubiera hecho perdernos cosas básicas que aquí se ven, pero lo cierto es que a nuestro juicio, para quien haya hecho ya sus pinitos con coches y circuitos, este curso básico se puede hacer demasiado elemental.

A continuación salimos todos hacia la pista de tierra, y cuando llegamos vemos al anterior grupo terminar sus ejercicios. Para estos cursos iniciales se utilizan un buen número de Golf GTi (Mk.3) de 130 cv, preparados con lo justo para aprender con decencia entre el polvo y las cunetas bacheadas: Ruedas de tacos, suspensión roscada, jaula antivuelco, baquet, arneses, volante desplazado, y alguna que otra cosa de utilidad, todo ello específico para tramos de tierra.


Con estos Golfillos se trata de aprender a completar una serie de 3 ejercicios de dificultad creciente, y cada uno perfeccionarlo en 3 pasadas consecutivas. A saber: Slalom de conos, pasar una chicane de conos entrando con el coche de lado desde antes de llegar (ambas pruebas en un circuito más pequeño), y finalmente rodar en el circuito grande con suficiente ritmo, poniendo en práctica las técnicas anteriores, y tratando de no hacer trompo, ni marcharte de excursión por la infinitud de matojos que llega hasta el horizonte. El riesgo es nulo, porque entre la jaula, el asiento, el arnés, el casco, y que no hay ni un sólo objeto golpeable en varios kilómetros, tener un accidente serio parece imposible (aún así, siempre hay quien hace difícil lo fácil). De todas formas, nos dan unas últimas instrucciones de seguridad que nos hacen bastante gracia: "Si os dais un golpe fuerte, lo primero es mirar cómo está el coche antes de soltarte el arnés, porque igual estás volcado sin darte cuenta, al soltarte te caes de cabeza contra el techo del coche". Es casi imposible que suceda esto en este entorno, pero desde que me lo han dicho, siento enormes ganas de que me pase un día (soy así de subnormal, qué la vamos a hacer, espero que me queráis igual).

Antes de liarnos a levantar polvaredas, echamos un ojo a la pista. Son dos circuitos, uno interior más pequeño y otro exterior más grande, que se pueden enlazar para lograr unos 2,5 Km totales. Parece bastante completo, tiene secciones más lentas y otras muy rápidas, con una recta decente (interrumpida por una chicane de conos para que alguno no llegue a su casa volando), y en el extremo opuesto del circuito una curva rápida bastante amplia donde luego os contaremos lo que pasa cuando llevas un coche de otra galaxia. El suelo es todo tierra y polvo, hay algunas piedras, y la superficie está lisa y bacheada a partes iguales, con partes más fáciles y otras más castigadas (y castigadoras), y algún que otro cambio de rasante majete que oculta una bonita curva ciega para darle emoción al asunto. A priori parece un poco abrupto para poder ir rápido con un coche y hacer cositas... ¿no?

Pues no.

(Surrealismo puro lo de este coche. Se pasa las leyes de la física por el forro.)

Mientras esperamos nuestro primer ejercicio vemos pasar por la pista exterior un Lancer Evo de Grupo A, todo preparado para tierra, a velocidad absurda, y levantando verdaderas montañas de polvo en el aire, que avanzan lentamente hacia uno de los comisarios que controlan los límites de la pista, sufrido comisario que termina sepultado por esa nube de polvo de más de 10 metros de altura. Sobre este coche hablaremos más adelante, porque su dueño (Oscar Fuertes, campeón del nacional de tierra y director de RallyCenter) nos dio un par de vueltas con el aparato ese de más de 450 cv, y merece una mención a parte, para poder explicar lo inexplicable, y contaros lo que se siente cuando compruebas que ese bicharraco se tira en una curva intermedia en cuarta y el coche le obedece como si estuviera en una pista de asfalto seco.

