Sr. Pera domingo, 27 de septiembre de 2009

Muchas veces el aficionado se queda un poco sólo, con uno o dos amigos que comparten su afición, pero sin apoyo para hacer planes con más gente o foros en los que pedir asesoramiento. Unirse a un club o foro de coches es la solución a la soledad del FuelWaster.



Es preciso comenzar diciendo que no es lo mismo un foro que un motorclub. Un Motorclub normalmente es una entidad más seria, con una membresía más extricta, sujeta al pago de alguna cuota anual, unos administradores, unas cuentas, etc. Están registrados como tales, con sus estatutos, y suelen ofrecer algun tipo de servicio "extra" a sus socios, como convenios con compañías de seguros, descuentos en piezas, talleres, etc. Un foro en cambio se reduce a un entorno de internet donde se discuten y debaten diversos temas, centrados en un tema común como el del motorclub (un modelo, una marca, un tipo de coches, un estilo de preparación...), pero sin sus estatutos, registro, administrador, cuentas, etc. Los foros de mayor notoriedad suelen tener la apariencia de clubes, en muchos casos con la opción de hacer una aportación anual para socios vips, pero siguen sin ser propiamente un motorclub, con sus ventajas y desventajas.


En cualquier caso, se ofrecen opciones para todos los gustos, centrados en todos los temas: coches de un pais de culto como Alemania, Italia o Japón (sectagermana, clubjapo), coches deportivos puros (sportcarclub), coches deportivos de élite (rcs), clubes de coches de una marca en concreto (bmwfaq, hondaspirit, clubporsche, mcs...), de un modelo particular (clublancerevo, clubcosworth, clubM, supraclub, clubmini, etc). Tambien los hay de clásicos, de coches de carreras, y de muchas otras especialidades. Tampoco nos pensemos que su acceso esta cerrado siempre a los que no tienen ese coche en particular, porque muchas veces esos clubes los frecuentan amantes y entendidos de esos modelos, que actualmente ya no tienen uno. Aun así la rigidez de admisiones depende de su política.


Las ventajas casi siempre compensan, pues encontraremos valiosa información sobre nuestro coche, tendremos acceso a compraventa de piezas nuevas y de segunda mano que normalmente no se encuentran, ayudas e instrucciones sobre averías comunes, preparaciones, experiencias de usuarios sobre algunas marcas utilizadas en sus coches, y sobre todo: Concentraciones.


En las concentraciones (muchas veces llamadas coloquialmente "quedadas" o "kdd") se ofrecen planes de pasar el día o el fin de semana en algun punto de España interesante, conocer a otros usuarios y sus coches (cada uno con una preparación o presentación personal), disfrutar de un día de conducción en conjunto (que enriquece la experiencia bastante respecto a conducir sólo), comer o cenar en algun sitio con precio de grupo asequible, a veces entrar en tandas de algun circuito cercano, etc.





Los recuerdos de estos eventos a través de los años siempre se conservan con cariño, yo llevo ya unos años en cosas así, y he hecho grandes amigos con los que hablo a diario, he conocido a sabios y gurús en muchos temas mecánicos complejos que me han asesorado siempre con confianza sobre dónde invertir mi dinero para mejorar mi coche, he pasado ratos inolvidables al volante, surcando carreteras en parajes de película, y he sentido el cariño de muchos que ahora son mis amigos aunque solo nos podamos ver de año en año cada concentración, por la lejanía geográfica. Tambien hay recuerdos desagradables, gente que no sabe comportarse en grupo, accidentes, excesos de fogosidad que terminan en multa, grupos elitistas cerrados, o simples vendehumos que aprovechan estas uniones de gente para vender sus productos. Pero es como en todas partes, hay mucho bueno y algo malo. Ya os aseguro que vale mucho la pena.


A la hora de elegir un club, sólo la experiencia de probar nos podrá servir. Muchos clubes tienen fama injustificada (para bien o para mal), y en todas partes cuecen habas. Yo he estado en grupos de gente que realmente vale la pena, y que se han convertido en grandes amigos y seres queridos, he estado tambien en contacto con grupos que se quedan a medio camino de nada, con buen ambiente pero sin sentimiento de unión, dispersos. He conocido grupos cerrados de gente que despreciaba a otros coches que no fueran los de su marca o tipo, y que han sido humillados en la pista con superioridad (por coche en un caso y por manos en otro), y he conocido tambien clubes de elitistas que se quejaban de la aparición de algun invitado con coches menos "puristas", que fueron tambien puestos en evidencia por manos y por lo retorcido del trazado escogido (mucha marca, mucha tradición, mucho pedigrí y poca humildad hacen que en ocasiones venga otro a ponerte en tu sitio, y en realidad basta con aceptar a los demás dispuestos a aprender y enseñar mutuamente).





