Sr. Pera jueves, 25 de febrero de 2010

Hyper PRO Racer. Con ese nombre tan trabajado, y por cerca de 20.000 euros, este fabricante de Karts nos propone un juguete de circuitos, a medio camino entre un kart y un juguete de circuitos nada descabellado.


Veamos, la fórmula es sencilla: Al concepto del Kart le montas un motor Yamaha de 450cc y cuatro tiempos, con más de 60cv (en funcion de la preparación), cambio secuencial, amortiguación Öhlins, frenos de 4 pistones (con distribuidor), y una jaula tubular con homologación FIA. El conjunto pesa menos de 200 Kg. y el fabricante te vende en opción los soportes para anclar a la pared, y que puedas guardar el coche en vertical en tu garage. Para los amantes de las tandas nocturnas (¿?) tambien puedes pedir que monte faros frontales.


La verdad es que la pinta es brutal. Hasta ahora uno se planteaba este tipo de cosas, y tenía que pasar de cosas como el Ariel Atom o el Caterham Seven R500, directamente a los formulas. Todo ello con precios elevadisimos. Pero este fabricante australiano tiene una respuesta asequible, aparentemente fiable (por no estar exprimido todo el potencial de su mecánica y dejando eso en manos del usuario final), que promete horas y horas de diversión a bajo coste.

Como breve apunte, tenemos que explicar su transmisión para hacernos una idea de lo que promete este aparato: Lleva un cambio secuencial corto, con el embrague accionado manualmente (no han trabajado mucho la adaptación del cambio de moto...), y de ahí al eje rígido que comunica las ruedas, es decir, sin diferencial (como suele pasar con casi todos los engendros que utilizan motorizaciones de moto). ¿Derrapajes? ¿Nerviosismo? ¿Agilidad? ¿Diversión? Pongame todo lo que tenga de cada una.


PD: Muy a nuestro pesar, parece que va a ser imposible hacer una prueba del Hyper PRO Racer... por lo tanto en nuestro ranking de juguetes atómicos comprobados seguirá reinando el Caterham Super Seven que probamos en Brands Hatch...

Sr. Pera domingo, 21 de febrero de 2010

Como estamos hartos del mal tiempo, decidimos poner buena cara con un coche para difrutar las 4 estaciones del año, un mito de los rallyes, de las preparaciones deportivas, de las tandas de circuito, de los foros de internet, de los videos de youtube... El Mitsubishi Lancer Evo VIII.


Se abre la puerta del garaje, y en la oscuridad vemos el coche de color negro, agazapado, camuflado, parece un peligro que nos acecha. Se enciende la luz y vemos a la bestia toda su extensión, sus aristas, sus entradas de aire de carbono, su músculo, el intercooler asomando por la boca, los frenos Brembo tras las llantas Enkei... una serie de detalles que en cualquier otro coche del mundo parecería que están de más, pero que con todo el palmarés de esta leyenda, sabemos que esta más que justificado por los 4 costados: Un aspecto dramático para un coche, que desde hace más de 15 años es la pesadilla de muchos que creen que su coche es rápido por ser caro.

Borja, su dueño nos da una vuelta a ritmo más que ligero. Nos explica que esta unidad tiene cierta preparación en el motor, y unas suspensiones hechas a medida en UK para este modelo. Es cierto que cuando cambia la centralita al mapa más agresivo, el coche acelera que empieza a preocupar. Es entonces cuando te acercas a la primera curva, y los frenos y suspensiones empiezan a trabajar: Pisada a fondo en los frenos (castigados por dos fines de semana en circuito consecutivos) y el tiempo se detiene, nuestro cuerpo se sacude, queda suspendido contra el cinurón, y pasamos por la curva a velocidad absurda. Gas a fondo, leve deslizamiento de las 4 ruedas y se nos acaban las marchas.


Turno para coger yo el coche y llevarlo de vuelta a casa. Borja me explica que la electrónica del coche requiere ciertas precauciones a la hora de conducirlo, cambiando de marcha sin soltar el acelerador, me enseña cómo actúa el Launch Control, y nos lanzamos a por ello.

La lluvia no supone ningun problema para correr con esta bestia, más bien al contrario, es sobre mojado cuando su potencial reina sobre los demás coches, incluidos otros muchos tracción integral. Además este modelo en concreto no lleva el mágico control Super AYC de diferencial electrónico, y en su lugar lleva 3 diferenciales 100% mecánicos para transmitir sus más de 300 cv al suelo. ¿Diferencia? Al parecer con el diff electrónico las trazadas son más limpias, y más técnicas. Pero tambien es cierto que los coches de competición no lo llevan, y ciertamente este EVO resulta realmente sobrevirador en muchas salidas de curvas.

La dirección es rápida, sensitiva, inmediata, y unido a sus suspensiones "pata negra", hacen parecer al coche mucho más ligero de lo que es. Responde a nuestras órdenes como un GTi de antaño, pero elevado al nivel de prestaciones de un superdeportivo. Los backets de fibra sujetan bien nuestro cuerpo, y esto nos anima a entrar con mayor decisión en cada viraje. ¡¡Esto funciona!!