Ante esta demostración visual de que somos unas nenas y nos quejamos por cuatro chinas en el camino, nos acomodamos en el Golf que nos han asignado, y comenzamos a enfilar la salida para hacer el slalom:

Slalom: A priori no tiene demasiada complicación, es girar hacia un lado y luego hacia el otro. Pero hacerlo bien y en esas condiciones tan deslizantes resulta el doble de divertido. La idea esencial con el Golf es evitar a toda costa el subviraje en las aceleraciones y forzar el sobreviraje para redondear el giro en cada cono, y con este simple ejercicio aprender algo muy importante de la conducción en tierra: Balancear el peso del coche y jugar con la aceleración y la deceleración. Es tan simple como usar el acelerador en modo on/off sin contemplaciones, y no tocar el freno. A la primera no te sale, pero a la segunda sí le vas cogiendo el truco y el ritmillo a la operación, para al final en la tercera pasada sentirte el amo, arrimarte a cada cono un poco más, hasta que al final te entusiasmas y te llevas puesto el último. XD


Ahora nos toca el segundo ejercicio: Entrar de lado en la chicane de conos. En una recta amplia nos colocan una barrera de conos para que entremos por el lado derecho de la pista, y a muy escasos metros (apenas entra un coche y poco más) otra barrera de conos para que salgamos por el lado izquierdo. Ya hemos aprendido a acelerar y "ahuecar" el acelerador en las curvas del slalom, y aquí se trata de aprender a frenar, metiendo el coche de lado en la chicane, sin importar cómo salgas. Lo que te van a mirar es si entras bien de lado.

Ahora empieza a jugar un papel más importante la radio. Con unos auriculares te enchufan al walkie, y los comisarios te van viendo desde fuera y te hacen indicaciones. Lo gracioso del asunto es que ni una sola vez se va a escuchar que el digan a alguien "más despacio", sino todo lo contrario, te suelen decir "dale más, tienes que ir más rápido". Sobre el resto de indicaciones, diré que me llevé unos auriculares de la Renfe que no sirven para nada, y que no podía entender gran cosa de lo que me decían, pero agradezco a estos chicos tan majos su buena intención y su paciencia conmigo... XD

La esencia de este ejercicio es simple, aunque cuesta algo cogerle el aire al principio: Es cuestión de alcanzar buena velocidad (más de la que te piensas al principio cuando ves la chicane tan estrecha), y en un mismo instante hacer una perfecta secuencia de -soltar acelerador - meter volante - frenar-. Si tardas en hacerlo te vas recto, si lo haces todo junto montas un caos estupendo, y si lo haces todo a tiempo, ya es cuestión de arrastrar el coche pisando el freno. Si sigues frenando sigues deslizando, y si sueltas freno se coloca. Y resulta curioso lo matemático de esta operación! Es casi infalible, y siempre que lo haces bien el coche desliza de forma predecible y controlable, con una única posibilidad de que salga mal: frenar demasiado y bloquear las ruedas delanteras.

(En la carpa de los sufridores tanto los participantes como sus acompañantes pueden estar a la sombra, sentaditos y tomando unos refrescos, a escasos metros de la pista y bien cerca de la acción.)

Así que la primera pasada te quedas corto de velocidad, te dicen alto y claro que tienes que ir mucho más fuerte. A la segunda pasada lo haces bien, pero como no sabes calcular la anticipación y cuántos metros antes tirarte a la curva, o te quedas corto o te pasas un poco. A la tercera ya vas decidido y te recreas, pasas a un palmo del cono con el coche de lado, sueltas el freno para colocar el coche, y si te das algo de maña enlazas la operación con la siguiente fila de conos. Cada pasada (tanto en este ejercicio como en el anterior) implica volver a la fila dando la vuelta completa al pequeño circuito interior, lo que te da mucho juego en el entusiasmo de haberlo hecho bien, pudiendo menear bien el Golf el resto de la vuelta mientras escuchas por la radio indicaciones que te dan sobre cómo lo has hecho. Yo personalmente usaba el resto de la vuelta para hacer un poco el oso y levantar mucho polvo, que es básicamente lo que llena de gozo a un niño grande como casi todos nosotros, que cuando se pone el casco se quita el cerebro.