Sin duda esta afición se disfruta más en "compañía", incluso en "sociedad", y te eleva a un nivel superior de acceso a elementos, experiencias y conocimientos que en solitario es casi imposible lograr. Ver a un estudiante americano, a un obrero de Madrid, un contable de Oviedo, un consultor de Alicante, un mecánico de Zaragoza y un piloto de Reino Unido afincado en Madrid, disfrutando y riendo en la misma mesa unidos por una misma afición es algo que ya casi no se ve en ninguna otra parte.

Sr. Pera viernes, 11 de septiembre de 2009

Abrimos este mes de Septiembre con un aluvión de novedades por parte de los fabricantes premium. Y es que el Salón de Frankfurt siempre crea expectación, cita a la que todas las marcas quieren llegar con los deberes hechos y ofreciendo sus mejores creaciones. Ferrari presentará aqui su nuevo F458 Italia, con 560 cv a 9.000 rpm, McLaren anuncia su nuevo deportivo de calle para hacerle la vida imposible a Ferrari y Lamborghini, con motor central biturbo (bloque de AMG), Audi desvelará su R8 descapotable, y Mercedes termina de mostrar por completo su flamante SLS-AMG, sobre el cual ya nos ha ido soltando un goteo incesante de fotos espía y vídeos de prototipo en pruebas.



Como estamos viendo, las marcas premium pretenden luchar contra la crisis huyendo hacia adelante, y creando modelos aún más caros, más rápidos, más lujosos y más exclusivos, si bien en marcas generalistas vemos un fenómeno parecido con lanzamientos de deportivos especiales (Focus RS, Nissan 370Z, etc). Parece que cuando el temporal arrecia, los coches de gasoil caen en picado, y el plan 2000E apenas suaviza el golpe, los fabricantes recurren a la deportividad para dar una imagen de marca y un cierto status a su gama.

Pero es sobre el Mercedes SLS sobre el que queremos centrar nuestra atención, pues resulta sin lugar a dudas, uno de los lanzamientos más espectaculares del año, y que casi seguro será un exito de ventas.


Su estética es una mezcla perfecta de vanguardia y nostalgia, de tecnología espacial y recuerdos de un glorioso pasado: El 300SL de 1954, conocido como "Alas de Gaviota" (Gullwing) por la peculiar apertura de sus puertas. La parrilla delantera completamente retro, su zaga redondeada, el techo tipo cabina (por el que su antecesor fué tambien llamado "Pagoda"), y su interminable morro, son señales inequívocas del homenaje al 300SL (o al prototipo de competición del que derivaba este).

En cambio su motor V8 de origen AMG, con 6.3 litros de clinidrada y 571 cv, asociado a la primera caja de cambios secuencial de 7 marchas con doble embrague que monta Mercedes, en posición trasera, con unos descomunales frenos AMG, y carrocería y bastidor de aluminio, hacen que alcance los 317 Kmh y que pase de 0 a 100 kmh en menos de 4 segundos.

Llaman la atención los detalles deportivos, como el shift-light progresivo del cuadro de mandos (tipo F1), la información que proporciona sobre presiones y temperaturas (de aire, agua y aceite), su interior de cuero, alcántara y carbono, su reparto de pesos perfecto entre ambos ejes, y la manera de entregar su rendimiento: con par constante y abultado, pero con potencia creciente hasta las 6.800 rpm.


Su precio aún no se ha desvelado, pero se rumorea por foros ingleses que superará los 180.000 euros. Un perfecto rival para deportivos elegantes de alta costura, como Aston Martin o Maserati. Teniendo en cuenta el éxito rotundo de ventas del SL55 Amg y SL63 AMG, con precios similares al del nuevo SLS (ligeramente por debajo sus predecesores), pero mucho más barato que el SLR McLaren, podemos ya predecir que veremos muchos SLS-AMG por nuestras carreteras.

Un aplauso para Mercedes-Benz.