Sr. Pera martes, 23 de junio de 2009

Bueno, han pasado los períodos de pruebas, los cambios de formato, los ajustes en el enfoque, y mi situación personal me permite empezar con la presentación de FuelWasters ante el gran público.


De esta manera, la fecha en la que podremos empezar la promoción y difusión del blog será el día 1 de Julio, y espero que podamos llegar al mayor número de visitas y lectores posibles. No es por obtener ningun beneficio, porque como sabéis FuelWasters no tiene ningun ánimo de lucro, y en la medida de lo posible (si el servidor me lo permite) no habrá banners ni anuncios. FuelWasters tiene vocación de crear afición, de despertar en la gente la pasión por la conducción deportiva, por el culto al coche que transmite sensaciones, y por el puro placer de compartir experiencias.

Agradezco mucho la colaboración de la gente que ayuda a que esto salga adelante, el apoyo de muchos de vosotros que habéis visitado el blog a menudo, aún con mis instrucciones de no postear comentarios hasta el lanzamiento oficial del 1 de Julio, y a los que me habéis orientado tanto en lo formal como en lo conceptual.

Mención especial de agradecimiento a los fabricantes y marcas que están colaborando, facilitándome acceso a las respectivas zonas de medios, imágenes y notas de prensa. En especial a Caterham y a Lotus Cars, que desde el primer momento me han querido dar carta blanca para ilustrar este blog y publicar las noticias, opiniones y entradas que hemos querido. Pronto se nos unirán más fuentes (están en trámite aún), y este verano podremos hacer de esto el sitio de referencia que se merece España y que hasta ahora no teníamos.

Abrochensé los cinturones, que esto está a punto de empezar.

Sr. Pera miércoles, 17 de junio de 2009

En una cultura como ésta de los últimos 20 años, en que la mejor propiedad que puede remarcar un anuciante para vender su producto, es que ayuda a perder peso, la obsesión dietética no calaba en el sector de la automoción (generalista), hasta ahora.


Ya hablamos hace poco acerca de los beneficios que suponen para un coche el perder peso. Básicamente y muy por encima, si el motor y los elementos mecánicos del coche tienen que tirar de menos peso, lo harán con mayor efectividad y menor desgaste: Frena mejor, acelera mejor y más rápido, consume menos gasolina, sufre menos el motor (mayor fiabilidad), se desgastan menos los frenos, el embrague, las transmisiones y además contamina menos.



Aprovecho para desmentir el mito de que "con mayor peso el coche es más estable, y un coche ligero pero potente es una tumba con ruedas", porque es radicalmente falso. Un coche ligero cuando traza una curva lo hace con menor fuerza centrífuga que le tira para el exterior de la curva, haciendo la suspensión y los neumáticos trabajar con mayor esfuerzo para sujetar el coche a la pista.


Y de todo esto parecen haberse dado cuenta ahora los fabricantes generalistas. Algo que era el lema de Colin Chapman hace ahora más de 50 años, empieza a cobrar sentido. Audi empieza a sustituir sus motores V8 por más ligeros y sofisticados V6 sobrealimentados (empezando por el nuevo S4), y BMW anuncia que piensa sustituir sus V8 también por los nuevos 6 cilindros en línea twin turbo. Mercedes-Benz comunicaba el año pasado que iba a parar con los aumentos de potencia en sus "topes de gama" para invertir en notables reducciones de peso que reporten mayores beneficios que la mera subida de caballos y peso de forma gratuíta.


Haced la prueba: Una misma mañana de domingo comparais la conducción que os ofrece el nuevo todo-terreno de lujo de un conocido vuestro, y a continuación haceis el mismo recorrido con un viejo cochecillo de siempre (un Golf de los 80, un Suzuki Swift, un Clio de los 90, etc.), y comprobaréis asombrados que vuestra primera reacción al comenzar la marcha es infalible: Una sonrisa.


¡Vivan las dietas!

Sr. Pera lunes, 15 de junio de 2009

Así es, esta gente de Norfolk parece estar haciendo su agosto mientras cae un chaparrón terrible sobre el sector en general.

(foto cedida por John Stewart)

No hay datos concretos de ventas, pero sí grandes inversiones a los ojos de todos: Lanzan un nuevo modelo como tope de gama (el nuevo Evora con motor V6 Toyota y que plantará cara a los BMW Z4, Porsche Cayman S y demás artillería germana), establecen nueva planta de producción, y para colmo, ahora abren una nueva sede en Silverstone.


Su nueva sede será un concesionario Lotus en el corazón del mítico circuito de Silverstone, creado con un enfoque muy especial. El nuevo centro será una concesión para vehículos nuevos y seminuevos (como todos los demás), pero incluirá una especial atención a los coches de competición y para tandas (trackdays). Tiene una buena superficie de taller para el mantenimiento de los Lotus que vayan a correr al circuito, con todas las piezas y consumibles que sus clientes puedan necesitar en los "trackdays", y como guinda una buena oferta y exposición de merchandising.

Sin duda la iniciativa me parece de lo más acertada, pues ayuda a aumentar la leyenda deportiva de un fabricante que tiene la radicalidad por bandera, y que si bien parece estar creciendo y aumentando su mercado con productos para otros segmentos (como el Europa S, el Evora y el rumoreado Esprit), pero dejando bien claro con iniciativas como esta, que el espíritu racing sigue siendo el mismo.

Como todos sabeis, Lotus siempre ha seguido fiel a la doctrina de su fundador Colin Chapman, y con mitos como el Seven, Elan y Elise, siempre se han caracterizado por entender la deportividad como una radicalidad sin excusas. Su maximo enemigo es el peso, las asistencias electrónicas y todo elemento que no esté enfocado a conducir más rápido. Actualmente se nutren de motores Toyota, que posteriormente ponen a punto y potencian según sus exigencias, para lograr un perfecto equilibrio de fiabilidad japonesa y rendimiento deportivo.




Por desgracia su candidatura como equipo para participar en la Formula 1 de 2010 ha sido rechazada, muchos queríamos volver a ver esos míticos bólidos negros y dorados otra vez en la parrilla, y esta vez con motores de un fabricante histórico como Cosworth. Lotus y Aston Martin (Prodrive) hubieran sido dos enormes nombres para la F1 de 2010 y ambos se han quedado fuera. Parece que el fabricante de Norfolk está deseando volver pisando muy fuerte.