Y finalmente llegamos al tercer y último ejercicio, un poco "freestyle" si se quiere ver así, claramente inspirado en la mecánica de los rallyes de tierra. Consiste en dar una vuelta al circuito grande siguiendo al coche cero, donde va el profesor a baja velocidad marcando la trazada, y explicando por la radio cada sección, y sus trucos. Después de una vuelta completa, van dando salida a cada coche (esperando a que el polvo del coche que te precede se pose en el suelo, porque si no se masca la tragedia) para completar una vuelta por libre. La única limitación es una chicane de conos que han puesto por seguridad en la recta principal, para evitar que alguno llegue a su casa volando. A parte de eso, no hay nada más que tu Golf de tierra, y la pista para que pongas a prueba lo aprendido. Y llama la atención lo bien que funciona ahora todo! Sabes balancear el coche ahuecando el acelerador, sabes entrar frenando en las curvas descolocando el coche, y vas viendo un poco todo más claro. Paras en formación y esperas a que te den salida para completar una última vuelta: Sales a por todas, esta vez vas a corregir los errores que acabas de cometer, y es cierto que ya empiezas a ir rápido, te atreves a meter tercera y a coger bastante velocidad, te tiras en las curvas con más decisión y los baches y roderas comienzan a ser tus amigos... y justo cuando mejor lo estas haciendo y ya crees que vuelas... ¡¡¡Se termina!!!

(Siempre hay alguno que termina dado la vuelta)

(En la próxima entrega hablaremos de estos Golf inmortales, del Evo del infierno, y de lo que se hace en esta escuela, porque hay que aclarar que a algunos les conviene más este curso, y a otros el inmediatamente superior. También haremos balance del día, y os contaremos a las claras lo que mola y lo que no mola. Ya nos conocéis...)

22 comentarios:

Cfen dijo...

Pole !

Anónimo dijo...

Bueno señores, yo no lo he hecho por falta de tiempo, pero puedo deciros para los que estéis interesados que este es un plan que muy habitualmente sale en la página Groupalia por 99€ si no recuerdo mal.
No quiero hacer promoción de esa página, pero me parece interesante que los que les apetezca hacerlo es bastante común encontrarlo.
Es más haciendo un pequeño truquillo puede salir incluso por 94€!!!!!

Un saludo

Xule

Anónimo dijo...

El evo no tiene 450cv

Anónimo dijo...

Y cuantos tiene?

Sr. Pera dijo...

Pues no sabialo de los descuentos! Mejor todavia! Muchas gracias!!

La potencia de ese Evo: segun nos han dicho, depende del mapa de la ecu que selecciones, y mientras ronda los 420 cv para los cursos y los vips, lo pueden poner en 500 cv para cuando lo pilota su dueño. Es bastante lógico. También es un coche que creo que ya no compite (no hay restricciones), y que entre muchas cosas lleva la cilindrada subida por stroker, usa gasolina de alto octanaje (Panta), etc.

Mr Banana dijo...

¿Cuántas hora dura? y sobre todo, cuanto tiempo andas subido al coche metiendo tralla?
en algunos cursos pagas por el briefing y por unos breves minutos en el coche, lo que hace que se te haga corto y caro.

Sr. Chirimoya dijo...

Yo aprendí a conducir en tierra con un Kadett 1.8i y ruedas "grandes" (de más sección, para no quedarte enganchado en los baches) y siempre he dicho que se aprende un montón conduciendo en tierra, sin ponerte en grave peligro (no es lo mismo una cruzada a 40 o 60 km/h que en una carretera a 100). Me alegro que os haya gustado.

PD: para el que quiera animarse, fedima (no me patrocinan ni nada) hace neumáticos de tierra bastante baratos...

PPD: no vayais sembrando el pánico por las pistas forestales, siempre hay animales, ciclistas, senderistas, tractores etc. etc.