A todos los que hemos subido en uno o llevado uno, nos invade la misma sensación: Las rectas no existen. ¿Qué rectas? ¿Dónde había rectas? Sales de una curva, aceleras a fondo, y en un suspiro estas perpetrando el siguiente giro. El tramo de carretera que hay entre las curvas es algo efímero que pasa en un suspiro, sin llegar a interrumpir el entusiasmo de enlazar curvas con este coche. Su empuje es tan enorme, que nuestro fotógrafo, sentado detrás, intenta sacar una foto del reloj del turbo cargado a tope, pero cuando eso sucede, el pobre incauto sale despedido hacia todas partes, siendo imposible enfocar al dichoso reloj. Le agradecemos la intención, pero creo que en este coche no va a poder ser... y es una pena, porque la imagen de la aguja apuntando bien por encima del 1Bar de presión, con el motor rugiendo arriba, y tu cuello tratando de sujetar la cabeza, es inolvidable...


¿Los contras? Su dueño nos asegura que la fiabilidad es excepcional, y hablamos de alguien que trabaja preparando coches de alto nivel, que sabe de sobra de lo que habla. Pero sí nos dice que el mantenimiento es realmente caro, exhaustivo, y complicado. No es tanto problema el precio de compra del coche, como poder mantenerlo. Del consumo no hablamos, la política de este blog nos lo impide... pero si eres de pié pesado, puedes darte un susto de más de 40 litros a los 100km...


Nos despedimos de Borja, de su Evo, y de la Sierra, bajamos de vuelta a la realidad, y ahora parece que el tiempo avanza a la mitad de velocidad, el suelo mojado se nos antoja peligroso, y las frenadas se eternizan... otra semana que tendremos que pasar con cuidado para aclimatarnos al mundo real... y a las leyes de la física.

Sr. Coco lunes, 8 de febrero de 2010

Parece que el buen tiempo vuelve a repuntar en el cielo de la meseta, y ahora podremos volver con más fuerza que nunca.

Tenemos planeados los dos próximos fines de semana en distintos circuitos de la zona centro. El primero en Kotarr (nuevo viejo conocido) y el siguiente en FK1 (Valladolid). Tenemos pendiente alguna prueba interesante, os ofreceremos un breve análisis de estos circuitos para quien no los conozca, y puede que se desvele alguna sorpresita.

Tambien tenemos programada la prueba exclusiva de un viejo GT de los 80, convertido en bestia de circuitos con más de 400cv y chasis de alta competición, o el comienzo de un interesante proyecto de preparación sobre un coche japonés que ya hemos mencionado.

No hemos parado de crecer en número de seguidores, y lo más importante, la calidad de las visitas es cada vez mayor (más lectores asíduos, localizados en nuestra zona mayormente, que entran directamente sin pasar por Google, etc.) y que sin duda es fruto de vuestro apoyo con el boca a boca, y la pasión bien entendida que muchos practicamos.

En breve cumplimos un año y el Sr. Pera me ha dicho que en esta nueva etapa sólo nos esperan cosas buenas, pruebas, colaboraciones con proyectos prometedores, y aventuras por mil carreteras que compartiremos con vosotros.

Gracias a todos los que colaboráis con nosotros, nos apoyáis, nos ayudáis con las fotos y material gráfico, soporte, redacción, y a todos los que nos visitáis asíduamente.

Sr. Pera martes, 2 de febrero de 2010

Seremos muy breves...

Ayer ví un anuncio en la televisión que terminó de hacer que me arrancara los pelos de la cabeza mientras gruñía y rechinaba los dientes: Fiat Punto EVO.


Ya hemos hablado sobre cómo las marcas llevan unos años abusando del término "sport" para denominar a sus coches menos deportivos, y así bautizar a sus versiones familiares, monovolumen, todoterreno, etc. Entendemos que vende mucho, y que no es lo mismo que nuestro coche sea un "familiar" o un "ranchera" a que sea un "sportwagon" o un "sportback".

Pero Fiat ha colmado el vaso. EL término que tal vez sea más sagrado, e inequívoco para denominar a las versiones radicales de los últimos 25 ó 30 años. Dices "EVO" y te vienen a la mente las hazañas de esos míticos Lancer EVOlution, del BMW M3 SportEVOlution, del Mercedes-Benz 190 EVOlution II, el Lancia Delta EVOluzione... y otros tantos coches "normales" que con el distintivo mencionado sacaban a relucir su casta de alta competición, su preparación extrema, y su sangre azul.

Pero Fiat nos presenta un Punto, que se apellida EVO, que se ofrece con menos de 90cv, y que se caracteriza por un equipamiento puntero. Es como si al vino de guisar le apellidamos "gran reserva".

Mientras escribo estas líneas, sigo con el pulso acelerado, y mechones de pelo entre los dedos. ¡¡¿ES QUE YA NADA SE RESPETA?!! ¿Hemos perdido la vergüenza? ¿O es simple y llana ignorancia del responsable de este lanzamiento, y completo desconocimiento del sector en el que trabaja?