Sr.Clementina dijo...

tiene buena pinta..... me gustaria mucho hacerlo, y como curso final el evo

xcosworth dijo...

donde esten unas fedima y unas buenas parcelarias ...........

More dijo...

A mi me lo regalaron, y me lo pasé muy bien. Pude balancear el coche como nunca había hecho. Es cierto que la teórica es muy básica, pero es que nosotros somos 4 frickies, y en mi grupo por ejemplo era todo gente "normal". Cuando al principio te presentas, y dices los cursos que has hecho, me miraban todos un poco raro.

Sr.Kiwi dijo...

La verdad que es una de las cosas que quiero probar, antes incluso que el drift de Arenas.
Lo que dice Anónimo1 es cierto, lo he visto en oferta muchas veces, pero siempre me falta alguien quemado para ir (mis colegas son quemados de mentira, me avergüenzo de ellos...), pero de la próxima no pasa, iré solo y cuando se lo cuente que se mueran de envidia...

PD. Sr.Pera, soy igual de subnormal que usted, desde que vi un vídeo de cómo salir de un coche volcado, tengo ganas de hacerlo jajajajaja

Anónimo dijo...

Pues tiene mucho mérito aprender a conducir en terrenos resbaladizos, barro, nieve, hielo, y asi. En países nórdicos los chicos novatos se examinan sobre nieve o hielo, asi que aqui todos suspenderíamos lógicamente. Pero en vez de helicópteros robóticos ponemultas o rádares deberían regalar cursillos de conducción a conductores interesados en mejorar su técnica...

Anónimo dijo...

como dice Anónimo me recuerda mucho al proceso nórdico de obtener el carnet, tardan más de un año de preparación por barro, nieve y hielo ufff...
La verdad es que hay pocos coches que siempre haya tenido verdaderas ganas de probar en rally, uno de ellos es el evo del que vais a dar de que hablar, otro es el subaru motor 3 litros 6 cilindros bóxer y el último es el volvo 850, uno de los coches con mejor tracción que he probado nunca, diseñado para la nieve y el barro de escandinavia.
espero ansioso la segunda parte
saludos

Jose Ramon Santalla dijo...

Sr Pera, creo que ese coche si sigue compitiendo y es que en el campeonato de españa de tierra vale "casi todo" sin tener que hacer trampas.

Sergio Blasco Rojas dijo...

Una escuela interesantisima. Lo habeis narrado muy bien, de hecho, muchas cosas me han sonado mucho de los pocos pinitos que he hecho por tierra con un Kadett GSI 16v preparado. Pero sobre todo de los puertos de asfalto destrozado que hay por mi zona donde hay tan poco agarre y tan irregular que lo de ahuecar para colocar el culo es casi obligatorio.

Sergio dijo...

Jodó como mola!!! Me lo pido para los reyes, a ver si mi mujer está por la labor.

Un placer como siempre.


Sprint + Sherpa T

///MasMola dijo...

Yo he dado 3 vueltas de campana y te aseguro que la sensacion mola.

the_vambino dijo...

Bieeen FuelWasters!

https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/q71/s720x720/577323_594621023917165_62641971_n.jpg

saludos desde Arg!

Miguel Ángel dijo...

Se ve que fue una wapada el curso ese, me alegro de que os lo pasarais tan bien. Seguro que tendreis un millón de anécdotas de ese día. Muy buena entraada, chavales.

Alex ITF dijo...

Habrá que empolvarse un día de estos..

Xavi Hernandez Quereda dijo...

Tal vez con un tracción aprendes más técnica , pero para disfrutar como un enano recomiendo elegir un propulsión trasera, he tenido coches de ambos palos y los he llevado a descampados a practicar de forma autodidacta, y no hay color.
Saludos.

Xavi Hernandez Quereda dijo...

Tal vez con un tracción aprendes más técnica , pero para disfrutar como un enano recomiendo elegir un propulsión trasera, he tenido coches de ambos palos y los he llevado a descampados a practicar de forma autodidacta, y no hay color.
Saludos.

Publicar un comentario

¿Alguna objeción, súplica o ruego?